'Alito' Moreno, el político que está hundiendo a toda la oposición, porque así lo quieren

·3  min de lectura
Alito Moreno en una conferencia de prensa. (Luis Barron / Eyepix Group/Future Publishing via Getty Images)
Alito Moreno en una conferencia de prensa. (Luis Barron / Eyepix Group/Future Publishing via Getty Images)

La solicitud de desafuero contra Alejandro 'Alito' Moreno ha sido el último gran golpe contra la alianza opositora Va por México, porque ellos así lo han querido. En general, el panorama luce desolador para ellos, pero esa incertidumbre se agranda más por el empeño que tienen en autosabotearse. No les basta con la carencia de líderes e ideas que tanto han arrastrado desde hace cuatro años: ahora también se regodean en su propia desgracia y ponen manos a la obra para colocar el último clavo de un ataúd que sólo espera fecha de entierro.

Si al dirigente del PRI y rostro principal del bloque antimorena lo quieren enjuiciar por el presunto delito de enriquecimiento ilícito, lo menos que podría esperarse de la oposición es que, por mera audacia política, salgan de la jugada y dejen que Moreno se arregle como y cuando pueda. Finalmente, el daño que han causado sus audios filtrados ya es muy grande, pero para la alianza como tal esa mancha todavía podría ser atenuable si así lo quisieran. Encima de todo tienen la brillante de idea de actuar bajo la proclama de que si se meten con uno, se meten con todos. Ni cómo ayudarles.

Podrían pecar de egoístas, lo cual sería normal, y salir del embrollo. Pero no es así y parece que no van a retroceder. Se quedarán aferrados a su idea de que esto se trata de una persecución política y nadie los moverá de ahí. O al menos por un tiempo. En la política, se sabe, ningún aliado es lo suficientemente indispensable como para arrojarse al barranco junto a él. Pero aún teniendo en claro eso, el PRI, PAN y PRD han decidido caminar por la cornisa codo a codo con Moreno.

Alejandro Moreno. (Luis Barron / Eyepix Group/Future Publishing via Getty Images)
Alejandro Moreno. (Luis Barron / Eyepix Group/Future Publishing via Getty Images)

En su afán por demostrar la deriva autoritaria que vive México, se aferran a un líder que ha perdido toda legitimidad y cuyo lastre podría aniquilar para siempre a esa tríada de partidos. Si apenas han podido competir haciendo equipo, una fragmentación futura (volver a la normalidad, vaya) sería el punto final para cada uno de ellos. La lógica, sin embargo, ha sido botada a la basura y, en estos momentos, a la alianza la moviliza una torpe energía de pelea, una pelea que, además, pueden dar por perdida si lo que pretenden es salvar a Moreno del pantano en el que se encuentra.

Quizá por eso no sueltan sus ¿convicciones? y se mantienen firmes al lado de Alito. ¿Sería válido pensar que ellos mismos quieren su autodestrucción y por eso se prenden el fuego que está acabando con la carrera política del presidente priista? A estas alturas, esa hipótesis tiene mucha más validez. Sin nada que proponer, sin un plan fijo que se contraponga efectivamente al gobierno actual, lo único que le ha quedado a la oposición es jugar a la crítica por la crítica: sin sustancia ni contraoferta. Bajo esos métodos es que se han consolidado como un fracaso rotundo. Y todavía pueden hacerlo peor. Si ya presumen perder por "poquito", como hicieron en las últimas elecciones estatales, ¿qué más se les puede pedir?

La oposición está completamente perdida. El caso de Alejandro Moreno es tan solo la última evidencia de una serie de errores con los que ellos están poniendo el último clavo en el ataúd. Por lo visto, cuando llegue el día de su funeral, el primer domingo de julio del 2024, asistirán al adiós con una sonrisa en el rostro. Lo han buscado hasta el cansancio. Y quizá ahí, cuando la obra tragicómica del bloque alcance su clímax, sólo entonces, empezarán a ver en qué se equivocaron.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Mujer se cuela en hotel y dice ser sobrina de un alto funcionario.