Activistas medioambientales protestan contra la minería en aguas profundas en Noruega

Activistas de varias organizaciones medioambientales se reunieron el martes frente al Parlamento de Noruega donde tuvo lugar una votación sobre la minería en aguas profundas.

Noruega se ha convertido en el primer país del mundo en avanzar en la controvertida práctica de la minería a escala comercial en aguas profundas, algo que, según las organizaciones medioambientales, podría tener un gran impacto en la vida marina.

El Gobierno noruego ha propuesto la apertura de un área casi del tamaño de Italia para la minería en los fondos marinos. La zona en cuestión está situada en el Ártico, entre Svalbard, Groenlandia, Islandia y Jan Mayen.

Críticas masivas

La decisión ha despertado críticas masivas de científicos, organizaciones de pescadores y la comunidad internacional, ya que el área es uno de los últimos refugios seguros para la vida marinadel Ártico.

Tras negociaciones en el Parlamento, ahora están procediendo a las actividades de exploración, pero los primeros planes para la extracción y operación en el área deben ser aprobados por el Parlamento antes de que pueda comenzar la extracción.

"La decisión del Parlamento de seguir adelante con la minería en los fondos marinos, en contra de las recomendaciones de los expertos, con una evaluación de impacto que ha sido ampliamente criticada, es una catástrofe para el océano y deja una gran mancha en la reputación de Noruega como nación oceánica responsable", dijo la asesora sénior de Océanos Sostenibles en WWF-Noruega, Kaja Loenne Fjaertoft.

El proyecto de ley, aprobado el martes, acelerará la búsqueda de metales valiosos que juegan un papel clave en las tecnologías verdes y, por tanto, están muy demandados por la industria.

El plan aprobado hace referencia a las aguas noruegas, pero está previsto que este año también se alcance un acuerdo sobre la minería en aguas internacionales.