Cómo ahorrar dinero en la gasolinera

MH

A $3.27 por galón, el precio promedio nacional de la gasolina regular es tres centavos más barato que hace un año, según la AAA. Los precios en la gasolinera varían según la región, con una tendencia más alta en el oeste y el noreste, y más baja en el medio oeste y el sureste. (El precio máximo fue de $5.02 el 14 de junio de 2022).

El precio que pagarás depende, por supuesto, de la gasolinera donde llenes el tanque. El precio promedio más alto está en Hawái, a $5.01 por galón, y el más bajo está en Texas, a $2.85 por galón.

Pero también puede haber grandes disparidades entre los precios de las gasolineras de una misma ciudad. Por ejemplo, según el mapa de precios de gasolina de GasBuddy, la gasolinera Speedway Express, en 4069 State Street, en Santa Barbara, California, cobra en este momento $4.18 por galón de gasolina regular, mientras que, a solo unas millas de distancia, la gasolinera Chevron, en 1085 Coast Village Road, cobra $4.69 por galón.

Eso significa que elegir dónde comprar la gasolina puede hacer una gran diferencia en lo que gastas en combustible para tu vehículo. Poner 15 galones de gasolina regular en un SUV pequeño costaría $7.65 más en Chevron que en Speedway Express. Esa diferencia puede llegar a ser de $398 al año con un llenado de tanque semanal.

También hay conductores que compran innecesariamente gasolina premium de mayor costo para coches diseñados para combustible regular, según un estudio de la AAA. Según los precios promedio de la gasolina a nivel nacional, la gasolina de grado medio ($3.69) cuesta 42 centavos más por galón que la regular, y la premium ($4.01) cuesta en promedio 74 centavos más que la regular. Para llenar un tanque de 15 galones, la gasolina de grado medio cuesta $6.30 más, y la premium cuesta $11.10 más. (Todos los precios son hasta el 13 de enero de 2023).

Cómo gastar menos en gasolina

“Si te limitas a mirar el precio desde la calle, estás dejando dinero sobre la mesa”, dice Patrick De Haan, analista principal de petróleo de GasBuddy, un sitio web y una aplicación para teléfonos inteligentes que ayudan a los conductores a encontrar las mejores ofertas. Hay cosas que puedes hacer para mantener bajos tus gastos de gasolina. Por ejemplo:

Usa una aplicación o un sitio web de una gasolinera. Las aplicaciones para teléfonos inteligentes, como las de GasBuddy, AAA, y Gas Guru, son especialmente prácticas cuando estás de viaje y lejos de tu computadora. Están disponibles para dispositivos Apple y Android, y muchas son gratuitas. Puedes filtrar los resultados por grado de combustible y ordenarlos por distancia y precio, así como obtener indicaciones por GPS para llegar a la gasolinera que elijas.

GasBuddy y Fuel Finder también te permiten consultar si las gasolineras cuentan con servicios como cajeros automáticos, restaurantes y lavado de autos. GasBuddy tiene reseñas de las gasolineras, que pueden indicarte, por ejemplo, qué baños debes evitar. Y Gas Guru te permite guardar tus gasolineras favoritas, para que recuerdes dónde parar en tu camino de regreso.

Las aplicaciones Google Maps y Waze, que muchas personas usan para recibir alertas de tráfico en tiempo real e indicaciones de cómo llegar a algún lugar, también ofrecen información sobre el precio de la gasolina.

Es probable que encuentres mejores ofertas en las gasolineras que no están situadas en las principales carreteras o autopistas, dice Michael Calkins, director de AAA. Por supuesto, desviarte mucho para pagar menos puede no tener sentido.

Calkins también dice que cuando compares precios, te asegures de comprar solo gasolina Top Tier Detergent, que es mejor para tu coche.

Consulta los precios en los diferentes estados que vayas a visitar. Los precios pueden variar mucho de un estado a otro, a menudo debido a las diferencias en los impuestos estatales a la gasolina. En la Interestatal 90, por ejemplo, De Haan comprobó que los precios de la gasolina eran bastante más baratos en el lado de Ohio de la frontera con Pennsylvania.

Piensa en la mejor manera de pagar. Algunas gasolineras ofrecen un precio más bajo si pagas en efectivo en lugar de con tarjeta de crédito. La diferencia entre el precio en efectivo y a crédito suele oscilar entre 10 y 15 centavos por galón, dice De Haan, aunque añade que puede ser de hasta un dólar.

Otra opción es pagar con una tarjeta de crédito con devolución de efectivo. Aunque el precio de la tarjeta de crédito puede ser más alto que el del pago en efectivo, la recompensa que recibes podría hacer que el uso de la tarjeta de crédito sea una mejor opción.

Vale la pena señalar que una tarjeta de crédito con recompensas podría incluso proporcionar mayores ahorros que una tarjeta de crédito para gasolina de una gran compañía petrolera (como Texaco o Chevron), dice De Haan. Algunas tarjetas ofrecen bonificaciones introductorias en efectivo o puntos por inscribirse, y otras ofrecen descuentos en el surtidor de gasolina. La tarjeta de crédito de recompensas en efectivo personalizadas de Bank of America (Customized Cash Rewards), por ejemplo, ofrece una bonificación de $200 a las personas que gasten $1,000 en compras durante los primeros nueve días de ser propietario de la tarjeta. En cambio, la tarjeta inteligente de ExxonMobile ofrece un descuento de 6 centavos por galón de combustible comprado.

Si piensas pagar con tarjeta de débito, no asumas que te van a aplicar el precio en efectivo. Algunas gasolineras podrían cobrarte la tarifa de la tarjeta de crédito. Verifica los precios indicados en el surtidor. Seleccionar la opción de débito e introducir un PIN al llenar el tanque suele ser un buen indicio de que la transacción se manejará en efectivo, dice Lyle Beckwith, vicepresidente de la Asociación Nacional de Tiendas de Conveniencia, con sede en Alexandria, Virginia.

Maneja despacio. De Haan dice que puede parecer una tontería, pero dado que los precios son tan altos, es una buena idea no pisar el acelerador. En la ciudad, eso significa reducir el ritmo de aceleración, y en la carretera, mantener la velocidad por debajo de 75 mph, por encima de la cual, dice, la resistencia del viento se come el ahorro de combustible. “Reducir la velocidad a 65 mph en la carretera puede aumentar el ahorro de combustible entre un 15% y un 20%, afirma.

Revisa la presión de tus llantas. Asegúrate de que las llantas de tu coche estén infladas correctamente a la presión indicada en la etiqueta pegada en la puerta del conductor para que funcionen de forma más eficiente.

Reduce el número de viajes en coche. Si puedes evitar viajar en coche, ya sea caminando, tomando el transporte público o quedándote en casa, ahorrarás dinero en la gasolinera. Si tienes que ir en coche a algún sitio, intenta agrupar los mandados y las citas para no tener que hacer varios viajes y gastar más combustible.