Alerta en California por sobredosis de carfentanil, un opiáceo 100 veces más letal que el fentanilo

Una nueva y mayúscula amenaza se ha añadido a la crisis de adicción y sobredosis por opiáceos en Estados Unidos: la disponibilidad y consumo de un fármaco que, se afirma, es 100 veces más poderoso que el ominoso fentanilo y 10,000 veces más que la morfina.

Se trata del carfentanil, un opiáceo sintético similar al fentanilo pero mucho más potente: según la televisora CBS News, 2 miligramos de fentanilo pueden desatar una sobredosis en una persona, pero solo se requieren 0.02 miligramos de carfentanil para desatar efectos letales en quienes las consumen.

Sobre una moneda de un centavo de dólar, a la izquierda la cantidad de fentanilo que puede provocar una sobredosis mortal, a la derecha lo que se requiere del fármaco carfentanil para lograr ese efecto letal. (ABC News)

El carfentanil fue sintetizado por primera vez en la década de 1970 y su uso ha sido mayormente como anestésico veterinario en grandes animales, por ejemplo elefantes y otros mamíferos de gran tamaño, en especial en zoológicos. Es una sustancia de uso controlado y restringido dado su gran potencia y su comercio fuera de sus usos aprobados es ilegal y muy peligroso. Con todo, desde hace algunos años se han registrado casos de sobredosis y muertes de personas por consumo de carfentanil en Estados Unidos, víctimas que presumiblemente se expusieron a ese fármaco al ingerir otras drogas, como cocaína, heroína, con las que el carfentanil fue mezclado.

Pero en tiempos recientes se han reportado tres muertes (registradas en 2017) vinculadas al carfentanil en el área de San Diego en California, y la Agencia de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA) ha emitido por ello una alerta por ello. Esa entidad ha detectado que el carfentanil estaría siendo vendido ilegalmente mezclando con fentanilo o en píldoras que parecen ser de oxycotin o xanax (medicamentos que requieren receta médica y son de venta restringida), lo que resulta especialmente ominoso dado la muy alta toxicidad de ese fármaco.

Tanta que la DEA señala que sus propios agentes se ponen en riesgo al tocar accidentalmente el carfentanil, pues con una mínima cantidad de polvillo pueden desatarse reacciones ominosas. Por ello, la exposición al carfentanil es muy peligrosa en cualquiera de sus formas, advierten las autoridades. El fármaco naloxone puede revertir los efectos de una sobredosis de carfentanil, pero dado el poder de esa droga podrían ser necesarias varias dosis del medicamento.

A finales de marzo de 2019 la DEA desmanteló en San Diego a una banda y arrestó a 14 personas, que fueron acusadas de narcotráfico. Entre sus actividades figuraba, justamente, el añadir carfentanil  a píldoras que aparentaban ser medicamentos de receta, indicó el periódico San Diego Union Tribune.

Y un individuo fue sentenciado el pasado 16 de abril en Ohio a 5 años de prisión por la posesión de carfentanil. Cuando fue arrestado en 2017 estaba en posesión de una mezcla de fentanilo y carfentanil con potencial de matar a 700 personas, de acuerdo a un reporte de la DEA. También se han dado casos de sobredosis y se han decomisado píldoras con carfentanil en Canadá.

Con todo, se habría tratado de casos relativamente aislados y es raro que las autoridades detecten carfentanil siendo vendido en las calles. Pero su alta peligrosidad tiene a las autoridades en alerta. El adquirir y consumir píldoras y otras sustancias del mercado negro, como comentó un fiscal federal a la televisora ABC News, es como jugar a la ruleta rusa pues el consumidor, e incluso el vendedor, no puede saber lo que eso realmente contiene.

Así, recurrir a un médico certificado y a una farmacia formal es lo recomendado para quien necesita obtener medicamentos de receta, es la imperativa recomendación de las autoridades.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro