Acusan de “alteración de la paz” a joven que le gritó al príncipe Andrew en procesión de la reina en Edimburgo

·5  min de lectura

Acusaron a un hombre que fue arrestado por gritarle al Príncipe Andrew mientras el cortejo de la reina pasaba por la Royal Mile de Edimburgo.

El joven de 22 años, cuya identidad no fue revelada por la Policía de Escocia, está acusado de “alteración de la paz”, el mismo delito que se usó para acusar a una mujer que sostenía un cartel de “abolición de la monarquía” durante la proclamación del rey Carlos III el domingo.

Un portavoz de la Policía de Escocia dijo: “Un hombre de 22 años fue arrestado y acusado en relación con una alteración del orden público en la Royal Mile alrededor de las 2:50 p.m. del lunes”.

“Fue dejado en libertad con el compromiso de comparecer ante el Tribunal del Sheriff de Edimburgo en una fecha posterior y se enviará un informe al Procurador Fiscal”.

Las imágenes mostraron que el hombre le gritó al Príncipe Andrew por las acusaciones relacionadas con su examigo, el delincuente sexual estadounidense fallecido Jeffrey Epstein, mientras caminaba en el cortejo fúnebre de la reina junto con el resto de la familia real.

Otros asistentes lo arrastraron hacia atrás y la policía lo arrestó en el lugar, y él le dijo a un oficial: “No he hecho nada malo”.

Este fue uno de varios arrestos e intervenciones policiales contra manifestantes antimonárquicos, lo que ha alarmado a los grupos de derechos humanos.

Una mujer que sostenía un cartel de “abolición de la monarquía” en una ceremonia de proclamación del rey Carlos III en Edimburgo el domingo también fue arrestada por “alteración de la paz”.

Ha sido acusada en virtud de una ley de 2010 que cubre el comportamiento “que probablemente haga que una persona razonable sufra miedo o alarma” y comparecerá ante el Tribunal del Sheriff de Edimburgo el 30 de septiembre.

En Oxford, un hombre fue arrestado bajo la Ley de Orden Público el domingo por un presunto comportamiento que causó “acoso, alarma o angustia”.

Symon Hill, de 45 años, le dijo a The Independent que preguntó “¿quién lo eligió?” cuando Carlos III fue proclamado oficialmente rey y calificó la respuesta policial como un “ataque escandaloso a la democracia”.

Un portavoz de la policía de Thames Valley dijo que fue arrestado en virtud de la sección 5 de la Ley de Orden Público, que contiene un delito de uso de palabras o comportamientos amenazantes o abusivos que podrían causar “acoso, alarma o angustia” a los transeúntes.

Una manifestante antes de la Ceremonia de Proclamación de la Ascención en Mercat Cross, Edimburgo, en la que se proclamó de manera pública al rey Carlos III como nuevo monarca el 11 de septiembre de 2022 (PA)
Una manifestante antes de la Ceremonia de Proclamación de la Ascención en Mercat Cross, Edimburgo, en la que se proclamó de manera pública al rey Carlos III como nuevo monarca el 11 de septiembre de 2022 (PA)

El lunes, un oficial de policía en Londres exigió los detalles de un abogado que sostenía un “papel en blanco” en Parliament Square.

Paul Powlesland filmó su interacción con un oficial que afirmó que el letrero “podría ofender” a las personas si él escribiera “no es mi rey”.

Se vio a la policía retirando a una mujer que sostenía un cartel que decía “no es mi rey” cerca de las Casas del Parlamento el lunes por la mañana, pero dijeron que la medida estaba relacionada con la seguridad alrededor de una entrada principal y que no fue arrestada.

El subcomisionado adjunto de la Policía Metropolitana, Stuart Cundy, dijo que el público “tiene absolutamente el derecho a protestar”.

“Hemos dejado esto claro a todos los oficiales involucrados en la operación policial extraordinaria. La gran mayoría de las interacciones entre los oficiales y el público en este momento han sido positivas”.

Cuando se le preguntó sobre los incidentes en una conferencia de prensa diaria el lunes, el portavoz oficial del primer ministro dijo: “Este es un período de luto nacional para la gran mayoría del país, pero el derecho fundamental a protestar sigue siendo la piedra angular de nuestra democracia”.

La organización política Republic pidió un “debate abierto y libre” sobre el futuro de la monarquía, y argumentó que mucha gente se opuso a la ascención de Carlos III “sin debate ni consentimiento”.

El portavoz Graham Smith agregó: “Estamos profundamente preocupados de ver a personas arrestadas por protestar pacíficamente. La policía, los medios de comunicación y los políticos deben comprender que la ascención es un evento polémico y que las personas tienen derecho a hablar y ser escuchadas”.

Silkie Carlo, directora del grupo de libertades civiles Big Brother Watch, dijo a The Independent que violar la libertad de expresión “faltaría el respeto de manera flagrante a los valores que definen a nuestro país”.

Agregó: “Si las personas están siendo arrestadas simplemente por sostener pancartas de protesta, entonces es una afrenta a la democracia y es muy probable que sea ilegal. Los agentes de policía tienen el deber de proteger el derecho de las personas a protestar tanto como el deber de facilitar el derecho de las personas a expresar su apoyo, pesar o presentar sus respetos”.

Jodie Beck, oficial de políticas y campañas de Liberty, dijo que las personas deben poder defender lo que creen “sin enfrentar el riesgo de que se te considere un criminal”.

“Es muy preocupante ver a la policía haciendo valer sus amplios poderes de una manera tan dura y punitiva para reprimir la libertad de discurso y de expresión”, agregó.

Adam Wagner, un abogado que se especializa en leyes de derechos humanos, dijo que la libertad de expresión era “un valor tan importante en tiempos de duelo público como en cualquier otro momento” y que los llamados a abolir la monarquía eran una tradición histórica de protesta británica.

“Los tiempos en los que el sentimiento público está a flor de piel son a menudo tiempos de peligro para los derechos, ya que la gente olvida, temporalmente, que una sociedad liberal se beneficia de múltiples puntos de vista”, escribió en Twitter.