Anuncios

Agreden a activistas en Bosnia tras cancelación de acto LGBT

SARAJEVO, Bosnia-Herzegovina (AP) — Activistas de derechos en la zona de Bosnia gestionada por Serbia fueron agredidos el sábado por la noche, horas después de que la policía prohibiera un acto LGBT previsto para el fin de semana alegando motivos de seguridad.

El ataque ocurrió cuando los activistas salían de una reunión en las oficinas de la rama bosnia de la organización anticorrupción global Transparencia Internacional en Banja Luka. La reunión se organizó después de que la policía local vetara un acto que esperaban organizar el domingo en la ciudad noroccidental para defender los derechos LGBT.

Los activistas dijeron que unas pocas docenas de hombres les persiguieron por la calle entre insultos y puñetazos. Varios activistas resultaron heridos antes de que llegara la policía, incluido uno que necesitó atención médica.

La policía de Banja Luka dijo que los agentes habían escoltado a los activistas a la comisaría para tomarles declaración y que seguían buscando a los responsables.

El acto cancelado, que estaba organizado y apoyado por varios grupos de derechos de toda Bosnia, iba a incluir la proyección de una película y un debate. Su anuncio provocó una reacción homófoba durante la última semana, también del presidente serbobosnio, Milorad Dodik, que tachó a la comunidad LGBT de “acosadores” y dijo que esperaba que “los organismos oficiales les impidan reunirse tanto en espacios cerrados como al aire libre”.

También el alcalde de Banja Luka, Drasko Stanivukovic, condenó el evento y dijo que la comunidad LGBT debería limitarse a la capital multiétnica bosnia, Sarajevo, porque los serbobosnios aprecian “las familias tradicionales, patriarcales, y somos claros sobre nuestra fe y nuestra identidad”.

Bosnia sigue siendo muy conservadora y marcada por divisiones derivadas de la guerra étnica entre 1992 y 1995 entre serbobosnios, croatas y bosnios durante el colapso de Yugoslavia. La homofobia sigue muy arraigada pese a los progresos de los últimos años para reducir la discriminación.

Desde 2019 se organiza un desfile anual del orgullo en Sarajevo sin altercados destacables, aunque con una gran presencia de las fuerzas de seguridad.

La violencia en Banja Luka fue condenada por funcionarios de la Unión Europea, varias embajadas occidentales y organizaciones internacionales.

“Las palabras tienen consecuencias”, tuiteó la misión de la UE en Bosnia, que señaló que los ataques verbales habituales de periodistas y políticos serbobosnios contra activistas de la sociedad civil crean “un clima en el que pueden llegar los ataques físicos”.

El embajador británico de Bosnia, Julian Reilly, coincidió y señaló en un tuit que el “chocante ataque a activistas civiles (...) muestra el impacto real del discurso de odio”.

La embajada de Estados Unidos en Sarajevo tuiteó que las autoridades serbobosnias “deben identificar y procesar a aquellos que cometieron este acto atroz".