Anuncios

Afganistán azota a 19 personas en una provincia nororiental

KABUL (AP) — Diecinueve personas en el nordeste de Afganistán fueron azotadas por adulterio, robo y huir de su casa, según dijo el domingo un funcionario de la Corte Suprema. El anuncio subrayaba las intenciones del Talibán de atenerse a su estricta interpretación de la ley islámica o sharía.

Parecía ser la primera confirmación oficial sobre el empleo de fustigamientos en Afganistán desde que los talibanes tomaron el poder en agosto de 2021.

Durante su primer periodo en el gobierno a finales de la década de 1990, el grupo realizó ejecuciones públicas, fustigamientos y lapidaciones de personas condenas en cortes talibanas.

Tras tomar el país el año pasado, el Talibán prometió en un principio ser más moderado y permitir derechos para mujeres y minorías. En lugar de eso, han restringido derechos y libertades, lo que incluyó prohibir la educación de las niñas más allá de sexto grado.

Un portavoz talibán dijo el jueves que estaban comprometidos con implementar todas las leyes de la sharía.

Diez hombres y nueve mujeres fueron azotados 39 veces cada uno el 11 de noviembre en la ciudad de Taloqan, en la provincia nororiental de Takhar, indicó Abdul Rahim Rashid, vocero de la Corte Suprema. El castigo se ejecutó ante ancianos, académicos y residentes en la principal mezquita de la ciudad, tras las oraciones del viernes.

Rashid no ofreció detalles personales sobre las 19 personas, como su origen o qué había sido de ellos tras el castigo. Los casos fueron revisados por dos tribunales antes de su condena, indicó, lo que confirmaba información en un comunicado de la Corte Suprema.

Naciones Unidas ha expresado una creciente preocupación por las restricciones a la educación de las niñas, así como otras medidas que limitan libertades fundamentales, y advertido que agravarán la crisis económica afgana y producirán más inseguridad, pobreza y aislamiento.

Los antiguos insurgentes han tenido problemas en su transición de la lucha armada a la gestión del país, en medio de una crisis económica y sin reconocimiento oficial de la comunidad internacional.