Anuncios

La aerolínea alemana Lufthansa cancela cientos de vuelos por huelgas en 5 aeropuertos

Un avión de Lufthansa se ve en el aeropuerto de Hamburgo el miércoles 7 de febrero de 2024. El personal de tierra de Lufthansa dejó de trabajar en cinco grandes aeropuertos alemanes el miércoles e hizo que la compañía cancelara cientos de vuelos. (Rabea Gruber/dpa via AP)

BERLÍN (AP) — El personal de tierra de Lufthansa en cinco grandes aeropuertos alemanes dejó de trabajar el miércoles e hizo que la compañía cancelara cientos de vuelos.

El sindicato Ver.di llamó a la huelga al personal de tierra en Fráncfort y Múnich, los dos principales núcleos de conexiones de la aerolínea, así como en Berlín, Düsseldorf y Hamburgo, para un paro de 27 horas a partir de las 4 de la madrugada del miércoles.

Lufthansa dijo antes de la huelga que esperaba poder operar en torno al 10 y el 20% de los vuelos programados. Señaló que los pasajes podrían volver a reservarse sin coste y que los pasajes para vuelos internos en Alemania podrían cambiarse por cupones para trenes.

En Fráncfort, la compañía canceló entre el 80 y el 90% de las 600 salidas y llegadas previstas por la propia Lufthansa y su filial Air Dolomiti antes de la huelga, según la agencia alemana de noticias dpa. También se cancelaron más de 400 salidas y llegadas al aeropuerto de Múnich.

Todas las salidas desde Berlín y Hamburgo se cancelaron, al igual que la mayoría de vuelos internos desde Düsseldorf. Lufthansa estimó que en total, más de 100.000 personas tendrían que cambiar sus planes de viaje.

La división Eurowings de Lufthansa no se veía afectada.

El sindicato reclama un incremento salarial del 12,5%, o al menos 500 euros (539 dólares) más al mes en negociaciones para casi 25.000 empleados en facturación, manejo de equipaje, mantenimiento y transporte de mercancías. Las huelgas “de advertencia” de un día o varias horas son una táctica habitual en las negociaciones laborales alemanas.

Las negociaciones de contratos han derivado en paros recientes en los sectores de transporte local, ferroviario y aéreo, lo que ha supuesto varias semanas de frustración para pasajeros de corta y larga distancia en Alemania.