Anuncios

Los aliados occidentales discrepan sobre el suministro de aviones a Ucrania mientras Rusia avanza

KIEV, 31 ene (Reuters) - Se espera que el ministro de Defensa de Ucrania se reúna en París el martes con el presidente francés Emmanuel Macron, en pleno debate entre los aliados de Kiev sobre si proporcionar aviones de combate para su guerra contra Rusia, después de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, descartara proporcionar F-16.

Ucrania planeaba presionar para conseguir cazas occidentales de cuarta generación como los F-16 después de asegurarse el suministro de carros de combate principales la semana pasada, dijo el viernes un asesor del ministro de Defensa, Oleksi Reznikov.

Cuando el lunes le preguntaron en la Casa Blanca si Estados Unidos proporcionaría F-16, Biden dijo a los periodistas: "No".

Sin embargo, Francia y Polonia parecen estar dispuestas a atender cualquier petición de este tipo por parte de Ucrania, y Macron dijo el lunes a los periodistas en La Haya que "por definición, no se excluye nada" cuando se trata de ayuda militar.

En declaraciones transmitidas por la televisión francesa antes de que Biden hablara en Washington, Macron subrayó que cualquier medida de este tipo dependería de varios factores, entre ellos la necesidad de evitar una escalada y las garantías de que los aviones no "tocarían suelo ruso", y dijo que Reznikov también se reuniría con su homólogo francés Sébastien Lecornu en París el martes.

En Polonia, el primer ministro Mateusz Morawiecki tampoco descartó el lunes un posible suministro de F-16 a la vecina Ucrania, en respuesta a la pregunta de un periodista antes de que hablara Biden.

Morawiecki afirmó en unas declaraciones publicadas en su página web que cualquier transferencia de este tipo se realizaría "en completa coordinación" con los países de la OTAN.

Andri Yermak, jefe de la oficina del presidente de Ucrania, hizo referencia a "señales positivas" de Polonia y dijo que Francia "no excluye" tal movimiento en mensajes separados en su canal de Telegram.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, estaba el martes en Japón, donde agradeció a Tokio los "aviones y las capacidades de carga" que está proporcionando a Ucrania. Un día antes, en Corea del Sur, instó a Seúl a aumentar su apoyo militar a Ucrania.

El comentario de Biden se produjo poco después de que el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, dijera que Rusia había empezado a vengarse de la resistencia ucraniana a su invasión con incesantes ataques en el este, donde parecía estar logrando cada vez más avances.

Zelenski lleva semanas advirtiendo de que Moscú pretende intensificar su asalto tras cerca de dos meses de prácticamente estancados a lo largo de la línea del frente que se extiende por el sur y el este.

Ucrania recibió un gran impulso la semana pasada cuando Alemania y Estados Unidos anunciaron planes para suministrar carros de combate pesados, poniendo fin a un punto muerto diplomático sobre la cuestión que había durado varias semanas.

Aunque no había señales de una nueva ofensiva rusa más amplia, el administrador de las zonas controladas por Rusia de la provincia oriental ucraniana de Donetsk, Denis Pushilin, dijo que las tropas rusas se habían hecho con un punto de apoyo en Vuhledar, una ciudad minera de carbón cuyas ruinas han sido un bastión ucraniano desde el comienzo de la guerra.

Pushilin afirmó que, a pesar de las "enormes pérdidas", las fuerzas ucranianas estaban consolidando posiciones en las instalaciones industriales.

UNA BATALLA POR CADA METRO

Pushilin dijo que las fuerzas ucranianas estaban lanzando refuerzos para Bajmut, Marinka y Vuhledar, localidades que se extienden de norte a sur justo al oeste de la ciudad de Donetsk. Según la agencia estatal de noticias rusa TASS, Pushilin dijo que las fuerzas rusas estaban logrando avances allí, pero "no claros, es decir, aquí hay una batalla literalmente por cada metro".

El analista militar ucraniano Oleh Zhdanov dijo que Ucrania seguía controlando Marinka y Vuhledar, donde los ataques rusos fueron menos intensos el lunes.

El asesor de Pushilin, Yan Gagin, dijo que combatientes de la fuerza mercenaria rusa Wagner habían tomado el control parcial de una carretera de suministro que conduce a Bajmut, una ciudad que ha estado en el punto de mira de Moscú durante meses.

Un día antes, el jefe de Wagner dijo que sus combatientes se habían hecho con Blahodatne, un pueblo al norte de Bajmut, aunque Kiev dijo que había repelido los asaltos a Blahodatne.

Reuters no pudo verificar de forma independiente las informaciones sobre el campo de batalla. Sin embargo, los lugares en los que se produjeron los combates indicaban avances rusos claros, aunque graduales.

En la región central de Zaporiyia y en la región meridional de Jersón, el ejército ruso bombardeó más de 40 asentamientos, según informó el Estado Mayor ucraniano. Entre los objetivos se encontraba la ciudad de Jersón, donde hubo víctimas.

Los rusos también lanzaron cuatro ataques con cohetes contra Ochakiv, en el sur de Mikoláiv, según el ejército, el día en que Zelenski se reunió con la primera ministra danesa en la ciudad de Mikoláiv, al noreste.

RETRASOS DE OCCIDENTE

Zelenski está instando a Occidente a que acelere la entrega de las armas prometidas para que Ucrania pueda pasar a la ofensiva, pero la mayoría de los cientos de tanques prometidos por los países occidentales están a meses de ser entregados.

El ministro británico de Defensa, Ben Wallace, dijo que los 14 tanques Challenger donados por el Reino Unido estarían en el frente hacia abril o mayo, sin dar un calendario exacto.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo que el suministro de armas por parte de los países occidentales conduce "a que los países de la OTAN se involucren cada vez más directamente en el conflicto, pero no tiene el potencial de cambiar el curso de los acontecimientos y no lo hará".

El centro de reflexión estadounidense Institute for the Study of War afirmó que "el hecho de que Occidente no proporcionara el material necesario" el año pasado fue la principal razón de que los avances de Kiev se detuvieran desde noviembre.

Los analistas afirmaron en un informe que Ucrania aún podría reconquistar territorio una vez que lleguen las armas prometidas.

El Ministerio bielorruso de Defensa anunció el martes que Rusia y Bielorrusia habían iniciado una sesión de entrenamiento de personal de una semana de duración como preparación para los simulacros conjuntos que Rusia realizará en septiembre.

La invasión rusa de Ucrania, que Moscú justifica como necesaria para protegerse de los lazos de su vecino con Occidente, ha provocado decenas de miles de muertes y ha expulsado de sus hogares a millones de personas.

(Redacción de Doina Chiacu y Stephen Coates. editado en español por Flora Gómez)