Anuncios

Alcalde Suárez elogió polémico plan de Ken Griffin. Asistente del multimillonario escribió la cita

Cuando un reportero pidió al alcalde Francis Suárez, que comentara el controvertido plan del multimillonario Ken Griffin de reubicar una casa histórica localizada en los terrenos de su hacienda frente a la bahía, valorada en $106 millones, y convertirla en una atracción turística, el alcalde se deshizo en efusivas muestras de apoyo.

“La idea que el público pueda visitar esta casa histórica durante generaciones es increíble”, dijo Suárez a través de una portavoz. “Los ciudadanos de Miami, del sur de la Florida y los visitantes de todo el mundo podrían apreciar de primera mano su importancia y belleza, así que esperamos que este proyecto siga adelante”.

Pero el alcalde no dijo eso. Las declaraciones fueron redactadas, palabra por palabra, por el portavoz de Griffin, quien las entregó a la ciudad, según indican correos electrónicos.

La oficina del alcalde presentó entonces la declaración al Miami Herald como las propias palabras de Suárez. Suárez estaba en ese momento en el Mundial de Catar.

El sorprendente nivel de acceso e influencia política del que goza el hombre más rico de la Florida fue revelado en varios correos electrónicos obtenidos por el Herald a través de una solicitud de registros públicos, en busca de interacciones que hicieran referencia a Griffin o a su empresa de inversiones Citadel. Los correos electrónicos revelan meses de comunicaciones amistosas y mensajes coordinados a los medios entre la oficina del alcalde y la empresa que estaba trasladando su sede a Miami.

Los empleados de Griffin presentaron programas de becas y subvenciones. Tomaron cafés con funcionarios municipales y dijeron a los asistentes de Suárez que “se pusieran en contacto las 24 horas del día, los 7 días de la semana, si necesitaban algo”.

El cortejo de Griffin al alcalde —como una contribución de $1 millón a un comité político afiliado a Suárez en marzo— ocurrió en momentos que Suárez enfrenta críticas por difuminar los límites entre su cargo público y sus relaciones empresariales privadas. Las autoridades federales están investigando el trabajo paralelo del alcalde, que gana $10,000 al mes, para un urbanizador que según informó el Herald, buscaba ayuda de la oficina del alcalde para obtener permisos.

Por otra parte, la Comisión de Ética de la Florida inició el mes pasado una investigación para determinar si Suárez infringió las leyes estatales al aceptar una invitación VIP de Griffin al Gran Premio de Fórmula Uno de Miami. Tanto Suárez como Griffin han declarado al Herald que el alcalde pagó posteriormente $14,000 para cubrir el costo de los pases, pero ninguno de los dos presentó recibos.

La ley estatal prohíbe a los funcionarios electos aceptar regalos por valor de más de $100 de cualquier persona que cabildee ante la ciudad, pero permite un período de gracia de 90 días para la devolución.

Griffin ha sostenido que nunca ha esperado un trato especial en su búsqueda de aprobaciones para diversos proyectos en la ciudad, incluido el plan de reubicación de la histórica villa.

Anthony Alfieri, director fundador del Centro para la Ética y el Servicio Público de la Facultad de Derecho de la Universidad de Miami, dijo que aceptar las pautas de un empresario que cabildea ante la ciudad sugiere que Suárez “carece de la independencia y el juicio razonado” para ejercer un cargo público.

“La perjudicial revelación que el alcalde Suárez y su oficina actuaron como portavoces directos y sin intermediarios de una propuesta arquitectónica que nuestros principales conservacionistas calificaron de ‘ridícula’ y ‘espantosa’ crea una vez más una apariencia de incorrección al sugerir que el alcalde está al servicio de los intereses de los ricos y poderosos”, dijo Alfieri.

La oficina del alcalde no respondió a la petición del Herald de declaraciones sobre los correos electrónicos recién divulgados.

En un comunicado, el portavoz de Citadel, Zia Ahmed, autor de la cita del alcalde, dijo que Griffin “se enorgullece de trabajar con los líderes locales para apoyar a nuestra gran ciudad, y el proyecto de cita que enviamos a la oficina del alcalde ejemplifica su compromiso con la reubicación segura de Villa Serena a un lugar donde el público pueda visitar esta hermosa casa”.

“Él tiene un largo historial de facilitar el acceso a algunos de los tesoros culturales más importantes de nuestra nación, incluida la exhibición de su copia de la Constitución de Estados Unidos y muchas obras de arte significativas en museos de todo el país”, dijo Ahmed sobre Griffin.

Villa Serena, en la bahía de Biscayne, fue la residencia de invierno de William Jennings Bryan, abogado, orador y político que fue tres veces candidato demócrata infructuoso a la presidencia.

Griffin compró la propiedad en septiembre de 2022 a la banquera y filántropa Adrienne Arsht, que había construido una mansión mucho más grande en la finca mientras restauraba la estructura original de Jennings Bryan para usarla como casa de invitados. En los meses que siguieron a la venta, un arquitecto que trabajaba para Griffin se puso en contacto con la Agencia de Reurbanización Comunitaria Omni (Omni CRA), un fondo casi autónomo dirigido por miembros de la Comisión Municipal, que Griffin esperaba ayudara a trasladar la mansión fuera de su propiedad y darle un uso público.

El plan necesitaría la aprobación tanto de la Junta de Preservación Histórica de Miami como de la Comisión Municipal. Como alcalde, Suárez no tiene voto en la comisión, pero a menudo cabildea ante los miembros con derecho a voto y puede vetar medidas.

El 15 de diciembre, el Herald se puso en contacto con la oficina del alcalde para pedirle un comentario sobre el plan de traslado de Griffin, tras una fuerte protesta de los conservacionistas, preocupados por que el traslado propuesto pudiera dañar la meticulosamente restaurada pero frágil Villa Serena, que es una estructura histórica legalmente protegida.

Apenas 40 minutos después, Ahmed, portavoz de Griffin, tenía preparada la respuesta.

“Este es un borrador de la cita”, escribió Ahmed en un correo electrónico a Soledad Cedro, entonces directora de Comunicaciones del alcalde. Cedro pasó su declaración de 51 palabras al Herald sin cambios, atribuyéndosela a Suárez.

Cedro, que dimitió de su cargo municipal en septiembre, reconoció esta semana haber recibido un mensaje de texto de un periodista sobre su coordinación con Ahmed, pero no hizo ningún otro comentario.

Ahmed no respondió a las preguntas del Herald sobre porqué había escrito la respuesta del alcalde.

Cedro y Ahmed se conocieron el mes anterior, según muestran los correos electrónicos, durante un acto en el Miami Dade College en el que Suárez entrevistó a Griffin ante el público. Los asistentes parecieron congeniar.

“Avísame si puedo ser de ayuda o si podemos colaborar en algo”, escribió Ahmed a Cedro al día siguiente.

“Me encantaría colaborar contigo. ¡Estoy segura que podemos hacer grandes cosas uniendo nuestras fuerzas!”, respondió Cedro, sugiriendo que tomaran un café la próxima vez que Ahmed estuviera en Miami.

Ahmed se mostró agradecido cuando Cedro escribió una serie de artículos para la publicación en español InfoBae que celebraban el traslado de Griffin a Miami. Cedro declaró al Daily Beast, que informó primero sobre los artículos, que el alcalde no había participado en su decisión de escribirlos. Los artículos no la identificaban como portavoz del alcalde.

El financiero multimillonario Ken Griffin compró la antigua propiedad de Adrienne Arsht, que consta de la histórica Villa Serena, a la izquierda, y la mansión de Arsht, en el extremo derecho.
El financiero multimillonario Ken Griffin compró la antigua propiedad de Adrienne Arsht, que consta de la histórica Villa Serena, a la izquierda, y la mansión de Arsht, en el extremo derecho.

La propuesta de Griffin de trasladar la villa histórica fuera de su propiedad se hizo pública cuando se incluyó como tema de “debate” en una reunión del 6 de diciembre de la Junta de Preservación Histórica. La discusión nunca tuvo lugar porque el Omni CRA, patrocinador del tema, pidió posponerlo a una reunión posterior. El futuro debate nunca se programó.

Kenia Fallat, portavoz de la administración del administrador municipal de Miami, Art Noriega, dijo que no se ha presentado ninguna solicitud de permiso en la ciudad para la propiedad de Villa Serena.

Fallat dijo que “no ha pasado nada desde” que el punto de discusión fue retirado de la agenda de la junta de preservación.

Los redactores del Miami Herald Joey Flechas y Andres Viglucci contribuyeron a este artículo.