Anuncios

AIE: Camionetas SUV generan problemas para el medio ambiente

Automóviles emiten gases de escape mientras niños caminan a una escuela de Fráncfort, Alemania, el lunes 27 de febrero de 2023. (AP Foto/Michael Probst)

BERLÍN (AP) — La fabricación de vehículos cada vez más grandes representa un problema creciente para el medio ambiente, ya que éstos emiten más gases de efecto invernadero y necesitan baterías más grandes que los autos más pequeños, de acuerdo con la Agencia Internacional de Energía.

El organismo con sede en París sugirió el lunes que es momento de que la industria automotriz reduzca el tamaño de sus vehículos, ofreciendo datos que mostraban que los 330 millones de vehículos utilitarios deportivos (SUV) del mundo emitieron casi 1.000 millones de toneladas de dióxido de carbono en 2022.

Esa cantidad es mayor a las emisiones anuales de una nación industrializada como Alemania.

“El cambio hacia vehículos convencionales más pesados y menos eficientes en el consumo de combustible aumenta la demanda de petróleo y las emisiones de CO2”, señaló la agencia, agregando que las camionetas SUV consumen aproximadamente 20% más gasolina que un automóvil mediano promedio.

“Entre 2021 y 2022, el uso de petróleo en automóviles convencionales, salvo las camionetas SUV, se mantuvo más o menos igual, pero el consumo de petróleo de las SUV a nivel mundial aumentó en 500.000 barriles por día, lo que representa un tercio del crecimiento total de la demanda de petróleo”, indicó.

Y mientras las ventas de vehículos convencionales disminuyeron ligeramente en 2022 —en alrededor de 1 millón de camionetas SUV y 1 millón de autos más pequeños_, las ventas de vehículos eléctricos casi se duplicaron hasta superar los 10 millones de unidades. Por primera vez, las camionetas SUV eléctricas superaron a las no eléctricas, con 5,5 millones por 5,3 millones.

Las camionetas SUV eléctricas necesitan baterías más grandes que los automóviles más pequeños, señaló la agencia.

"Un creciente mercado de camionetas SUV eléctricas impondría una presión adicional sobre las cadenas de suministro de baterías y aumentaría la demanda de los minerales necesarios para fabricarlas”, añadió.

La AIE instó a funcionarios de gobierno y fabricantes a abordar el problema, y sugirió tres posibles acciones: “Reducir el tamaño del automóvil promedio; aumentar el intercambio de baterías, e invertir en tecnologías innovadoras de baterías”.