AMLO y Los Pinos, ¿qué pasará con la residencia oficial del presidente de México?

Foto: Archivo Cuartoscuro

En campaña Andrés Manuel López Obrador anunció que de ganar la contienda convertiría a Los Pinos en un nuevo centro cultural.

Desde luego que el espíritu del anuncio es que el pueblo pueda hacer suyo un espacio privilegiado: que lo que fue símbolo del poder pase al dominio de los sin poder.

Está además el deseo de AMLO por demostrar que él no requiere de la actual residencia oficial ni de su parafernalia, que no hay necesidad, que está el Palacio Nacional… pero esa parafernalia es ya una práctica habitual del ejercicio del ejecutivo y el espacio está adaptado para cubrirla.

Transformar la residencia hablando de un gobierno que quiere ahorrar generaría gastos, siendo que en el lugar no se tendría que hacer adaptación alguna.

¿UN NUEVO CENTRO CULTURAL EN UNA ZONA LLENA DE ELLOS?

Por su parte, como todo el mundo sabe Chapultepec ofrece ya inmensa oferta cultural.

Si acaso hace falta mayor aprovechamiento de ella pues hay espacios subaprovechados, como los fundados por Jaime Torres Bodet a espaldas del auditorio dedicados a las artes escénicas; los niños y adolescentes en la educación básica deberían de ir allí al menos una vez al año.

De hecho toda el área tiene la firma de López Mateos, en cuyo gobierno Torres Bodet se dio vuelo construyendo museos, salas de conciertos, teatros, etcétera. El Centro Cultural del Bosque (contándolo como uno solo aunque en realidad son unas 8 importantes instalaciones); la segunda y tercera secciones de Chapultepec en cuanto a lo recreativo, aunque incluyen el Museo de Historia Natural, el Tecnológico y el del Niño; el Museo Nacional de Historia, el del Caracol, la Casa del Lago; el de Antropología, el de Arte Moderno y el Rufino Tamayo.

LEER | Y la tercera fue la vencida. ¿Por qué ganó López Obrador?

No tan lejos aparece incluso el Conservatorio –que tiene actividades públicas- y el Seminario de Cultura Mexicana –que también las tiene-.

Enlistarlas saldría sobrando, si acaso es para destacar cuán amplia fue la labor de don Jaime. Solo el Museo Nacional de Historia en el castillo, el Rufino Tamayo, el Museo del Niño y la Casa del Lago no son obra de él (!!!) Aunque esta última es de su tiempo, e incluso ahí nacía un movimiento cultural a partir del suyo mismo de Los Contemporáneos.

… Y por supuesto hay que subrayarlo ahora que habrá un cambio en la gestión cultural federal. Para que se inspiren.

Pero volviendo al punto: no hacen falta mayores espacios culturales ni recreativos en una zona privilegiada por lo mucho que tiene.

Y resulta hasta delicado que se profundice la dotación de estos espacios a un área de la ciudad haciendo más patente la desproporción con las zonas norte y oriente.

LEER | El nacimiento de un nuevo país llamado México

PROPUESTA

Uno de los aspectos que debe tomarse muy en cuenta es la movilidad. Ofrecer actividades como espectáculos y conciertos en donde hoy es la residencia de Los Pinos incrementaría la de por sí insufrible saturación de la zona.

Podría ser de gran utilidad un hospital de tercer nivel, incluso trayendo a los pacientes canalizados por helicóptero. Hay helipuerto, en la propia residencia y en el Campo Marte. Y helicópteros también, ¿qué no?… De lo contrario imagínese usted a los pobres pacientes soportando el tráfico del lugar.

APUNTE FINAL

El caso de Los Pinos es como el del actual aeropuerto de la Ciudad de México: cuentan con instalaciones especiales, muy especiales y costosas, como para pensar en desmantelarlas y/o demolerlas.

CURIOSIDADES

-Es conocido el amor de AMLO por la historia patria, pero a veces parece que su afán es despachar en donde lo hizo su héroe Benito Juárez. Y nada más.

-“Todos los presidentes desde Lázaro Cárdenas han vivido en Los Pinos”: falso. Adolfo López Mateos nunca se mudó, permaneció en la casa de donde provenía, ocupando la residencia para actos protocolarios.

hectorosoriolugo2013@yahoo.com.mx