Liz Truss a un paso de convertirse en la primera ministra más breve de Reino Unido

El 6 de septiembre de 2022, Liz Truss era elegida primera ministra del Reino Unido en sustitución de Boris Johnson. Desde entonces, han pasado poco más de 40 días y la política conservadora probablemente está viviendo sus últimas horas, días o semanas en el cargo. Un ejemplo más de lo rápido que viaja la política en Reino Unido en los últimos años, capaz de quemar a una primera ministra en poco más de un mes.

Un periodo de tiempo que, desde luego, no se ha caracterizado por las buenas decisiones tomadas por la exministra de Exteriores. Truss prometió una bajada de impuestos que hundió la libra esterlina y dejó en una situación límite a la economía del país, muy golpeada por la crisis energética y sufriendo en sus carnes las consecuencias del Brexit.

Liz Truss lucha por no ser la primera ministra más breve del Reino Unido. (Photo by Sean Smith - Pool/Getty Images)
Liz Truss lucha por no ser la primera ministra más breve del Reino Unido. (Foto: Sean Smith - Pool/Getty Images)

Pese a que ha dado marcha atrás y ha nombrado como nuevo ministro de Economía a Jeremy Hunt, en un intento de unir al partido y salvar el puesto, lo cierto es que su liderazgo está discutido, tanto dentro de la formación como fuera. De hecho, las encuestas sobre su figura son demoledoras.

Solo uno de cada cinco votantes conservadores (20%) tiene una opinión favorable sobre Truss, mientras que un 71% está en contra de ella, lo que significa una puntuación neta de -51, según una encuesta de YouGov. Además, solo un 11% considera que lo está haciendo bien, frente a un 71% que opina lo contrario.

Son unos números terribles que reflejan a la perfección la debilidad de la política de Oxford como primera ministra. Y es que ni siquiera Boris Johnson llegó a alcanzar unos registros tan bajos en el momento de su dimisión. Por si fuera poco, las encuestas electorales son demoledoras. Los conservadores apenas sacarían 48 asientos, mientras que los laboristas lograrían una aplastante mayoría de 507.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Se da además la curiosa circunstancia de que serían los independentistas escoceses el principal partido de la oposición, por lo que el referéndum volvería al primer plano del debate. Una situación que hace que el Gobierno de Liz Truss sea ahora mismo insostenible y que sea cuestión de tiempo su renuncia.

¿La más breve?

Y en este escenario, la conservadora está luchando ahora mismo por no ser la persona que menos tiempo ha estado en el cargo en toda la historia de Reino Unido. Y lo tiene difícil. Desde mediados del siglo XVIII ha habido más de una docena de primeros ministros británicos que han estado menos de un año en el puesto, pero lo que está viviendo Liz Truss no tiene precedente.

Está, por ejemplo, el caso de Arthur Wellesley, duque de Wellington, que fue primer ministro en funciones durante tres semanas (entre noviembre y diciembre de 1834), al encontrarse de viaje el titular. Pero fue una sustitución y además él ya había sido primer ministro anteriormente (1828-1830), por lo que no es comparable a lo de Truss.

Protesta contra Liz Truss en Londres. (Photo by Vuk Valcic/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)
Protesta contra Liz Truss en Londres. (Photo by Vuk Valcic/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)

Por tanto, habría que fijarse en otros que estuvieron brevemente, como es el caso de George Canning (casi cuatro meses en 1827), William Lamb (cuatro meses en 1834, aunque luego estuvo seis años entre 1835 y 1841) o Robert Peel (cuatro meses en 1834, aunque luego estuvo cinco años entre 1841 y 1846). Es decir, Liz Truss debería aguantar casi tres meses más en el cargo para no ser la primera ministra más breve de la historia.

Y si miramos a los últimos 100 años, la situación ya es toda una misión imposible. En un país que se ha caracterizado por la estabilidad de sus Gobiernos, al menos antes del Brexit, Alexander Douglas-Home estuvo apenas un año (octubre de 1963-octubre de 1964), tras la dimisión como primer ministro de Harold Mcmillan, por lo que la exministra de Exteriores debería resistir hasta septiembre de 2023.

Escenarios, todos ellos improbables, que hacen pensar que Liz Truss va a entrar de lleno en la historia del Reino Unido, aunque seguramente no de la manera en la que lo imaginó.

EN VÍDEO I Surrealismo puro en el Reino Unido: ciudadanos llenando bolsas de gasolina en medio del caos

Más historias que te pueden interesar: