Anuncios

Alberto Fernández evalúa convocar al Congreso Nacional del PJ, pero necesita quórum interno

El Presidente Alberto Fernández junto a ministras y funcionarias.
El Presidente Alberto Fernández junto a ministras y funcionarias.

Empecinado con su plan para exhibirse fuerte y competitivo, Alberto Fernández evalúa promover, para fines de febrero, una reunión del Congreso Nacional del PJ, una instancia formal que suele fijar las reglas de juego electoral del peronismo. Se trata de una prueba de fuego, porque para ello necesita el quórum de los congresales del partido -unos 600 sobre 900- que responden a los gobernadores. Es decir, necesita cultivar una masa crítica en un momento en el que muchos actores del oficialismo son detractores de su proyecto de reelección y le quitan apoyo político.

Aunque no hay nada confirmado, la fecha que está en la mira es el 24 de febrero, icónica porque fue el primer triunfo de Juan Domingo Perón. “Es muy probable que se utilice esa fecha para hacer algo, puede ser una reunión del Consejo del PJ, un acto militante o, incluso, el Congreso Nacional del PJ. No está claro qué formato tendrá porque para hacer el congreso nacional del partido hay que tener quórum y para eso se necesita el apoyo de los gobernadores”, dijo un referente que conversó del tema con Fernández.

Cerca del Presidente aseguran que aún no comenzaron las tratativas para formalizar la convocatoria. Pero hay muchos dirigentes del partido que están al tanto de la iniciativa en ciernes . “Si previsto, no confirmado”, dijeron cerca de un dirigente de peso en la estructura partidaria.

Mesa formal

El Congreso Nacional del PJ -la alternativa de máxima- es el ámbito que suele reunir a las distintas terminales del oficialismo (gobernadores, intendentes, CGT, el kirchnerismo) y oficializar las instrucciones para actuar en la conformación de frentes electorales, las alianzas y estrategias para los comicios. En la previa de las elecciones presidenciales de 2019 había tenido lugar un encuentro así en el microestadio de Ferro. En aquella cumbre se llamó a la unidad del peronismo -por entonces fragmentado- y se cimentó la conformación del Frente de Todos.

“Es algo estatutario. Supongo que habrá un llamado a la unidad”, dijo uno de los consejeros del PJ, que consideró a la eventual reunión como una mera formalidad que difícilmente dirima candidaturas. Si bien Fernández es el presidente del partido, en los papeles, el presidente del Congreso Nacional es el gobernador de Formosa, Gildo Insfrán.

En caso de no poder convocar a un congreso nacional, Fernández podría promover, en cambio, una reunión del Consejo Nacional del PJ, un ámbito más político e informal para generar consensos internos. Esa mesa es más chica, porque contempla a 75 secretarios y consejeros del partido.

A esta altura, parece remota la posibilidad de que Fernández convoque a la “mesa de conducción política” que alguna vez le reclamó el kirchnerismo para definir la estrategia electoral con Cristina Kirchner y los grandes jefes políticos del espacio. Es decir, una cumbre de pocos, pero con el poder real para tomar las grandes decisiones.

El presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner cuando compartían actos en 2021
El presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner cuando compartían actos en 2021

El jefe de Estado no convoca a su socia porque cree que implicaría una intervención en su gestión y porque sabe que la pretensión de la cúpula K es que renuncie a ir por su reelección. Ahora el kirchnerismo ya perdió interés en generar un ámbito político con el jefe de Estado. Todos los gestos de los seguidores de Cristina hacia el Presidente son de desdén.

Con el comienzo del año, el jefe de Estado inauguró una serie de reuniones políticas en Chapadmalal, con miras a las elecciones. Corrió el rumor de que planeaba un encuentro con gobernadores frente al mar este fin de semana, pero el jefe de Estado permanecerá en Buenos Aires, concentrado en la agenda internacional que se inciará con la llegada de Luiz Inácio Lula da Silva y la cumbre de la CELAC.

Fernández insiste en la idea de que las candidaturas se diriman en una gran PASO en agosto. En muchas terminales del PJ comienzan a apostar por otra variante: que el devenir económico fortalezca a la figura de Sergio Massa para que el tigrense emerja como un candidato de unidad natural de todo el espacio.