Alcaldesa de Miami-Dade quiere gastar $85 millones para ayudar a los propietarios en apuros e impulsar la vivienda asequible

·5  min de lectura

Después de declarar una crisis de asequibilidad de la vivienda en abril, la alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, propuso el lunes que el condado gaste $85 millones para ayudar a los propietarios de viviendas en dificultades a pagar sus hipotecas y gastos relacionados, así como dar incentivos a los urbanizadores para que construyan viviendas para los trabajadores locales y las familias de menores ingresos.

El esfuerzo más reciente representa una expansión del Building Blocks Program del condado, que está usando $13.4 millones en fondos federales para la asistencia de emergencia para ayudar a las personas atrasadas en su alquiler.

Los propietarios que tengan dificultades para pagar la hipoteca, el seguro de la propiedad, los impuestos sobre la propiedad o las facturas de servicios públicos pueden solicitar recibir hasta $1,500 del condado, dijo Levine Cava en una conferencia de prensa en el Stephen P. Clark Government Center.

Si la Comisión de Miami-Dade aprueba el plan de la alcaldesa cuando se reúna en septiembre, el condado se pondrá en contacto en otoño con los propietarios de viviendas seleccionados para recibir la ayuda financiera. De los solicitantes, 15,000 hogares serán elegidos sobre la base en sus ingresos, pero los criterios financieros específicos no se dieron a conocer el lunes. Según el plan de la alcaldesa, el condado gastaría hasta $22.5 millones para la asistencia hipotecaria.

“Esto proporcionará el pago directo a las familias que están pasando apuros por el aumento de los costos de vida”, dijo Levine Cava.

Miami-Dade está sumido en una prolongada crisis de asequibilidad de la vivienda que comenzó años antes de la pandemia en marzo de 2020. Miami es uno de los mercados de alquiler más caros —o, según algunas mediciones, el más caro— del país, aunque los salarios promedio están estancados

Es difícil encontrar apartamentos asequibles, ya que los alquileres siguen aumentando debido al gran número de profesionales recién llegados que trabajan en empresas de tecnología, derecho y finanzas. Mientras tanto, la propiedad de la vivienda sigue estando fuera del alcance de muchos posibles compradores debido a los altos precios. El aumento de las primas anuales de los seguros de propiedad ha aumentado la carga financiera de los propietarios.

El nuevo HOMES Plan de la alcaldesa también incluye un programa de prueba de incentivos para los propietarios con el fin de persuadirlos de que pongan sus viviendas de alquiler a disposición de los inquilinos del Plan 8.

Además, el plan ofrecería ayuda financieras para proyectos de vivienda asequible y para la fuerza laboral. Los funcionarios del condado tienen la intención de poner en marcha un Fondo de Ajuste de la Inflación para la Urbanización para ayudar a los urbanizadores a completar los proyectos de vivienda asequible retrasados que ya están en marcha. Desde principios de año se han empezado a construir 32,000 viviendas destinadas a personas con ingresos bajos.

La alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, dijo el lunes que su administración ayudaría a los propietarios de viviendas en dificultades. Arriba: La alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, a la derecha, escucha a los oradores junto con otros funcionarios electos e invitados durante una conferencia de prensa en el Stephen P. Clark Government Center, en el downtown de Miami.
La alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, dijo el lunes que su administración ayudaría a los propietarios de viviendas en dificultades. Arriba: La alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, a la derecha, escucha a los oradores junto con otros funcionarios electos e invitados durante una conferencia de prensa en el Stephen P. Clark Government Center, en el downtown de Miami.

Según la propuesta de la alcaldesa, se pondría en marcha el Workforce Housing Incentive Program y los arrendadores elegibles recibirían incentivos para ayudar a los inquilinos con los gastos del alquiler. Los propietarios tendrían que presentar una solicitud para participar y sus inquilinos tendrían que demostrar su necesidad económica.

En la primavera, el Building Blocks Program proporcionó a los inquilinos $13.4 millones de financiación federal para ayudarlos con el alza del alquiler. Entre otras cosas, el condado está pagando hasta $3,000 a las personas que están atrasadas en el pago del alquiler o que enfrentan aumentos significativos del pago mensual. Los habitantes con ingresos inferiores al 80% del ingreso promedio anual del condado son elegibles. Esto incluye a las personas que ganan menos de $50,650, las parejas que ganan menos de $57,650 , las familias de tres miembros que ganan menos de $65,100 y las familias de cuatro miembros que ganan menos de $72,300.

La alcaldesa dijo el lunes que desde que comenzaron los pagos de asistencia para el alquiler en abril más de 20,000 familias han recibido dinero que les ha permitido evitar ser desalojados de sus hogares.

Ned Murray, director asociado del Centro Metropolitano Jorge M. Pérez de la Universidad Internacional de la Florida, dijo que el condado cuenta con 251,732 inquilinos agobiados por los costos. Más asistencia para el alquiler tiene sentido, dijo, ya que “los alquileres ciertamente no bajarán, por lo que la asistencia para el alquiler tendrá que mantenerse en los próximos años”.

Annie Lord, directora ejecutiva de Miami Homes for All, calificó los planes de asequibilidad de la vivienda de la alcaldesa como pasos en la dirección correcta.

Los funcionarios del condado “tienen que asegurar que estos programas sean de fácil acceso, especialmente para las personas mayores, que tienen barreras lingüísticas o tecnológicas”, dijo Lord.

Los expertos en vivienda dicen que se necesitarán años para que la gran demanda de vivienda en Miami-Dade se nivele con la oferta.

“No espero ver ningún alivio en el futuro cercano”, dijo Murray. “Todavía no hemos visto todas las consecuencias de la crisis de asequibilidad de la vivienda. Esperamos ver impactos económicos cada vez más fuertes a medida que los trabajadores migran fuera de las zonas de alto costo dejando una grave escasez de mano de obra en todos los sectores de la industria, el desplazamiento adicional debido al aumento de los alquileres, un aumento de la falta de vivienda y una pérdida general de la calidad de vida, mientras los inquilinos y muchos propietarios agobiados por los costos se quedan con poco o ningún ingreso residual”.