Anuncios
Elecciones México 2024:

Cobertura Especial | LO ÚLTIMO

Alejandro Papu Gómez amagó con la posibilidad de retirarse, pero encontró un nuevo destino: a los 35 años jugará en Monza

Alejandro
Alejandro "Papu" Gómez regresa al fútbol italiano

Fue campeón del mundo en Qatar 2022 con la selección argentina, pero es el único que no volvió a ser citado. Terminó su contrato con Sevilla hace algunas semanas, pero parecía que ningún club quería contar con sus servicios. A los 35 años, evaluó la posibilidad de colgar los botines y anunciar su retiro. Sin embargo, a Alejandro Gómez se le abrió una puerta cuando le quedaban pocas esperanzas de seguir jugando.

Ocurre que, según se lo confirmó a LA NACIÓN una fuente muy cercana al jugador, el Papu jugará en Monza, equipo de la Serie A italiana y, de no mediar inconvenientes en la revisión médica, pronto firmará el contrato con su nuevo club, hasta junio de 2024 y regresará al fútbol italiano, donde supo destacarse con Atalanta (llegó a cuartos de final de la Champions League 2019/2020, donde cayó 2 a 1 con PSG).

El héroe de Bérgamo; Atalanta generó una revolución en el calcio con Papu Gómez como emblema
El héroe de Bérgamo; Atalanta generó una revolución en el calcio con Papu Gómez como emblema

El volante rescindió su contrato el 1 de septiembre y desde ese mismo momento hubo rumores que lo vincularon al fútbol árabe. Pero con el paso de los días también apareció sobre la mesa la opción de que se anuncie su retiro. Sin embargo, cuando el tiempo comenzaba a jugarle en contra apareció en su vida Monza, cuyo principal objetivo es mantener la categoría en la Serie A, y sufrió una baja inesperada para la cual pensó en el Papu: Gianluca Caprari se rompió los ligamentos cruzados de la rodilla derecha.

La gran ventaja del argentino es tener el pase en su poder. Al negociar como agente libre, solo fue cuestión de sentarse a revisar el contrato, llegar a un acuerdo y darse un apretón de manos que quedará oficializado cuando, tras la revisión médica de rigor, el Papu estampe su firma. “Estamos felices por la llegada del Papu, a quien seguíamos desde hacía tiempo con (Adriano) Galleani (directivo del club). Es un gran tutbolista y puede jugar en distintas posiciones, tanto adelante, como más retrasado en la cancha. Tiene un gran talento y una gran experiencia y nos será útil”, afirmó el entrenador de Monza, Raffaele Palladino.

El amago de retiro

“Lo di todo por el fútbol”, dijo el Papu en una entrevista a un medio de Bérgamo, en donde vivió sus mejores años, defendiendo la camiseta de Atalanta. Allí confesó: “Estoy disfrutando de mi estadía en Sevilla, pero estoy esperando la oportunidad adecuada. Si no llega, podría considerar retirarme. Lo di todo por el fútbol y no quiero terminar amargado”.

En las últimas semanas el diario La Repubblica informó que el media-punta argentino figuraba en una lista de candidatos para incorporarse a Juventus, que evalúa una contratación ante el caso de doping de Paul Pogba, a la espera de la contraprueba tras la detección de metabolitos de testosterona en el primer análisis. El futbolista francés se expone a una suspensión de cuatro años, situación que llevaría a Juventus a la rescisión del contrato y a la inmediata búsqueda de un reemplazo. Sin embargo, también se esfumó esa opción para Gómez.

La Serie A, la MLS, el fútbol de Arabia Saudita, un viejo sueño de Juan Román Riquelme para que se ponga la camiseta de Boca, incluso en el actual mercado de pases. Y hasta la liga mexicana. Todas esas fueron las opciones de Papu, que no definió y sorprendió con esa posible decisión.

El misterio de la selección

De la postal festiva del seleccionado argentino, un éxito deportivo y social desde el título mundial obtenido en Qatar, el que se cayó definitivamente fue el “Papu” Gómez. Es el único de los 26 integrantes del plantel que quedó al margen de un grupo que comparte objetivos futbolísticos y lealtades humanas, que contagia espíritu colectivo y es señalado como un modelo, una excepción dentro de una sociedad disgregada entre discordias y proyectos fallidos.

El tiempo y su actualidad futbolística hicieron su parte en el corrimiento del Papu del seleccionado. Disputó 15 partidos en el ciclo de Scaloni, marcó dos goles -ambos en la Copa América 2021- y también fue campeón en aquella Copa América de Brasil y la Finalissima. Es contemporáneo de los vigentes Lionel Messi, Ángel Di María y Nicolás Otamendi, pero claramente su aporte no se puede equiparar con el de los tres referentes. Está en un nivel inferior.

Alejandro Papu Gómez, campeón de América en el Maracaná
Alejandro Papu Gómez, campeón de América en el Maracaná - Créditos: @@papugomez_oficial

Después del Mundial, Gómez solo disputó 416 minutos en siete partidos oficiales en Sevilla, condicionado por una lesión en un tobillo que lo mantuvo inactivo entre febrero y abril. Cuando reapareció, pasó más tiempo en el banco de suplentes que en el campo.

Su regreso a la actividad en Monza podría abrirle la puerta a un posible regreso a la selección, aunque todo dependerá de su nivel físico y futbolístico, en caso de que no haya ningún otro condicionante para no citarlo.

El equipo del Cavaliere

Silvio Berlusconi falleció el 12 de junio de este año. Pero tenía 82 años cuando en 2019 decidió comprar el club Monza, de la tercera división de Italia. Sólo tres años más tarde logró el ascenso a la Serie A, la máxima categoría del fútbol de ese país.

De los 740 millones de euros que habían ingresado a su cuenta al venderle el AC Milan a un grupo inversor chino, tomó apenas tres millones y compró el ciento por ciento de las acciones del Associazione Calcio Monza, un club de la región de la Lombardía fundado en 1912, que tenía una particularidad poco atractiva para cualquiera que quiera invertir en él: atravesó dos quiebras, en 2004 y en 2015.

La compra se realizó mediante Fininvest, una de las empresas del propio Berlusconi. Adriano Galliani, hombre de su confianza desde la época de Milan, quedó a cargo de la administración del club. El presidente en funciones es alguien de sus entrañas: su hermano, Paolo Berlusconi.

Fue un acto de amor de Berlusconi. Quería hacer algo por el área donde vivió desde los años 70. Desde Arcore se ven las luces de Brianteo, el estadio del Monza”, destacó Galliani cuando arribó al club. Y antes de fallecer, Berlusconi se dio el gran gusto de ver al Monza en la Serie A.