Anuncios

Cuando AMLO instaló plantón en Reforma y dijo que evitó una tragedia

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 16 (EL UNIVERSAL).- Además de haber participado en las marchas masivas importantes en el país, al presidente Andrés Manuel López Obrador se le recuerda por el platón que instaló de Paseo de la Reforma al Zócalo de la Ciudad de México por el "fraude de 2006", con el cual –dijo- evitó que hubiera muertos y se llevó a cabo sin romper un vidrio.

En diciembre de 2011, como opositor, López Obrador señaló que el plantón de Reforma y al Zócalo, tras la crisis poselectoral de 2006, se hizo para impedir la muerte de mexicanos.

"Nos han cuestionado mucho por eso, pero hay que decir que si no hubiésemos tomado esa decisión hubiese habido muertos, y que nosotros sinceramente queremos el cambio por la vía pacífica, no queremos la violencia", dijo.

Ya como presidente, López Obrador señaló en una de sus conferencias mañaneras que tuvo que impulsar el plantón en la avenida Reforma en 2006 para inmovilizar a sus simpatizantes porque de lo contrario, si se hubieran llevado a cabo acciones de violencia ante el presunto fraude que se cometió en su contra.

"Por eso decidimos hacer algo muy fuerte, que fue el plantón, pero para inmovilizar a la gente porque, si sacábamos movilizaciones, si hacíamos movilizaciones, se nos podían salir de control e iba a haber violencia", expresó.

"Entonces, todavía para que no hubiese violencia, hacemos esto, fuerte, pero nadie se mueve, aquí. Porque, además, fíjense la disyuntiva de la oposición o de los dirigentes de oposición, si uno no hace protesta fuerte, 'ah, se vendió', porque la historia de México, de opositores, está lleno de eso también", mencionó.

Por eso el Plantón de Reforma "fue lo mejor" ante el fraude electoral porque "no se rompió ni un vidrio" y "estamos hablando que nos robaron la Presidencia", dijo.

El 30 de julio de 2006 López Obrador pidió a sus simpatizantes realizar un bloqueo en Reforma tras el resultado electoral que le dieron 0.56% de ventaja al candidato del PAN, Felipe Calderón Hinojosa, en la elección presidencial de ese año y cuando surgió el grito de "voto por voto, casilla por casilla".

En pleno Zócalo, López Obrador arengó: "Escuchen bien, amigas y amigos, lo que les voy a decir, quiero una respuesta de ustedes, sincera. Les propongo que nos quedemos aquí, en asamblea permanente (…) que permanezcamos aquí, día y noche, hasta que se cuenten los votos y tengamos un presidente electo con la legalidad mínima que nos merecemos los mexicanos. Les aseguro que no será en vano nuestro esfuerzo y sacrificio".

Miles de simpatizantes de López Obrador colocaron carpas sobre Paseo de la Reforma, desde Auditorio hasta el Zócalo, durante 48 días.