Aguantamos el encierro pero ¿podríamos soportar el mundo sin arte?

·5  min de lectura
An art installation featuring a video screen, part of the "Balconies, Life, Art, Pandemic, and Proximity" exhibition, is seen in Berlin on April 12, 2020, amid a new coronavirus COVID-19 pandemic. - Over 30 artists are taking part in the two-day exhibition which calls on "the artistic community living in [Berlin's district of] Prenzlauer Berg to activate / exhibit / inhabit / their windows and balconies on Easter Sunday and Monday". Curated by Ovul Durmusoglu and Joanna Warsza, the exhibition boasts "zero budget, no openings, no crowds, just a proposition of a stroll that would connect dots in solidarity and togetherness". (Photo by John MACDOUGALL / AFP) (Photo by JOHN MACDOUGALL/AFP via Getty Images)
Una muestra de la exhibición "Balcones, vida, arte, pandemia y proximidad", en la que participaron 30 artistas en Berlín el 12 de abril de 2020. Curada por Ovul Durmusoglu y Joanna Warsza, la exposición se jactaba de "no tener presupuesto, ni inauguraciones, ni multitudes, sólo la propuesta de un recorrido que conecte puntos hacia la solidaridad y el compañerismo". (Foto JOHN MACDOUGALL/AFP via Getty Images)

Son las seis de la tarde de un día cualquiera de la cuarentena. Mi hija mayor se ríe y mueve la cabeza con la mirada perdida en una pared en la que refleja sus fantasías, mientras tararea una canción que escucha a solas con su móvil destartalado y sus auriculares rosados.

Mi hija pequeña colorea un rato en su escritorio, se levanta para inventar coreografías al ritmo de alguna banda de moda y luego se queda inmóvil frente a la tele, enredada en las historias de las series infantiles.

Mi marido se pone al día con películas galardonadas que no tuvo tiempo de ver o con clásicos del cine que marcaron su juventud y que ahora han sido resucitados por las plataformas de streaming.

Yo leo y escribo en la mesa del comedor. A veces produzco y consumo noticias. Y a ratos escapo de este mundo y me zambullo en el de la prosa y la poesía.

La música, el cine, la literatura, la pintura, el baile nos transporta mucho más allá de esta esquina desolada del norte de Madrid donde nos agarró la pandemia. Marzo y abril han sido llevaderos gracias al arte.

El antídoto del siglo XX

La reflexión sobre la importancia del arte en la vida del hombre no es nada nueva. Nunca fue más cierta la manoseada frase del dramaturgo irlandés George Bernard Shaw: "Sin arte, la crudeza de la realidad sería insoportable”.

Shaw nació en Dublín en 1856, en un país devastado por una hambruna que mató a un millón de personas y obligó a otro millón a migrar para sobrevivir desde un país paupérrimo de ocho millones de habitantes. El autor emigro como otros tantos irlandeses y desarrolló su prolífica carrera en un planeta convulso que atravesó dos guerra mundiales.

La experimentación, el rompimiento con las reglas para expresar la dureza y la complejidad de un mundo cada vez más atemorizante fue una constante en todas las expresiones de las bellas artes de la primera mitad del siglo XX. Pablo Picasso, Jackson Pollock, Salvador Dali, Ernest Hemingway, Scott Fitzgerald, Federico García Lorca, Franz Kafka fueron algunos de los exponentes artísticos de esa época.

La nueva resistencia

La conmoción causada por el virus que paralizó al mundo y ha matado a 115 mil personas en tres meses ha sido tolerable gracias el alivio emocional que proporciona el arte.

Aunque aún es pronto para pronosticar los rumbos que tomará el arte cuando la ciencia venza al Covid-19, los artistas han reaccionado de forma inmediata para acompañar al público y defender sus modos de vida.

Las cuarentenas y las medidas de distanciamiento social, indispensables para frenar la propagación del virus, descarta la realización de conciertos, funciones teatrales, festivales, estrenos de cine.

Eso no impidió que los tenores cantaran a sus vecinos. Esa solidaridad fue seguida por los conciertos en línea de cantantes populares. Los museos, las bibliotecas, las orquestas liberaron las restricciones para acceder a sus contenidos virtuales.

El domingo de Pascua, Andrea Bocelli ofreció un concierto de música religiosa frente a la plaza vacía de la Catedral de Milán para enviar un mensaje de esperanza a los italianos tan vapuleados por el virus que se cebó en sus ancianos.

La Orquesta Sinfónica de Miami ofreció un concierto por las redes sociales en el que los músicos siguieron desde sus casas la batuta del director Eduardo Marturet .

Los artistas también se ha movilizado para pedir las autoridades a mantener los recursos que ya habían sido asignados para el arte.

Otros han dedicado parte de su creatividad a fortalecer su presencia online para vender sus obras.

A la artista venezolana radicada en España Blanca Haddad la agarró la cuarentena visitando a su familia en Caracas, donde reafirmó que no le tiene miedo a la muerte. Para seguir viviendo y como muestra de que esto pasará, la pintora y poeta está ofreciendo camisas estampadas con sus diseños que entregará cuando acabe la pandemia.

Algunos han creado ingeniosas cadenas de solidaridad como la iniciativa de Matthew Burrows, llamada Artist Support Pledge, en la que cada artista ofrece sus obras a la venta por menos de 200 libras esterlinas, y cuando haya recaudado 1.000 libras, compra una obra de otro artista y promociona su trabajo por las redes sociales. El 10 por ciento de los ingresos serán donados a los bancos de alimentos de sus localidades.

Además se sumarse a la campaña de Burrows, la artista plástica Renata Fernández está creando una serie de videos para ser contemplados durante la cuarentena y ayudar a las personas a reducir sus niveles de ansiedad en estos días de incertidumbre.

Los artistas han compartido la riqueza de su mundo interior, sin condiciones, mientras la humanidad se adapta a una nueva manera de vivir en el afuera.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.