Alerta de “bulbo húmedo” por el “calor peligroso y récord” que afectará a millones en EE.UU. esta semana

·4  min de lectura

Más de 30 millones de personas están bajo aviso o advertencia de calor, ya que las temperaturas extremadamente altas siguen extendiéndose por el sur y el centro de EE.UU. esta semana.

El Servicio Meteorológico Nacional dice que el calor de esta semana estará “muy por encima de lo normal”, con la posibilidad de batir récords locales. Es posible que el lunes se alcancen temperaturas de unos 110 grados Fahrenheit (43 grados Celsius) cerca de Dallas, Texas, y que las máximas superen los 100 grados Fahrenheit (38 grados Celsius) y se extiendan hasta el norte de Montana.

Este calor se mantendrá durante toda la semana en el sur de las Llanuras.

Esta ola de calor en EE.UU. se produce cuando gran parte de Europa está experimentando un calor devastador y que bate récords, y el planeta se enfrenta a una crisis climática que hace que el calor extremo sea cada vez más probable.

Texas, Oklahoma y Kansas se verán especialmente afectados esta semana, con temperaturas máximas que superarán de manera habitual los 100 grados Fahrenheit (38 grados Celsius). Algunas zonas del norte de Texas se encuentran actualmente bajo una “alerta de calor excesivo”, con temperaturas de hasta 115 grados Fahrenheit (46 grados Celsius).

Vista aérea del Canal de Coachella, que pasa junto a los campos agrícolas y el desierto sin desarrollar, cerca de Mecca, California. Más del 97 por ciento de la superficie de California se encuentra en situación de sequía grave, y casi el 60 por ciento en sequía extrema (Getty Images)
Vista aérea del Canal de Coachella, que pasa junto a los campos agrícolas y el desierto sin desarrollar, cerca de Mecca, California. Más del 97 por ciento de la superficie de California se encuentra en situación de sequía grave, y casi el 60 por ciento en sequía extrema (Getty Images)

Pero combinado con la humedad, el calor en muchas partes del país se supone que alcanzará condiciones potencialmente mortales. El lunes, gran parte de las Dakotas y Minnesota experimentarán temperaturas de bulbo húmedo “extremas”, una medida de la capacidad del cuerpo humano para enfriarse.

Durante las altas temperaturas de bulbo húmedo, la temperatura y la humedad se combinan para hacer que las condiciones sean especialmente peligrosas para quienes están expuestos durante mucho tiempo. Las personas, como los trabajadores al aire libre y los deportistas que practican en el exterior, deben tener especial precaución.

Las temperaturas extremas de bulbo húmedo continuarán por el sur e incluso por la fachada atlántica el resto de la semana.

Es posible que el país tampoco reciba pronto un respiro de estas temperaturas. Según la NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica), la mayor parte del país debería esperar temperaturas superiores a la media a partir de este fin de semana y durante la semana siguiente.

El NWS insta a la gente a mantenerse hidratada, limitar las actividades al aire libre y vigilar a otras personas -especialmente a las más vulnerables, como los ancianos- para protegerse a sí mismos y a otros de los peligros del calor extremo.

Las altas temperaturas y la humedad pueden provocar enfermedades y riesgos mortales, como la insolación y la muerte.

Y esta ola de calor es solo la última de lo que está resultando ser un verano caluroso para algunas partes del país. El mes pasado, San Antonio, Texas, registró 17 días con temperaturas altas superiores a los 100 grados Fahrenheit (38 grados Celsius) - mientras que la norma para junio es de solo dos días, reporta The New York Times.

Se espera que este tipo de calor sea aún más común a medida que la crisis climática aumente en las próximas décadas.

Conforme el mundo alcance los 2 grados Celsius de calentamiento por encima de las temperaturas del siglo XIX, las olas de calor que antes sucedían cada 10 años se producirán aproximadamente cada dos años, según el reporte más reciente del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático).

Actualmente, el mundo se ha calentado alrededor de 1,2 grados Celsius.

Pero la crisis climática no solo puede provocar más eventos intensos y raros, sino que también puede aumentar las temperaturas en los días de verano más normales. Según el Índice de Desplazamiento Climático, una medida de cuánto ha afectado el clima a la temperatura de cada día en Estados Unidos, muchos de los máximos previstos en el centro y el sur de las Llanuras esta semana se han vuelto más probables debido a la crisis climática.

En el norte de Texas el martes, donde las temperaturas alcanzarán los 115 grados Fahrenheit (46 grados Celsius), la crisis climática ha hecho que esas condiciones sean al menos cinco veces más probables que antes, dice el Índice.

En Europa, una enorme ola de calor ha batido récords y ha provocado incendios forestales en el Reino Unido, Francia, España y Portugal. El lunes, Gales batió su récord histórico de temperatura, y se espera que el Reino Unido también lo haga.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.