Anuncios

La alianza entre DeSantis y Elon Musk comenzó a gestarse hace un año

(CNN) -- Cuando Elon Musk, CEO de Tesla, se planteó por primera vez la compra de Twitter a principios de 2022, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, fue uno de los muchos republicanos que aplaudieron públicamente la intención del multimillonario tecnológico de una plataforma de redes sociales considerada hostil por los conservadores.

Pero DeSantis presionó más que la mayoría de los funcionarios republicanos. Aludiendo a las inversiones del fondo de pensiones de Florida en la compañía, el gobernador prometió poner al tercer estado más grande del país en contra de la junta directiva de Twitter si no aprobaban la venta a Musk.

¿Quién es Ron DeSantis, el gobernador de Florida que quiere ser presidente de EE.UU.?

"Vamos a buscar la manera de que el estado de Florida pueda exigir responsabilidades a la junta directiva de Twitter por incumplir su deber fiduciario", dijo en abril de 2022. "Así que estén atentos a eso".

Ahora, un año después de que DeSantis ayudara a Musk, el magnate de Silicon Valley le devuelve el favor. DeSantis está a punto de lanzar sus ambiciones presidenciales este miércoles desde Twitter, según informó CNN y otros medios, y Musk se unirá personalmente al gobernador de Florida para el anuncio en el sitio que ahora posee tras la adquisición por US$ 44.000 millones.

Una alianza entre DeSantis y Musk se ha estado gestando desde hace algún tiempo. En junio pasado, Musk tuiteó que se inclinaba por respaldar a DeSantis en 2024, aunque ha dicho que no hará un respaldo este miércoles. Musk y DeSantis comparten rechazos similares a las estrategias de mitigación de covid-19 y a que las personas compartan sus pronombres para anunciar su género. DeSantis también ha descrito últimamente las causas progresistas como un "virus woke", un término que Musk ha utilizado a menudo.

Ron DeSantis anunciará su campaña presidencial de 2024 el miércoles en conversación con Elon Musk

Al desplegar la alfombra roja virtual para el gobernador de Florida, Musk está proporcionando un escenario para que DeSantis hable directamente a las personas influyentes de derechas que se han convertido en algunos de los usuarios más comprometidos de Twitter bajo su nueva propiedad. DeSantis, por su parte, ya ha demostrado que está enchufado a los debates que a menudo agitan Twitter 280 caracteres a la vez, de estufas de gas y Bud Light, a la nadadora de la Universidad de Penn Lia Thomas y el uso de la palabra con "n" por Joe Rogan, y su equipo político a menudo eleva los puestos de cuentas conservadoras centradas en "derrotar a los libs" (hacer enojar a los liberales).

El inicio de su campaña en Twitter, que ya es una pieza esencial en los enfrentamientos culturales bajo la dirección de Musk, es unn bienvenida a lo que se considera un público clave para impulsar el apoyo a los candidatos republicanos.

También lo eleva convenientemente en una plataforma que una vez catapultó a Donald Trump al estrellato del Partido Republicano antes de que fuera expulsado del sitio a raíz de los acontecimientos del 6 de enero de 2021, y se vio obligado a iniciar una plataforma rival. Un supercomité de acción política que apoya a Trump criticó la elección como "uno de los lanzamientos de campaña más fuera de lugar de la historia moderna". Mientras, en el otro extremo del Partido Republicano, el exrepresentante estadounidense Adam Kinzinger cuestionó la elección del moderador, el capitalista de riesgo David Sacks. Sacks, donante en el pasado de la operación política de DeSantis, es un destacado crítico de la guerra en Ucrania, una cuestión sobre la que DeSantis se ha enfrentado a las críticas de algunos republicanos por sus mensajes vacilantes sobre la invasión de Rusia.

"Realmente no lo entiendo", dijo Kinzinger a CNN este martes por la noche. Pero añadió: "Ciertamente, probablemente conseguirá un poco más de atención de esta manera".

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, publica en Twitter que se postulará para la presidencia de Estados Unidos

Los lamentos de todas las partes son ilustrativos del riesgo compartido entre Musk y DeSantis mientras se sientan en el precipicio de desafíos trascendentales. La candidatura de DeSantis a la Casa Blanca se enfrenta a una cuesta arriba contra Trump, un candidato en una situación única como expresidente al que ningún republicano ha podido arrebatar con éxito el control del Partido Republicano.

Siete meses después de que Musk aprovechara su fortuna para adquirir Twitter y prometiera hacer de la red social un sitio "mejor que nunca", el futuro de Twitter nunca ha sido tan incierto. Anunciantes y usuarios han huido de la plataforma bajo la errática dirección de Musk, que ha promovido teorías conspirativas y se ha comprometido con figuras de ultraderecha. El apoyo de DeSantis parece contradecir sus propias críticas a la plataforma, la cual dijo se había vuelto demasiado favorable a los demócratas bajo su propietario anterior.

"Actualmente existe un gran peligro de que las redes sociales se fragmenten en cámaras de eco de ultraderecha y ultraizquierda que generen más odio y dividan a nuestra sociedad", escribió en un llamamiento a las empresas que se anuncian en Twitter. "En la búsqueda incesante de clics, gran parte de los medios tradicionales han alimentado y atendido a esos extremos polarizados, ya que creen que eso es lo que da dinero, pero, al hacerlo, se pierde la oportunidad de dialogar".

¿Es Twitter la alternativa a Fox News? DeSantis elige esta plataforma para anunciar su precandidatura a las presidenciales

Hace años, Twitter habría sido un lugar poco probable para que DeSantis diera el pistoletazo de salida a su candidatura a la Casa Blanca. DeSantis se unió al sitio web en 2012, cuando era candidato a la Cámara de Estados Unidos. Su primera publicación fue un homenaje al fallecido pionero de los medios conservadores Andrew Breitbart, a quien DeSantis llamaba el "rey de Twitter". En los seis años siguientes, su número de seguidores creció modestamente hasta los 11.000 entre publicaciones poco frecuentes, al menos en comparación con las misivas constantes de Trump.

Como gobernador, DeSantis se ha enfrentado en repetidas ocasiones a plataformas de redes sociales y empresas tecnológicas por su supuesta censura de las voces conservadoras y, en 2021, defendió una nueva ley estatal que ilegalizaba que las plataformas tecnológicas bloquearan o degradaran contenidos que, de otro modo, podrían incumplir sus condiciones de servicio y proporcionaba una vía para que algunas personas presentaran demandas.

La Computer and Communications Industry Association, una organización que representa a las empresas tecnológicas, entre ellas Twitter, presentó una demanda para impedir que la ley entrara en vigor. Un juez dictaminó que la ley "obliga a los proveedores a albergar discursos que violan sus normas".

"Al igual que anteriores restricciones de la Primera Enmienda, este es un caso de quemar la casa para asar un cerdo", escribió el juez. (El estado apeló ante la Corte Suprema de EE.UU., lo que significa que Twitter y Florida siguen en desacuerdo legal en el momento del anuncio de DeSantis).

El propio DeSantis también ha sugerido anteriormente que su compromiso con el sitio web ha sido mínimo. Después de que su cuenta oficial de gobernador suscitara críticas por publicar que "votar es un privilegio", DeSantis se distanció del mensaje revelando que no redacta sus propios tuits.

"Yo no tuiteo, así que puedes hablar con mi personal sobre cuáles son mis palabras", dijo en 2020.

ANÁLISIS | DeSantis lanzará su precandidatura presidencial superando a Donald Trump

Sin embargo, al igual que muchos republicanos, DeSantis se unió a los esfuerzos de Musk para comprar Twitter como un posible punto de inflexión para los conservadores en los espacios tecnológicos, y su agenda más recientemente a menudo se ha superpuesto con las prioridades populistas del multimillonario sudafricano.

Las amenazas de DeSantis de intervenir en nombre de Twitter el año pasado finalmente no se materializaron, la junta directiva de Twitter acordó la venta poco después de que DeSantis interviniera, mientras que fue Musk quien dio intenciones de salirse del acuerdo, pero aprovechó el enfrentamiento de Silicon Valley como otro frente en las actuales guerras culturales.

"Mi esperanza es que Musk entre ahí y acabe con el papel de Twitter como brazo censor del régimen", dijo DeSantis en un acto político en Nevada poco después de que Twitter aceptara el acuerdo.

A pesar de las promesas de Musk de ser un "absolutista de la libertad de expresión", ha ejercido sus nuevos poderes como "Chief Twit" de formas que han alarmado a muchos usuarios y suscitado críticas generalizadas. Bajo su mandato, Twitter identificó erróneamente a PBS y NPR como medios de comunicación estatales, suspendió a periodistas de la plataforma tras una cobertura poco halagadora de Musk y cedió a las demandas de países extranjeros para eliminar o bloquear determinados contenidos.

Musk defendió recientemente la decisión de Twitter de restringir el acceso a determinados contenidos de Twitter en Turquía, alegando que era necesario mantener el sitio disponible en cierta medida allí. La medida fue duramente criticada por Enes Kanter Freedom, exjugador de la NBA nacido en Turquía y feroz crítico del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdoğan. Antes de criticar a Musk, Kanter Freedom se había convertido en un icono conservador por hablar en contra de LeBron James, otra estrella del baloncesto, y de los vínculos comerciales de la liga con China. DeSantis se reunió con Kanter Freedom y lo invitó a trasladarse a Florida.

Tras los recientes movimientos de Musk, Kanter Freedom dijo a CNN: "No quiero volver a oír hablar a Elon Musk sobre la libertad de expresión".

-- Kit Maher y Kim Berryman contribuyeron con este reportaje.