Dos activistas tailandesas detenidas por lesa majestad, en huelga de hambre

·2  min de lectura

Bangkok, 2 feb (EFE).- Dos activistas encarceladas en Tailandia por hacer una encuesta callejera sobre la familia real sufren problemas de salud a raíz de una huelga de hambre iniciada hace dos semanas tras entrar en prisión, informan sus abogados y fuentes hospitalarias.

Orawan Phuphong, de 23 años, y Tantawan Tuatulanon, 21, dejaron de ingerir alimentos y líquido el 18 de enero tras ser detenidas dos días antes al decidir anular su propia fianza para exigir la liberación de otros activistas políticos y la adopción de reformas legales, incluidas la revocación de la ley de lesa majestad.

Esta ley, recogida en el artículo 112 del Código Penal tailandés, establece penas de entre 3 y 15 años de cárcel para quien difame, insulte o amenace al rey, la reina o el príncipe heredero, una de las leyes más draconianas del planeta en este terreno.

Ambas activistas están acusadas bajo esta norma por realizar una encuesta extraoficial en un centro comercial donde preguntaban a la gente su opinión por las caravanas de la casa real, que conllevan el cierre de calles y provocan grandes atascados.

El Hospital de la Universidad de Thammasat, a donde fueron trasladadas en su segundo día de huelga de hambre, indicó el miércoles en un comunicado que Tantawan sufre hemorragias nasales y sangrado de encías, entre otras afecciones, mientras Orawan registra dolores de pecho y estomacales, además de otros problemas.

Las activistas todavía rechazan ingerir alimento, pero han aceptado tomar "sorbos de agua", precisan el hospital y la organización Abogados Tailandeses por los Derechos Humanos (TLHR) que las representan.

La protesta iniciada por estas dos activistas ha abierto un debate político, donde varios partidos opositores reclaman una reforma urgente del sistema judicial y las condiciones de detención preventiva -que incluyen la negación de fianzas, limitación de viaje y libertad de expresión, entre otras restricciones-.

Por su parte, el Ministerio de Justicia respondió la víspera en un comunicado que creará una comisión para revisar la prisión preventiva actual y reconsiderar el arresto domiciliario para casos relacionados con expresiones políticas.

TLHR denuncia el incremento de los casos de lesa majestad en Tailandia desde noviembre de 2020, cuando el gobierno retomó la aplicación de dicha normativa para sofocar en los tribunales al movimiento prodemocrático liderado por universitarios.

Este movimiento protagonizó protestas multitudinarias a mediados de 2020 y ha logrado abrir el debate público sobre el papel de la todopoderosa monarquía de Tailandia en la sociedad actual, que ha perdido en los últimos años adeptos entre los tailandeses.

Al menos 215 personas, incluidos menores, han sido acusadas de lesa majestad desde noviembre de 2020, según TLHR, mientras que otros 1.888 -incluidos 283 menores- han sido imputados por delitos relacionados con las protestas o sus expresiones políticas.

(c) Agencia EFE