Alegría en el noreste de Ucrania por el regreso de los residentes tras la retirada rusa

·5  min de lectura

Por Tom Balmforth

ZOLOCHIV, Ucrania, 12 sep (Reuters) - Las fuerzas ucranianas se adentraron el lunes en territorio arrebatado a los soldados rusos en su huida, mientras alegres residentes regresaban a los antiguos pueblos de la línea del frente y Moscú lidiaba con las consecuencias del colapso de su fuerza de ocupación en el noreste de Ucrania.

El Estado Mayor ucraniano dijo a primera hora del lunes que sus soldados habían recapturado más de 20 pueblos y aldeas sólo en el último día, después de que Rusia reconoció que abandonaba Izium, su principal bastión en el noreste de Ucrania.

"La gente está llorando, la gente está alegre, por supuesto. Cómo no van a estar alegres", dijo la profesora de inglés jubilada Zoya, de 76 años, al norte de Járkov, en el pueblo de Zolochiv, a 18 kilómetros de la frontera rusa, llorando mientras describía los meses que había pasado refugiada en un sótano.

Nastya, de 28 años, había huido del pueblo en abril, pero regresó la semana pasada tras las noticias de los avances ucranianos: "¡Creo que todo el mundo está de muy buen humor! Ahora todo ha terminado. Al menos esperamos que todo haya terminado", dijo mientras hacía cola para comprar alimentos con dos niños pequeños.

Más al norte, las tropas ucranianas habían entrado en Udi, una aldea en lo que había sido tierra de nadie más cerca de la frontera. Los soldados que regresaron dijeron que seguía siendo insegura, llena de minas terrestres, granadas y armas dejadas por los soldados rusos que huían, y con animales de granja abandonados deambulando.

En lo que queda de territorio controlado por Rusia en la región de Járkov, Vitaly Ganchev, el jefe de la administración de ocupación de Moscú instalada por Rusia, reconoció que los militares ucranianos habían atravesado la frontera.

Ganchev, que ha ordenado la evacuación completa de los civiles de las partes de la provincia en poder de Rusia, declaró a la televisión estatal rusa Rossiya-24 que unos 5.000 civiles habían escapado a Rusia, pero que la frontera estaba ahora cerrada.

"La situación es cada vez más difícil", dijo.

MEDIDAS DEFENSIVAS DE EMERGENCIA

Mientras miles de efectivos rusos abandonaban sus posiciones, dejando atrás enormes reservas de munición y equipos, Rusia disparó el domingo misiles contra centrales eléctricas provocando apagones en las regiones de Járkov y las adyacentes Poltava y Sumy.

Ucrania denunció lo que describió como represalias contra objetivos civiles por sus avances militares. El lunes por la mañana, periodistas de Reuters en Járkov dijeron que la electricidad había vuelto, pero el agua aún no funcionaba.

El gobernador regional dijo que la energía se había restablecido en un 80%. Moscú, que niega haber atacado deliberadamente objetivos civiles, no hizo comentarios.

El Ministerio de Defensa británico dijo que Rusia probablemente había ordenado a sus fuerzas retirarse de toda la región de Járkov al oeste del río Oskil, abandonando la principal ruta de abastecimiento que había sostenido las operaciones rusas en el este.

Kiev, que alcanzó el Oskil el sábado cuando tomó la ciudad de Kupiansk, un centro ferroviario, sugirió que Rusia ya estaba retrocediendo aún más: el Estado Mayor ucraniano dijo que las tropas rusas habían abandonado Svatove en la provincia de Lugansk, a unos 20 kilómetros al este del Oskil. Reuters no pudo confirmarlo.

El ministerio británico dijo que las fuerzas de Moscú también tenían dificultades para llevar reservas a la línea del frente en el sur, donde Ucrania ha lanzado un gran avance en la provincia de Jersón con el objetivo de aislar a miles de soldados rusos en la orilla oeste del río Dniéper.

Un portavoz del mando del sur de Ucrania dijo que las fuerzas ucranianas habían recuperado 500 kilómetros cuadrados de territorio en el sur, una información que no pudo ser confirmada inmediatamente de forma independiente.

"Es muy probable que la mayor parte de las fuerzas (rusas) en Ucrania se vean obligadas a priorizar las acciones defensivas de emergencia", dijo una actualización británica. "Los rápidos éxitos ucranianos tienen implicaciones significativas para el diseño operativo general de Rusia".

DESPLIEGUE

El avance más rápido de Ucrania desde que expulsó a las fuerzas rusas de la capital en marzo ha dado un giro a la guerra de seis meses, deshaciendo en cuestión de días avances que Moscú había logrado en meses de costosos combates en el este.

El comandante en jefe ucraniano, el general Valeriy Zaluzhnyi, dijo que sus soldados habían recuperado más de 3.000 kilómetros cuadrados este mes, avanzando hasta 50 kilómetros de la frontera con Rusia.

Nuevos repliegues rusos, especialmente al este del Oskil, podrían poner pronto a las fuerzas ucranianas en posición de atacar el territorio que Rusia y sus aliados locales tenían en su poder desde 2014.

Denis Pushilin, líder de la administración separatista prorrusa en la provincia de Donetsk, reconoció la presión desde múltiples direcciones.

"Como mínimo, hemos detenido al enemigo en Lyman", dijo en un post en Telegram durante la noche, refiriéndose a una ciudad de primera línea al este de Izium. "Tendremos que ver cómo se desarrolla. Pero nuestros chicos han tenido claros éxitos".

También describió "éxitos" en los combates en Bakhmut, donde Rusia llevaba tiempo concentrando su ofensiva, y en Vuhledar, más al sur.

Hasta ahora, Moscú ha permanecido en gran medida mudo desde que su línea de frente se derrumbó en el noreste la semana pasada, y el presidente Vladimir Putin y sus altos funcionarios se han abstenido de hacer cualquier comentario sobre la "operación militar especial" que siempre han dicho que "va según lo previsto".

Tras días sin hacer referencia alguna a la retirada, el Ministerio de Defensa ruso reconoció el sábado que había abandonado Izium y la vecina Balakliia, en lo que calificó de "reagrupamiento" planificado de antemano para luchar en Donetsk.

Las emisoras rusas, obligadas por ley a informar sólo de las cuentas oficiales, han aludido a los contratiempos, pero se han esforzado en explicarlos, y los comentaristas han exigido principalmente un redoblado esfuerzo bélico.

"¡Debemos ganar la guerra en Ucrania! Debemos liquidar el régimen nazi", dijo un comentarista en un programa de televisión de NTV.

"¿Y cuántos años se supone que va a llevar eso?", replicó otro. "¿Para que mis hijos de 10 años tengan la oportunidad de luchar?".

(Reporte de Reuters; Editado en español por Javier López de Lérida)