Advierten de riesgos de abortos ilegales si la Corte anula Roe v Wade

·11  min de lectura
Los manifestantes sostienen carteles durante una protesta afuera de la Corte Suprema de los EE.UU. por los documentos filtrados que sugieren el derrocamiento de Roe vs Wade (Reuters)

Un documento filtrado desde dentro de los muros de la Corte Suprema de los EE.UU. reveló una posible falla que amenaza con derribar los cimientos sobre los que se basa el derecho al aborto en el país desde hace casi 50 años: un revés a Roe v Wade.

El borrador de dictamen filtrado, según reportó Politico, incluye una cita del juez Samuel Alito, en la que califica el fallo seminal de la Corte Suprema como “extremadamente incorrecto desde el principio”. Politico reportó que, al mismo tiempo que él, otros cuatro jueces designados por republicanos votaron en el caso Dobbs v Jackson Women’s Health Organisation para deefender una ley de Mississippi que castiga la interrupción del embarazo después de las 15 semanas.

Aunque la decisión aún no se ha emitido oficialmente, lo que significa que el aborto todavía está protegido a nivel federal, muchos han comenzado a especular sobre el tipo de riesgos que tendría una persona que busque un aborto en el mundo posterior a Roe. Algunos han retrocedido en las páginas de los libros de historia para echar un vistazo a lo que el futuro puede deparar.

Gillian Frank, historiador de la religión y la sexualidad, coanfitrión del podcast Sexing History, advierte que no es prudente asumir que hay una relación uno a uno entre las realidades antes y después de Roe de encontrar un aborto seguro y accesible en los EE.UU.

“El aborto aún no es ilegal, y no será ilegal en todas las jurisdicciones”, explicó, al tiempo que reconoció que el tipo de viaje que tendrían que hacer aquellas personas que buscan abortar fuera de estados específicos que buscan restringir o eliminar los abortos, definitivamente “no es una solución perfecta”.

El historiador, que publicará pronto un libro sobre miembros del clero que ayudaron a mujeres que buscaban abortar, dice que mirar al pasado puede ayudar a saber el tipo de riesgos que las personas que quieren abortar podrían enfrentar hoy, especialmente al comenzar a enfocarse en la demografía de aquellos que han sufrido más por las políticas restrictivas del aborto, incluso aunque esas leyes parecían “atravesar clases y razas”.

“Las personas fueron perjudicadas, ya fueran ricas o pobres, pero las leyes prejudicaron desproporcionadamente a las mujeres afroamericanas y puertorriqueñas, quienes murieron desproporcionadamente por abortos fallidos, en comparación con las mujeres blancas”.

Si los abortos se restringen, como está a punto de ocurrir en los 28 estados y territorios que han indicado que tomarían medidas para prohibir el aborto por completo si se anula Roe , los grupos que probablemente sufrirán desproporcionadamente son una vez más las comunidades marginadas, escribió la organización NARAL Pro-Choice America en una respuesta por correo electrónico a The Independent.

“Esta es la señal más ominosa y alarmante hasta ahora de que el tribunal supremo de nuestra nación está a punto de anular Roe v Wade, poniendo fin al derecho constitucional al aborto tal como lo conocemos y arrebatando nuestra libertad”, se lee en el comunicado. “Estas prohibiciones y ataques al acceso al aborto afectan más a las personas más marginadas, incluidas las personas de color, las personas LGBTQ, las personas de bajos ingresos y las comunidades rurales”.

El profesor invitado de la Universidad de Texas Austin señaló con confianza que si hay algo que el pasado puede confirmarnos, es un punto que seguramente incomodaría a los activistas y legisladores provida de los EE. UU. que luchan por revertir Roe: los abortos, ya sean ilegales o legales, van a suceder de una forma u otra.

“Las mujeres estadounidenses siempre han buscado abortar”, señaló el historiador. “Lo que solo ha cambiado es el contexto, la seguridad, la asequibilidad y la disponibilidad, pero la búsqueda del aborto en sí misma ha sido un hecho continuo de la vida reproductiva estadounidense desde su fundación”.

Históricamente, las mujeres que tenían los medios económicos, ya sea a través de sus propios recursos o de sus familias, explicó, viajaban a países extranjeros, como Japón o Suiza, o incluso pueblos a lo largo de la frontera con México, para hacer una especie de turismo médico.

“Cada vez que estabas en lo que se llamaba un mercado gris o un mercado negro donde no había regulación ni legalización, lo que tenías era una alta demanda”, apuntó, y destacó que este tipo de mercado estaba listo para la explotación, y esto también podría ser el caso en el futuro.

Apenas el otoño pasado, esa tendencia estaba comenzando a desarrollarse en los estados del sur vecinos de Texas, un estado que prohibió los abortos a partir de las seis semanas de embarazo en septiembre.

Un artículo de Vice informó sobre cómo una clínica de la ciudad de Oklahoma se vio tan abrumada por las personas que llegaban de Texas buscando el procedimiento, que se vio obligada a comenzar a enviar a sus propios pacientes a una clínica hermana en Wichita, Kansas. La misma clínica dijo que antes de la prohibición del 1 de septiembre que Texas promulgó, los pacientes que venían de fuera del estado sureño representaban alrededor del 1 por ciento de las personas que atendía la clínica. Para noviembre, estaba más cerca del 20 por ciento.

“No escuchamos de ellos cuando dicen: ‘Resulta que no pude recibir atención y ahora me veo obligada a tener un embarazo en contra de mi voluntad’”, dijo Emily Wales, presidenta interina de Planned Parenthood Great Plains a Vice. “Pero vamos a ver, creo, mayores niveles de desesperación y personas que se sienten obligadas a tomar decisiones que nunca deberían tener que tomar”.

Los consumidores médicos desesperados, como los llamó el doctor Frank, cuando las mujeres quedaban “embarazadas sin querer y no tenían los medios para encontrar recursos médicos”, a menudo se veían obligadas a “tomar [su] vida en sus propias manos” y buscar tratamiento en otro lugar, a menudo arriesgando su propia seguridad.

“Los médicos sabían muy bien que las personas a las que negaban [el aborto], que entraban por las puertas principales de los hospitales, a menudo entraban por la sala de emergencias”, señaló.

Nick Jones, un hombre de Florida de 65 años, recuerda una inquietante historia familiar que le contó su madre y que refleja el mismo tipo de desesperación que finalmente terminó en devastación.

Cuando su madre, nacida en 1926, tenía 15 años, una de sus mejores amigas, Jesse, también de 15, quedó embarazada.

“Estaban en Malvern, Arkansas, en la década de 1940, así que todo eran caminos de tierra y no había muchas opciones”, relató en una entrevista telefónica. Las chicas buscaron a una mujer local para que le realizara un aborto clandestino a la adolescente, pero los efectos secundarios del procedimiento inmediatamente no fueron los que deberían ser.

“Mi mamá describió cómo comenzó a tener hemorragias durante todo el camino de regreso a la ciudad”, narra, recordando cómo la dolorosa experiencia siguió perturbando a su madre hasta bien entrada la edad adulta. Jesse, dijo, fue llevada al hospital, por la entrada de emergencia, pero nunca salió. Murió dos días después de ser admitida por lo que Jones sospecha que fue contaminación de la sangre.

Lo que el pasado puede decirnos, señala el doctor Frank, es algo que es cierto en el presente y en el futuro. Es decir, restringir el aborto “no impide que las personas deseen, busquen y se realicen abortos”.

“Lo que afecta es el costo y la calidad de los abortos, el tipo de atención médica que puedes recibir”.

La Organización Mundial de la Salud estima que en todo el mundo, 23.000 mujeres mueren cada año a causa de abortos inseguros, y miles más experimentan complicaciones de salud a causa de los procedimientos no regulados.

Un estudio reciente estimó que prohibir los abortos en los EE.UU. en realidad podría aumentar la cantidad de muertes relacionadas con el embarazo en el país en un 21 por ciento, con un aumento del 31 por ciento entre las mujeres negras.

Ese estudio respaldaría los hallazgos recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. En 2020, la agencia federal publicó estadísticas actualizadas de la tasa de mortalidad materna en el país, una tasa que se define como personas que fallecieron durante el embarazo o dentro de los 42 días posteriores al final de su embarazo.

Antes de la pandemia, la tasa de mortalidad materna del país era incómodamente alta, de 20,1 muertes por cada 100.000. Sin embargo, los datos más recientes posteriores a la pandemia muestran que la tasa de mortalidad materna aumentó a 24 muertes maternas por cada 100.000, más del triple de la tasa de otros 10 países de ingresos altos de la OCDE, incluidos Canadá, el Reino Unido, Australia y Suecia.

Cuando estos datos se unen a la demografía, revelan cómo la raza y la clase también parecen infiltrarse en la atención médica materna de las mujeres en los EE.UU. Las mujeres negras murieron a una tasa casi tres veces mayor que las mujeres blancas, lo que representó un aumento con respecto a 2019, cuando fue 2,5 veces mayor.

“Cuando observamos el aborto antes de Roe, lo que vemos es una gran discrepancia en el servicio y la seguridad”, mencionó el doctor Frank. “Lo que no vemos es que la ley actúe como una barrera efectiva para la búsqueda del aborto. Simplemente lo estigmatizó”.

Los investigadores y activistas que trabajan para proteger la histórica legislación de 1973 también argumentan que negarle a una mujer un aborto no solo tiene repercusiones inmediatas en su salud, especialmente si intenta buscar un procedimiento clandestino, sino también en un futuro lejano.

El Estudio Turnaway, realizado por la Universidad de California en San Francisco, es un estudio longitudinal que examina los efectos de los embarazos no deseados en la vida de las mujeres. En sus hallazgos, destaca cómo la negación del procedimiento puede aumentar las dificultades económicas de una mujer, ya que las mujeres estudiadas experimentan un aumento en la pobreza del hogar que dura al menos cuatro años en relación con aquellas que se sometieron a un aborto.

Más condenatorias, sin embargo, fueron las repercusiones a largo plazo en la salud de las mujeres a las que la escuela siguió en el estudio.

“Las mujeres a las que se les negó un aborto y dieron a luz reportaron más complicaciones potencialmente mortales como eclampsia y hemorragia posparto en comparación con aquellas a las que se les hizo un aborto deseado”, escribieron los autores de la escuela en su hoja informativa, mientras que el mismo grupo al que se le negaron abortos también informó haber experimentado más dolores de cabeza crónicos, dolor articular e hipertensión gestacional.

“Los mayores riesgos del parto quedaron trágicamente demostrados por dos mujeres a las que se les negó un aborto y murieron después del parto. Ninguna mujer murió por un aborto”, concluye el estudio a partir de sus hallazgos.

Si bien los riesgos de tener un hijo a término son más altos que tener un aborto autorizado médicamente, los médicos y los profesionales de la salud pública temen que perder el acceso a este último podría conducir a un repunte del tipo de procedimientos que eran comunes en la década de 1930, como el tipo que Jones describió que su madre fue testigo en Arkansas.

Ana Langer, profesora de la práctica de la salud pública en la Universidad de Harvard, dijo durante una entrevista con la institución poco antes del Año Nuevo que estaba muy preocupada por la posibilidad de que Roe v Wade se revirtiera, particularmente en lo que concierne a la salud de las mujeres.

“Restringir el acceso de las mujeres a los servicios de aborto seguro y legal tiene importantes impactos negativos en la salud”, observó la doctora Langer. “Hemos visto que estas leyes no resultan en menos abortos … obligan a las mujeres a arriesgar sus vidas y su salud al buscar servicios de aborto inseguros”.

La doctora Langer, aunque habló con Harvard meses antes de que saliera a la luz el documento filtrado, reiteró su preocupación por la salud de las mujeres en un hipotético futuro en el que Roe fuera anulado: “Si persiste la tendencia actual en la política estadounidense, los abortos clandestinos serán el último recurso para mujeres sin acceso a servicios seguros y legales”, advirtió.

“Y las horribles consecuencias de tales abortos se convertirán en una de las principales causas de muerte y graves consecuencias para la salud de algunas de las mujeres más vulnerables de este país”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.