Anuncios

Amnistía Internacional denuncia que "la represión en Hong Kong continúa"

Pekín, 27 mar (EFE).- Las autoridades hongkonesas "continuaron con la represión" contra colectivos como "activistas en favor de la democracia, periodistas y defensores de los derechos humanos", denunció hoy Amnistía Internacional (AI) en su informe anual.

La organización lamentó el "uso de la Ley de Seguridad Nacional y otras leyes represivas" contra personas que "ejercían sus derechos de libertad de expresión, de reunión pacífica y asociación".

El documento recuerda que "el Comité de Derechos Humanos de la ONU instó al Gobierno de Hong Kong a derogar la Ley de Seguridad Nacional", en vigor desde julio de 2020 e impuesta por Pekín en respuesta a las protestas antigubernamentales que registró la ciudad en 2019.

La ley contempla penas hasta de cadena perpetua por varios supuestos, entre los que se encuentran los delitos de secesión.

En julio de 2022, John Lee, el único candidato, fue elegido nuevo jefe del Ejecutivo de la región semiautónoma.

AI señala a Lee como responsable de la represión policial contra las protestas en 2019 y de la aplicación de la polémica Ley de Seguridad Nacional, desde su puesto en aquellos años de jefe de Seguridad de la ciudad.

Desde su promulgación en 2020 hasta el pasado 31 de octubre, al menos 230 personas han sido arrestadas en su aplicación, denuncia AI.

Además, al menos 11 personas fueron condenadas a prisión en la excolonia británica "por ejercer pacíficamente su derecho a la libertad de expresión" en 2022.

Así, el espacio para la protesta pacífica en Hong Kong queda "extremadamente restringido", asegura la organización, que revela que, en 2022, "quienes participaron en manifestaciones o animaban a otras personas a hacerlo corrieron riesgo de enjuiciamiento".

El documento cita ejemplos como el de Chow Hang-tung, "declarada culpable de incitar a terceros a participar en reuniones no autorizadas" y "condenada a 15 meses de prisión tras publicar en 2021 en las redes sociales una nota pidiendo conmemorar el aniversario de la represión de la plaza de Tiananmen en 1989".

"Las autoridades continuaron criminalizando o impidiendo por otros medios las actividades legitimas de la sociedad civil", según AI, que indica que la "legislación represiva tuvo un efecto paralizador sobre las organizaciones de la sociedad civil" el año pasado.

Entre la legislación que AI señala como represiva, se encuentran la citada Ley de Seguridad Nacional y la Ordenanza de Sociedades, que "otorgan facultades excesivas a la policía para cancelar la inscripción en el registro de una sociedad, rechazarla o prohibirla".

Como resultado, más de 100 organizaciones han sido obligadas a disolverse o a abandonar el país desde julio de 2020, lamenta el informe.

(c) Agencia EFE