Anuncios

Alaa Abdelfatah "está vivo" y ha interrumpido huelga de sed, según su familia

El Cairo, 14 nov (EFE).- El encarcelado activista prodemocracia egipcio-británico Alaa Abdelfatah "está vivo" y ha interrumpido la huelga de sed, que inició al comienzo de la Cumbre del Clima COP27, para protestar contra su encarcelamiento, informó hoy su familia.

"Estoy tan aliviada. Acabamos de recibir una carta de la prisión entregada a mi madre. Alaa está vivo, dice que ha vuelto a beber agua otra vez desde el 12 de noviembre", anunció en Twitter la hermana del activista, Sanaa Seif.

La hermana indicó que la carta está "definitivamente" escrita de su puño y letra y, en ella, Alaa dice que dará más detalles "tan pronto como pueda".

"Al fin una prueba de vida. ¿Por qué nos ocultaron esto durante dos días?", se preguntó Seif, ante la gran preocupación que ha levantado el estado de salud de Alaa, con quien la familia no se ha podido comunicar desde que inició su huelga de sed el pasado 6 de noviembre.

Por su parte, el abogado del activista, Jaled Ali, dijo en su cuenta de Facebook que la carta también añade que su cliente "está bien y bajo supervisión médica".

El letrado añadió que este lunes ha vuelto a acudir a la cárcel de Wadi al Natrun para intentar ver en persona a Alaa, después de que las autoridades penitenciarias le denegaran la visita dos veces en una semana.

La situación de Alaa Abdelfatah está siendo uno de los puntos centrales de la COP27, puesto que el activista empezó una huelga de sed al inicio de la conferencia que se suma a los más de 220 días que llevaba en huelga de hambre para protestar contra su encarcelamiento, calificado de "injusto" por varias ONG.

Este asunto ha levantado una gran preocupación por su vida y ha hecho que los líderes de países como el Reino Unido, Francia y Alemania aborden el tema directamente con el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi.

Desde que Al Sisi asumió el poder en 2013, el activista ha permanecido gran parte del tiempo entre rejas, habiendo cumplido una condena de cinco años por organizar una protesta y siendo condenado de nuevo en 2021 a otro lustro en prisión por "difundir noticias falsas".

(c) Agencia EFE