Tras alcanzar su pico en 40 años, la inflación en Estados Unidos empieza a mostrar signos de alivio

·5  min de lectura
El precio de la gasolina regular sin plomo se anuncia por poco menos de 4 dólares el galón en un Woodman's, el miércoles 20 de julio de 2022, en Menomonie Falls, Wisconsin.
El precio de la gasolina regular sin plomo se anuncia por poco menos de 4 dólares el galón en un Woodman's, el miércoles 20 de julio de 2022, en Menomonie Falls, Wisconsin. - Créditos: @Morry Gash

WASHINGTON.– La tasa de inflación interanual de Estados Unidos se situó el pasado mes de julio en 8,5%, seis décimas por debajo del 9,1% observado en junio y la menor suba de los precios desde el pasado mes de abril, según la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos.

El alivio del aumento de los precios en julio respondió a la moderación del encarecimiento de la energía al 32,9% desde el 41,6% de junio, mientras que en el caso de los alimentos la escalada de los precios se aceleró al 10,9% desde el 10,4% de junio, el mayor aumento desde mayo de 1979.

El IPC se mantuvo sin cambios el mes pasado después de haber subido un 1,3% en junio, dijo el miércoles el Departamento de Trabajo en un informe muy esperado que, sin embargo, mostró que las presiones subyacentes siguen siendo altas cuando la Reserva Federal evalúa si volver a elevar con fuerza las tasas de interés en septiembre.

Subas y bajas

Además del combustible, entre las compras de consumo cuyos precios cayeron de junio a julio se encuentran las tarifas aéreas, que se desplomaron casi un 8%. Los costos de las habitaciones de hotel cayeron un 2,7%, los precios de los autos usados un 0,4%. Dichos artículos habían generado anteriormente algunos de los saltos de precios más pronunciados de la economía.

Esas caídas redujeron la llamada inflación subyacente, una medida que excluye las categorías volátiles de alimentos y energía para brindar una imagen más clara de la inflación subyacente. Los precios subyacentes aumentaron solo un 0,3% desde junio, el aumento mensual más leve desde abril. Y en comparación con hace un año, la inflación subyacente ascendió a 5,9% en julio, el mismo aumento interanual que en junio.

Aún así, los precios subyacentes se han desacelerado en el pasado reciente solo para volver a acelerarse en los meses siguientes. Y muchos artículos continúan encareciéndose. Los precios de los alimentos siguieron subiendo en julio, por ejemplo, y aumentaron un 13% respecto al año anterior, el mayor aumento desde 1979. Los costos de alquiler, atención médica y muebles también aumentaron a tasas elevadas.

Un puesto de comida dentro del Grand Central Market el miércoles 13 de julio de 2022 en Los Ángeles
Un puesto de comida dentro del Grand Central Market el miércoles 13 de julio de 2022 en Los Ángeles - Créditos: @Marcio Jose Sanchez

Los salarios promedio están aumentando más rápido que en décadas, pero no lo suficientemente rápido como para mantenerse al día con los costos más altos.

El presidente Joe Biden señaló la disminución de los precios de la gasolina como una señal de que sus políticas, incluidas las grandes liberaciones de petróleo de la reserva estratégica de la nación, están ayudando a disminuir los costos más altos que han afectado las finanzas de los estadounidenses, en particular para los estadounidenses de bajos ingresos y los afroamericanos e hispanos.

Sin embargo, los republicanos están enfatizando la persistencia de la alta inflación como un tema principal en las elecciones legislativas de mitad de término, y las encuestas muestran que los precios elevados redujeron drásticamente los índices de aprobación de Biden.

Qué dijo Biden

Después de conocido el nuevo dato, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, afirmó que la inflación está mostrando signos de moderación, pero destacó que es necesario seguir trabajando para facilitar la vida de los consumidores.

“Estamos viendo algunas señales de que la inflación puede estar empezando a moderarse”, dijo Biden tras un reporte que mostró que los precios al consumidor se mantuvieron sin cambios en julio. “La inflación fue cero el mes pasado, pero la gente sigue sufriendo”.

El presidente de Estados Unidos Joe Biden olvidó que le había dado la mano a un senador y sumó otro incómodo momento
Biden celebró la noticia, pero con cautela

Biden, que también está trabajando para aprobar un proyecto de ley sobre los impuestos, el clima y la atención sanitaria llamado Ley de Reducción de la Inflación, advirtió que su Gobierno puede sufrir reveses en su objetivo de reducir la inflación.

“Ahora quiero ser claro, con los desafíos globales a los que nos enfrentamos, desde la guerra en Europa a la interrupción de las cadenas de suministro y los confinamientos por la pandemia en Asia, podríamos enfrentarnos a más vientos en contra en los próximos meses (...) Nuestro trabajo está lejos de haber terminado”, señaló.

Tasas de interés

El pasado 27 de julio, el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) elevó los tipos de interés del país en 75 puntos básicos, hasta un rango objetivo de entre el 2,25% y el 2,5%, su mayor nivel desde diciembre 2018.

El informe generó esperanzas de que una modesta desaceleración de la inflación podría permitir que la Fed aumente las tasas de interés a corto plazo menos de lo previsto cuando se reúna a fines de septiembre. Muchos economistas habían pronosticado que aumentaría su tasa de referencia tres cuartos de punto por tercera vez consecutiva. Pero los mercados financieros ahora predicen que es más probable un aumento de medio punto.

Los precios al consumidor en Estados Unidos han aumentado debido a una serie de factores, incluidos los problemas de las cadenas de suministro globales, el estímulo gubernamental masivo del comienzo de la pandemia de Covid-19 y la invasión a Ucrania por parte de Rusia.

El costo del alquiler y el alquiler equivalente de la residencia principal de los propietarios, que es lo que un propietario recibiría por alquilar una casa, se mantuvieron casi estables el mes pasado. Los costos de vivienda comprenden alrededor del 40% de la medida básica del IPC.

Agencias DPA, AP y Reuters