Anuncios

La administración Pritzker buscó propuestas de campamentos de inmigrantes antes de que el alcalde Brandon Johnson asumiera el cargo, según los registros

El reciente anuncio del gobernador J.B. Pritzker de que el estado destinará 65 millones de dólares a ayudar a Chicago a establecer un campamento de tiendas de campaña para inmigrantes antes de que llegue el invierno se produjo menos de dos meses después de que el segundo mandato del demócrata intentara distanciarse del concepto cuando fue presentado por el alcalde Brandon Johnson.

Pritzker dijo en septiembre que había expresado “preocupaciones” al Ayuntamiento sobre el alojamiento de solicitantes de asilo en campamentos base preparados para el invierno como alternativa a las comisarías de policía y los aeropuertos de la ciudad, donde miles de inmigrantes han estado durmiendo mientras esperaban ser ubicados en el sobrecargado sistema de refugios de la ciudad.

“Si tenemos instalaciones existentes, deberíamos utilizar todas aquellas que estén dispuestas a hacerlo”, dijo Pritzker, enfatizando su preferencia por refugios de ladrillo y cemento y agregando que las tiendas de campaña no eran “la única opción”.

Pero los documentos estatales indican que el concepto de alojar a los inmigrantes en tiendas de campaña no tomó forma en el Ayuntamiento sino dentro de la propia administración de Pritzker.

Meses antes del aumento de llegadas de inmigrantes de este otoño y del anuncio del plan de ciudad de tiendas de campaña de Johnson en septiembre, la Agencia para el Manejo de Emergencias de Illinois buscó a mediados de mayo propuestas de empresas para ayudar en la crisis de inmigrantes proporcionando refugio, señalando que estaba buscando tantos espacios interiores como “opciones de alojamiento al aire libre (lado blando)”, según muestran los documentos de licitación.

El propósito del contrato estatal, que finalmente se firmó en julio con el controvertido contratista GardaWorld Federal Services, era “satisfacer las necesidades de vivienda temporal... y permitir que las unidades gubernamentales estatales y locales de Illinois compren una solución de vivienda temporal”, según para presentar documentos de licitación.

La imagen más completa de cómo surgió el plan de tiendas de campaña surge a medida que se acerca el clima frío y la continua llegada de inmigrantes, en gran parte de la Venezuela tropical, agota los recursos del estado y de la ciudad y pone a prueba la determinación de los líderes de estar a la altura de su retórica de bienvenida. También subraya que la administración Pritzker ha desempeñado un papel clave en los esfuerzos por abordar la crisis migratoria, aun cuando en ocasiones ha tratado de minimizar su participación en el plan de refugios de la ciudad.

Pero a medida que el estado interviene con el dinero para un campamento de tiendas de campaña, junto con $95 millones más para un centro de admisión centralizado y otros servicios para ayudar a los inmigrantes en la transición a viviendas y empleos más permanentes, nuevas políticas municipales y estatales están limitando las estancias en refugios y eliminando gradualmente la asistencia de alquiler para solicitantes de asilo.

El contrato del estado con GardaWorld, que la administración Johnson utilizó para firmar rápidamente su propio acuerdo de campamento base por valor de 29.4 millones de dólares en septiembre, incluye especificaciones para “un campamento base llave en mano con estructuras de tela ClearSpan con tejido antidesgarro, ventilación natural, cubierta para brazos y múltiple opciones de base para permitir flexibilidad en la ubicación del edificio”.

Hasta que anunció la semana pasada que el estado pagaría para establecer uno de los campamentos en la ciudad, la administración de Pritzker ha impulsado la idea de que la ciudad ha estado impulsando el esfuerzo de refugios. El gobernador, por ejemplo, dijo en septiembre que el estado aún no había utilizado el contrato pero que “ciertamente estaba disponible para ciudades y condados y otros a nivel local”.

Pero en respuesta a las preguntas del Tribune, la oficina del gobernador reconoció la semana pasada que la inclusión de estructuras similares a tiendas de campaña en la licitación de mayo fue “un esfuerzo de colaboración” entre IEMA y el Departamento de Servicios Humanos de Illinois “mientras se preparaban para cualquier posible resultado.”

La posibilidad de alojar a los inmigrantes en tiendas de campaña en lugar de edificios “siempre había estado sobre la mesa” en las conversaciones con el Ayuntamiento (tanto bajo Johnson como durante la administración anterior de la alcaldesa Lori Lightfoot) “dadas las pocas opciones prácticas para albergar a cantidades masivas de personas en una emergencia y las limitaciones de espacio en los sitios interiores”, dijo la portavoz de Pritzker, Jordan Abudayyeh, en un correo electrónico.

“La preocupación del gobernador por los refugios blandos en el momento en que se anunciaron se debió a que solo faltaban unos meses para el clima frío y la preferencia siempre ha sido albergar a las personas en refugios tradicionales”, dijo Abudayyeh. “Pero a medida que nos acercamos cada vez más al invierno, la gente sigue durmiendo fuera de las comisarías de policía en tiendas de campaña normales, sin recursos, por lo que los refugios blandos ofrecen mejores alojamientos y, lo que es más importante, permiten a los solicitantes de asilo acceder a los trabajadores sociales y un camino hacia la independencia”.

Si bien son un paso adelante con respecto a las tiendas de campaña que algunos solicitantes de asilo han estado usando, sigue siendo una pregunta abierta hasta qué punto las estructuras que proporcionaría GardaWorld pueden resistir el clima invernal, a menudo brutal, de Chicago.

Aunque están equipadas con calefacción y aire acondicionado, las estructuras sólo están equipadas para proporcionar calor de hasta 70 grados F. con una temperatura exterior de 40 grados F., según los documentos del contrato. La temperatura máxima promedio en diciembre en Chicago es de poco menos de 37 grados y desciende por debajo de los 32 grados en enero, según el Servicio Meteorológico Nacional.

La administración Johnson no proporcionó detalles sobre la línea de tiempo de participación del estado en el plan de tiendas de campaña.

La ciudad ha estado trabajando con el estado en sus planes de campamento base, “utilizando el contrato existente del estado con GardaWorld para garantizar que los recién llegados salgan de las estaciones de policía y del aeropuerto y se instalen en viviendas colectivas provisionales seguras con comidas constantes, servicios de atención médica y servicios integrales“, dijo el portavoz de Johnson, Ronnie Reese, en un comunicado.

“Nuestra principal motivación ha sido brindar refugio, sabiendo que esta empresa había sido examinada por el estado a través de su proceso (de solicitud de propuestas) y que había una necesidad crítica de encontrar alojamiento temporal adecuado”, dijo Reese.

La licitación estatal para asistencia en materia de alojamiento salió el 12 de mayo, tres días antes de que Johnson asumiera el cargo.

Los funcionarios de IEMA y del Departamento de Servicios Humanos “no tienen conocimiento ni recuerdo de que nadie en la administración haya sugerido el concepto” al equipo de Johnson antes de que el alcalde presentara la propuesta de la tienda de campaña a principios de septiembre, dijo Abudayyeh.

Los documentos indican, sin embargo, que los funcionarios estatales proporcionaron a la administración de Johnson detalles sobre la propuesta de tienda de campaña de GardaWorld en agosto.

GardaWorld venció a otros tres candidatos por el contrato a través de un proceso competitivo en el que recibió la clasificación más alta, según muestran los registros.

En ese momento, la compañía con sede en Virginia había estado trabajando con funcionarios estatales durante meses bajo un contrato separado para un plan aún no realizado para convertir una antigua tienda CVS en el vecindario Little Village en un refugio interior para inmigrantes.

El estado y GardaWorld firmaron el contrato relacionado con la tienda de campaña el 26 de julio, dos días después de que la vicealcaldesa de inmigración de la ciudad, Beatriz Ponce de León, enviara por correo electrónico a los funcionarios estatales un enlace a un artículo del Denver Post sobre funcionarios de la capital de Colorado que abandonaron sus planes para un acuerdo de $40 millones con la empresa para brindar servicios a inmigrantes en medio de una reacción violenta de defensores y organizaciones sin fines de lucro.

“Nos gustaría discutir aquí las posibles implicaciones”, escribió Ponce de León.

A principios de este otoño, el Departamento de Servicios Humanos del estado dijo que las preocupaciones de la ciudad se abordaron “colaborando con GardaWorld en sus políticas y procedimientos operativos para garantizar una perspectiva de servicios humanos”.

El contrato que la empresa firmó en julio dice que la capacitación para los trabajadores de los refugios incluirá información sobre “competencia cultural y diversidad”.

A principios de agosto, poco más de una semana después de que se firmara el contrato y un mes antes de que Johnson hiciera públicos sus planes de albergar a los solicitantes de asilo en los llamados campos base, un funcionario estatal de Servicios Humanos se puso en contacto con la administración del alcalde para proporcionar detalles sobre la propuesta de la tienda de campaña de GardaWorld.

“Si desea conectarse a GardaWorld o que recopilemos algunos datos específicos, háganoslo saber”, escribió Kirstin Chernawsky, quien supervisa la respuesta a los inmigrantes de la agencia estatal, a la subdirectora de gabinete de Johnson, Cristina Pacione-Zayas, en un correo electrónico del 7 de agosto con el asunto “Referente a tiendas de campaña”.

Según un desglose proporcionado por Chernawsky, los costos ascenderían a 7.8 millones de dólares por mes para albergar hasta 1,400 inmigrantes en un sitio sin acceso a los servicios públicos existentes.

“Tenga en cuenta también que esto es solo para refugio/alojamiento básico para hombres solteros; se agregarían costos adicionales para otros servicios (por ejemplo, médicos, administración de casos, etc.) y/o para obtener suministros como productos menstruales, cunas/comida para bebés, etc.”, escribió Chernawsky en el correo electrónico, al que adjuntó el contrato completo.

“¡Gracias! Esto es muy útil”, respondió Pacione-Zayas, exsenadora estatal demócrata.

Una portavoz del Departamento de Servicios Humanos no respondió preguntas específicas sobre el contexto del intercambio, y se limitó a decir que los funcionarios estatales y municipales “han tenido discusiones generales continuas sobre una variedad de cuestiones relacionadas con los recién llegados y comparten regularmente información relacionada”.

A pesar de que se le mostró el intercambio, la portavoz del DHS, Rachel Otwell, mantuvo una declaración de septiembre en la que le dijo al Tribune que el departamento no había desempeñado ningún papel en la planificación de los campamentos base propuestos por Johnson. Otwell no respondió a una solicitud para que Chernaswky estuviera disponible para una entrevista.

Independientemente de la preferencia declarada por Pritzker, el estado ahora está haciendo uso de su propio contrato con GardaWorld para establecer un campamento que, según su administración, podría albergar a 2,000 personas para estancias de hasta seis meses.

Ni los funcionarios estatales ni municipales han proporcionado ninguna información sobre la ubicación propuesta para el campamento, y Pritzker dijo a los periodistas a principios de este mes que correspondería a la administración de Johnson identificar el sitio.

Mientras tanto, la ciudad comenzó recientemente a trasladar a los inmigrantes de una de las comisarías de policía más pobladas al sistema de 25 refugios de la ciudad.

-Traducción por José Luis Sánchez Pando/TCA