La primera amputación: un descubrimiento reescribe la historia de la medicina

·3  min de lectura
El esqueleto de 31.000 años descubierto en una cueva en Kalimantan Oriental, Borneo, Indonesia, es fotografiado en la Universidad Griffith en Brisbane, Australia, el 1 de septiembre de 2022
El esqueleto de 31.000 años descubierto en una cueva en Kalimantan Oriental, Borneo, Indonesia, es fotografiado en la Universidad Griffith en Brisbane, Australia, el 1 de septiembre de 2022 - Créditos: @Tim Maloney

TOKIO (AFP).- Un esqueleto descubierto en un remoto lugar de Borneo reescribe la historia de la medicina antigua y revela que una primera amputación fue realizada con éxito hace 31.000 años, según un estudio.

Hasta ahora, el más antiguo testimonio de una intervención semejante, descubierta en 2010 en un sitio neolítico de Francia, databa de hacía 7000 años. Se trataba de una amputación del brazo de un hombre, sin duda exitosa, según el análisis de sus huesos, que revelaron señales de cicatrización.

Los científicos coinciden en que las primeras prácticas médicas están vinculadas a la revolución neolítica de hace unos 10.000 años, cuando la agricultura y la sedentarización plantearon cuestiones sanitarias antes desconocidas.

Los restos, que datan de 31.000 años, marcan la evidencia más antigua. para la amputación aún descubierto.
Los restos, que datan de 31.000 años, marcan la evidencia más antigua. para la amputación aún descubierto. - Créditos: @TIM MALONEY

Pero la búsqueda de restos humanos antiguos de al menos 31.000 años, en la parte indonesia de Borneo, modifica esta visión al revelar que los cazadores recolectores ya practicaban cirugías.

El descubrimiento “reescribe nuestra comprensión de los conocimientos médicos”, explicó el paleontólogo Tim Maloney, de la Universidad de Griffith en Australia, que dirigió el estudio publicado hoy en Nature.

Las osamentas fueron halladas en 2020 en la gruta calcárea de Liang Tebo, conocida por sus pinturas rupestres.

Entre los innumerables murciélagos, charranes, vencejos e incluso algunos escorpiones que poblaban el lugar, los paleontólogos retiraron delicadamente las capas sedimentarias y encontraron la sepultura de un esqueleto notablemente conservado.

La "cirugía" prehistórica podría mostrar que los humanos estaban logrando avances médicos mucho antes de lo que se pensaba, según el estudio publicado hoy en la revista Nature.
La "cirugía" prehistórica podría mostrar que los humanos estaban logrando avances médicos mucho antes de lo que se pensaba, según el estudio publicado hoy en la revista Nature. - Créditos: @Tim Maloney

“Corte nítido, oblicuo”

Al cuerpo le faltaba no obstante el tobillo y el pie izquierdos . La extremidad del hueso restante de la pierna indicaba un corte “nítido y oblicuo, que se puede ver mirando a través del hueso”, describió Tim Maloney en una rueda de prensa.

Esa apariencia habría sido menos regular si la amputación hubiera sido provocada por una caída o un ataque de animal. Por ello, todo indica que no se trató de una amputación accidental sino de una verdadera opción médica.

Más sorprendente aún: el paciente, muerto a una edad estimada de veinte años, parece haber sobrevivido entre seis y nueve años después de la intervención, según las señales de la reparación ósea, observable por microscopio.

Es además improbable que la amputación fuera practicada como castigo, ya que el niño -o el joven adolescente- parece haber recibido un minucioso tratamiento tras la cirugía.

El esqueleto de 31.000 años descubierto en una cueva en Kalimantan Oriental, Borneo, Indonesia, es fotografiado en la Universidad Griffith en Brisbane, Australia, el 1 de septiembre de 2022.
El esqueleto de 31.000 años descubierto en una cueva en Kalimantan Oriental, Borneo, Indonesia, es fotografiado en la Universidad Griffith en Brisbane, Australia, el 1 de septiembre de 2022. - Créditos: @Tim Maloney

Ello supone un profundo conocimiento de la anatomía humana, del sistema muscular y vascular” analiza el estudio.

Las personas que operaron al joven debieron “regularmente limpiar, desinfectar y vendar la herida” para prevenir una hemorragia o infección posoperatoria, que pudiera causar la muerte.

El estado físico del joven amputado, disminuido y dependiente, obligó probablemente a su entorno a cuidarlo durante seis a nueve años, lo que revela un comportamiento altruista en este grupo de cazadores recolectores.

Estos trabajos “aportan una nueva visión sobre los cuidados y tratamientos que se prodigaban en un pasado muy lejano y modifican nuestra visión de que estos asuntos no eran tomados en consideración en la prehistoria”, subrayó Charlotte Ann Roberts, arqueóloga de la Universidad británica de Durham, en un comentario que acompaña al estudio.