Alexandria Ocasio-Cortez habla del ambiente hostil que ha tenido que enfrentar como congresista

·4  min de lectura

Alexandria Ocasio-Cortez contó en una nueva entrevista cómo las relaciones con sus colegas principales han mejorado desde que asumió el cargo por primera vez, pero que su relación con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, sigue siendo estrictamente profesional.

La congresista progresista de Nueva York se sentó con GQ para una extensa entrevista con el corresponsal Wesley Lowery, y explicó lo fría que se sintió la recepción de los miembros de su propio partido cuando llegó al Capitolio. La mujer de 32 años asumió el cargo por primera vez en 2018, y fue en ese momento que le quitó el lugar a un demócrata alineado con el establecimiento para el escaño que fue visto como un posible reemplazo de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi: Joe Crowley.

Al llegar a Washington, Ocasio-Cortez dijo que tuvo que lidiar con la hostilidad total de los miembros de su propio partido, quienes se encontraban molestos por el desafío a un líder del caucus establecido.

Al describir su ceremonia de juramento, señaló que muchos de sus propios colegas se negaron a aplaudir cuando su nombre fue llamado como lo habían hecho con otros nuevos miembros: “[Q]uedó muy claro que la recepción no fue la misma, solo un puñado simple de aplausos”.

“En mi día a día me tratan como a una persona despreciada. Imagínate tener un trabajo y que no le caigas bien a tus jefes, y que la empresa competidora intente matarte”, dijo a la revista.

Un miembro mayor y confundido de su partido incluso chismeó por error sobre ella, en su cara, en la ceremonia sin darse cuenta.

“Es una verdadera lástima que esa chica haya ganado”, recuerda que bromeó el miembro anónimo. Ella recuerda haber respondido: “Sí sabes que soy yo, ¿verdad?”

Casi cuatro años después de su elección al Congreso, dice que las relaciones con sus colegas han mejorado, ya que muchos se han visto obligados a considerar no solo su popularidad dentro de la base del partido, sino también su poder de permanencia en términos de éxito electoral: ya venció a un contrincante en las primarias de 2020, y ha ahuyentado a cualquier rival demócrata potencial en la contienda de este año.

Pero queda una separación: su relación distante con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, cuyo desprecio apenas disimulado por gran parte de la plataforma de Ocasio-Cortez se hizo evidente en 2019, cuando desestimó como el “sueño verde” de manera sarcástica ante los periodistas el plan Green New Deal [Nuevo Pacto Verde], defendido por la congresista y su colega Ed Markey en el Senado.

Ocasio-Cortez descartó gran parte de ese drama como especulación de los medios en su entrevista con GQ, pero admitió que las dos no hablan más allá de abordar asuntos de la Cámara: “No diría que somos cercanas”, dijo sobre su relación.

Los conservadores de su partido (o aquellos que buscan apelar a la derecha en contiendas difíciles) siguen peleando con ella. Más recientemente, su colega de Ohio, Tim Ryan, rechazó abiertamente el respaldo de AOC a su campaña para el Senado de los EE.UU. y les dijo a los periodistas: “No es un respaldo que nos sirva... y tampoco lo pedí”.

Pelosi también ha sido menos diplomática que su contraparte de Nueva York al describir a los progresistas en su propio partido. Si bien ha tenido cuidado de no dar nombres, la presidenta y sus aliados menosprecian regularmente a sus colegas izquierdistas en los medios.

“[N]o tienen seguidores. Son cuatro personas, y esa es la cantidad de votos que obtuvieron”, dijo sobre Ocasio-Cortez y el llamado “Escuadrón” en 2021.

“Algunas personas vienen aquí... a posar para fotografías sagradas”, se burló aún más de ellos Pelosi en una entrevista con Politico ese año. “Para demostrar lo ‘perfectos y puros’ que son”

Las críticas claramente han afectado a la congresista, que todavía es relativamente nueva en el Congreso. En 2020, les dijo a los periodistas que la “hostilidad” del liderazgo y otros demócratas que no estaban dispuestos a jugar en equipo podrían sacarla de la política por completo.

“Ni siquiera sé si quiero estar en la política”, dijo en una entrevista con The New York Times. “Sabes, de verdad, en los primeros seis meses de mi mandato, ni siquiera sabía si me iba a presentar a la reelección este año”.

“De manera externa, he recibido mucho apoyo”, agregó la congresista en ese momento. “Pero internamente, ha sido extremadamente hostil ante cualquier cosa que huela a ser progresista”.