Altar de muertos de trabajadores esenciales exige más seguridad por covid-19

Agencia EFE
·3  min de lectura

Los Ángeles, 26 oct (EFE News).- Con un altar compuesto con 1.308 más mascaras, que simbolizan a los miembros del Local 770 del sindicato UFCW y seres queridos que han fallecido por covid-19, trabajadores esenciales de Los Ángeles recordaron este lunes a las víctimas y pidieron más seguridad en sus lugares de trabajo.

“Quiero que las compañías sepan que no somos sólo un número, somos seres humanos que no se pueden desechar. Mi esposo solo tenía 47 años cuando murió, (por causas relacionadas al coronavirus), esto no debió haber ocurrido”, dijo Celia Covarrubias, sobre su esposo Javier, un trabajador de esencial que falleció en mayo pasado.

La hispana destacó que su esposo laboró 32 años con la misma compañía, y fue 31 años miembro del sindicato que representa a la mayoría de los empleados de supermercados y las procesadoras de alimentos del país.

“Quiero que todos sepan que esto es real. Yo he perdido a mi esposo por esta enfermedad”, recalcó Covarrubias.

Desde que inició la pandemia la Unión presionó por que se aplicaran medidas de seguridad tanto en las procesadoras de comida como en las tiendas de alimentos pero aún así se han presentado contagios masivos.

John Grant, presidente de UFCW dijo en la presentación del altar, que una forma de honrar a los trabajadores esenciales que han fallecido es que las empresas sigan los protocolos de seguridad y los empleados sigan siendo una prioridad.

El altar con el que se celebra el Día de los Muertos incluyó flores y fotos de miembros del Sindicato a los que impactó la enfermedad.

Nikky Garrido, pareja de Cruz Garrido Ocampo, también participó en la conmemoración para resaltar la importancia de usar máscaras y guardar el distanciamiento social.

“Esto no ha terminado”, advirtió, el hombre, que perdió a su esposo después de que se contagiara de covid-19.

“Realmente esto no ha sido fácil y lo extraño cada vez en la casa”, señaló.

Por su parte Jackie Mayoral quien contrajo el virus en su lugar de trabajo, una tienda Ralphs en Hollywood, donde se dio un brote de más de 20 casos entre los empleados, relató que la pesadilla que le trajo el virus en abril aún no ha terminado.

“Estoy negativo pero aún tengo complicaciones de salud. Estamos en la obligación de seguir cuidándonos, y que las compañías nos den seguridad para cuidar al público”, subrayó Mayoral.

Los casos de coronavirus en el país han repuntado. Este domingo, la Casa Blanca admitió que Estados Unidos no podrá "controlar la pandemia" por lo "contagiosa" que es el coronavirus, en un cambio respecto a su tradicional postura de minimizar la gravedad de la crisis, y cuando se reportan al menos a cinco personas del entorno del vicepresidente Mike Pence.

Hasta este lunes se reportan al menos 8.690.143 casos de coronavirus en los EE. UU. Y al menos 225.588 personas han muerto a causa del virus, según el recuento de casos de la Universidad Johns Hopkins. Hasta ahora, Johns Hopkins ha registrado 54.177 nuevos casos y 359 muertes reportadas.

(c) Agencia EFE