AMLO también lidera las encuestas del otro lado de la frontera: así podrían votar los mexicanos que viven en EEUU

AMLO lidera las encuestas en México y, también, una del otro lado de la frontera norte de ese país.

En México quedan cerca de seis semanas para las elecciones presidenciales del 1 de julio, y a juzgar por las encuestas disponibles, el resultado podría producir un vuelco político histórico: el triunfo de Andrés Manuel López Obrador y la llegada a la presidencia de un movimiento popular que ofrece una transformación profunda de la gestión gubernamental mexicana y el combate frontal a la corrupción y la desigualdad.

Los cinco candidatos presidenciales en México para las elecciones del 1 de julio de 2018. Ricardo Anaya, Andrés Manuel López Obrador, Margarita Zavala, José Antonio Meade y Jaime Rodríguez. (Archivo Yahoo)

Pero ¿qué opinan los mexicanos en EEUU que, en 2018, podrán votar en mayor número que en las dos elecciones anteriores tras hacerse posible la obtención de la credencial de elector directamente en los consulados mexicanos?

De acuerdo a una encuesta realizada por Latino Decisions en colaboración con expertos en política mexicana de las universidades de California en Santa Cruz, California en Los Ángeles y California en San Diego, las preferencias electorales entre los mexicanos que viven en EEUU estarían en sintonía con lo que muestran en promedio las encuestas en México, al menos en lo relativo al puntero, pues AMLO tiene la mayor intención de voto, con amplia ventaja sobre el resto de sus rivales:

  • López Obrador, 29%
  • Ricardo Anaya, 6%
  • Margarita Zavala, 5.5%
  • José Antonio Meade, 3%
  • Indecisos, 33%.

La ventaja de López Obrador es incluso más amplia si se considera, en los datos de Latino Decisions, sólo a los mexicanos en EEUU que indicaron haberse registrado para votar desde el extranjero:

  • López Obrador, 40%
  • Ricardo Anaya, 8%
  • Margarita Zavala, 7%
  • José Antonio Meade, 4%

El dato de indecisos en el primero de los listados es significativo (Latino Decisions no ha señalado aún la cifra de indecisos correspondiente a los mexicanos registrados para votar desde el extranjero) y no se incluyó en los datos divulgados de la encuesta, realizada entre 662 mexicanos en EEUU entre el 15 y 21 de abril de 2018, al candidato independiente Jaime Rodríguez.

Pero en lo tocante a la ventaja de López Obrador, este estudio muestra en lo general coincidencia con los resultados de otras encuestas en México. Por ejemplo, el Barómetro Electoral de Bloomberg, que compila y pondera diversas encuestas, da actualmente a López Obrador 45% de la intención de voto, seguido de Anaya (29.3%), Meade (18.8%), Zavala (3.6%) y Rodríguez (2.7%).

AMLO es el puntero de las encuestas nacionales. (Vía HuffPost)

En contrapartida, y a reserva de la cifra de indecisos y de datos adicionales de este estudio (que serán aportados el 18 de mayo), es notorio que mientras entre los mexicanos en EEUU López Obrador sería la primera opción de modo indiscutible, los otros candidatos tienen porcentajes sustancialmente más reducidos que los que les aportan las encuestas levantadas en México.  

Tanto Meade, candidato de la coalición integrada por el gobernante PRI, el Partido Verde y el Partido Nueva Alianza, como Anaya, de la coalición entre el partido de derecha PAN y los de izquierda PRD y Movimiento Ciudadano, quedan en ambos grupos bastante por debajo de la línea del 10%, y Meade ni siquiera llega al 5%. En cambio, Zavala queda mejor colocada entre los mexicanos en EEUU que entre sus connacionales en México.

¿Qué motiva la ventaja de López Obrador?

Sin pretender generalizar a partir de datos de un solo estudio, cabe con todo preguntarse el por qué de la muy amplia ventaja de López Obrador en la encuesta de Latino Decisions. Esta organización cita directamente como posibles factores una “demanda de cambio” de parte de los mexicanos en EEUU en relación a su país de origen y, posiblemente, una reacción a la llegada al poder de Donald Trump.

Habría además otras posibles razones.

Por ejemplo, la escasa intención de voto del candidato oficial, Meade, en la encuesta de Latino Decisions estaría en línea con lo que los propios votantes mexicanos en EEUU ya han expresado en las dos anteriores elecciones en las que pudieron sufragar.

José Antonio Meade, candidato presidencial de la coalición Todos por México, durante su participación en la Reunión nacional de consejeros regionales de BBVA Bancomer, el martes 15 de mayo de 2018. Foto: Agencia EL UNIVERSAL/Germán Espinosa/EVZ

En las elecciones de 2012, el entonces candidato del PRI Enrique Peña Nieto obtuvo el 15.62% del voto de los mexicanos en el exterior (que en su gran mayoría residen en EEUU), frente al 39% de López Obrador y el 42.17% de la entonces candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, de acuerdo a cifras oficiales. Y en los comicios anteriores, en 2006, el candidato del PRI Roberto Madrazo tuvo un resultado aún más pobre entre los mexicanos que votaron en el extranjero: 4.17% frente a 34% de López Obrador y 58.29% del candidato del PAN, Felipe Calderón.

Así, no es sorprendente que el candidato vinculado al PRI, Meade, se encuentre muy detrás en la intención de voto de los mexicanos en el extranjero, pues estos votantes se han mostrado históricamente muy críticos con el régimen y el legado priista, al que muchos presumiblemente asocian con los problemas que les hicieron emigrar y con los problemas persistentes en México.

Sí es contrastante, en cambio, la escasa intención de voto de Anaya, apenas del 8% en el mejor de los casos. ¿Por qué el dirigente del PAN, partido apoyado en 2006 y 2012 por la mayor cantidad de votos de mexicanos en el extranjero, tiene hoy en el citado estudio un porcentaje muy reducido?

El candidato conservador a la Presidencia de México, Ricardo Anaya, participa en la Reunión Nacional de Consejeros Regionales 2018 BBVA Bancomer, a la que también asistirán otros candidatos presidenciales y el presidente de México, Enrique Peña Nieto, hoy, martes 15 de mayo de 2018, en Ciudad de México (México). EFE/José Méndez

Podría sugerirse que en el caso de Anaya hay factores más personales que en el caso de Meade (sobre quien pesa la loza del descrédito del régimen priista) y se podrían enumerar las severas críticas por un supuesto entramado financiero en el que Anaya se habría beneficiado, las revelaciones de que hasta hace no mucho tiempo su familia vivía en una lujosa casa en Atlanta, su ruptura con figuras influyentes del PAN (entre ellas el matrimonio Calderón-Zavala) o que su alianza con el PRD ha ahuyentado a muchos de sus votantes potenciales de derecha por considerar a ese vínculo inaceptable (eso explicaría en cierto modo que Zavala lo supere en la encuesta) sin lograr atraer a los de la izquierda, que estarían en cambio volcados hacia López Obrador.

Con todo, la alta proporción de indecisos deja aún mucho por dilucidar. Pero al margen de esas afirmaciones,  los datos citados sugieren que la mayor parte de los mexicanos en EEUU estarían muy abiertos y receptivos al cambio prometido por López Obrador, y por ello su alto porcentaje de intención de voto, mientras que comparativamente las maquinarias del voto duro priista y las de la alianza PAN-PRD, que en México aún están vigentes, no resultan operativas en EEUU.

Fotografía cedida por el equipo de prensa del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), que muestra al izquierdista a la Presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador (d), mientras participa en un acto de campaña en la ciudad Huejutla, Hidalgo (México). EFE/Prensa Candidato/SOLO USO EDITORIAL

Por otro lado, dado que candidatos y partidos no pueden, por disposiciones de la ley mexicana, hacer campaña en el extranjero, el mensaje político al que están expuestos los mexicanos en EEUU es el que les llega vía sus relaciones familiares con México o el de los medios de comunicación y las redes sociales. En ambos casos, López Obrador lleva en realidad más de una década en campaña y por ello, pese a traspiés propios y embestidas ajenas, habría acumulado un capital crítico sustantivo, que le permite justamente ahora sacar ventaja frente a rivales que no han tenido los mismos años de exposición y erosión política ni la misma resistencia ante ella que AMLO.

Qué esperar del voto en el extranjero

Ciertamente, en México y en EEUU hay que esperar al resultado de las urnas, pues las encuestas son solo el indicador de un instante y de tendencias que pueden variar y, a veces, erran el tino. Y es aún pronto para explicar a cabalidad las razones de esas cifras potenciales.

Además, si bien se espera que el voto de los mexicanos en el extranjero registre en 2018 cifras históricas, aunque aún reducidas en comparación con su potencial, hay importante incertidumbre sobre la cantidad de mexicanos que efectivamente enviará su voto por correo.

De acuerdo al Instituto Nacional Electoral de México, se validaron 181.256 solicitudes de voto de mexicanos residentes en el extranjero, cantidad que es el triple que en 2012 pero reducida en comparación, en primera instancia, con los poco más de 670.000 mexicanos que tramitaron su credencial de elector en consulados y con el potencial del voto mexicano desde el extranjero, calculado en varios millones de personas. Y presumiblemente no todos ellos enviarán a la postre su boletas de votación por correo.

En ese sentido, los votantes mexicanos en EEUU registrados, y los que efectivamente emitan su voto, son en realidad una muestra del universo general de los mexicanos en tierras estadounidenses, y para votar han realizado y aún deben realizar una serie de trámites que, aunque simplificados en comparación a los procesos anteriores,  han requerido mayor tiempo y dedicación que el correspondiente a los votantes en México. Pero aunque su perfil pueda diferir o acercarse al del general de la población mexicana en Estados Unidos, en la práctica serán los que emitan su voto los que contarán para fines de la elección.

Unos 670,000 mexicanos en el extranjero, la enorme mayoría en Estados Unidos, han obtenido su credencial para votar y de ellos unos 181,000 se registraron para votar en las elecciones del 1 de julio de 2018. (EFE)

Sea como sea, el ejercicio de Latino Decisions es interesante, por ser escasas las encuestas serias sobre la preferencia electoral de los mexicanos en EEUU, por la considerable ventaja de López Obrador en la citada encuesta y porque ésta fue elaborada por una institución, apoyada por especialistas de universidades de primera línea, con importante experiencia y reconocimiento en recabar la opinión y las preferencias políticas de la comunidad latina en EEUU.

Toca ahora que los mexicanos emitan su voto, dentro y fuera de su país, y elijan libremente a quien ocupará la presidencia de México en el periodo 2018-2024.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro