La Academia se disculpa con Sacheen Littlefeather por el trato que recibió la noche que rechazó el Óscar de Marlon Brando

·3  min de lectura
La Academia se disculpa con Sacheen Littlefeather por el trato que recibió la noche que rechazó el Óscar de Marlon Brando
La Academia se disculpa con Sacheen Littlefeather por el trato que recibió la noche que rechazó el Óscar de Marlon Brando

La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood cuenta con una de las premiaciones más aclamadas e importantes de la industria cinematográfica, pero a lo largo de sus 94 ediciones no ha tenido un camino nada fácil, y en varias épocas se ha visto envuelto en la polémica por diversas razones. Actualmente todos tienen en mente el último escándalo de los Premios Óscar que fue justo en este año, cuando Will Smith, después de haber criticado tiempo atrás a la Academia por no premiar a estrellas afrodescendientes, golpeó en el escenario a Chris Rock antes de recibir su estatuilla como Mejor Actor.

Sigue leyendo: All Too Well: The Short Film, de Taylor Swift, es elegible para ser nominado al Óscar

Mucho se ha hablado al respecto, si el chiste del presentador fue inadecuado o si la reacción de Smith no era la adecuada. Es claro que por ahora su imagen pública está bastante fracturada y ya ha estado pagando las consecuencias, pero esta no es la primera vez que una de estas ceremonias se ve opacada de esta manera. En 1973 Marlon Brando hizo de las suyas creando un momento histórico que en esta ocasión quien quedaría mal ante la sociedad era la Academia misma.

Mientras se celebraba la entrega número 45 de los Premios Óscar, Brando fue elegido ganador como Mejor Actor por su legendario papel de Vito Corleone en El Padrino (100%) de Francis Ford Coppola, sin embargo, lo que nadie vio venir, fue que la estrella no sólo no asistiría a la ceremonia, sino que envió a una activista nativo-americana para rechazar su premio y decir un discurso en favor de los indígenas americanos.

Más allá de haber quedado marcado este momento en la historia de la Academia, los miembros de aquel entonces dejaron al descubierto su racismo cuando comenzaron a abuchear a Sacheen Littlefeather en medio de su discurso, e incluso se alcanzaron a escuchar palabras ofensivas. Por casi 50 años, la gente involucrada se había mantenido en silencio ante tal situación a pesar de que quedó en la memoria de los espectadores e incluso en los libros de historia de la industria.

Continúa con: Chris Rock dice que no es la víctima de Will Smith tras la cachetada de los Óscar

Ahora quienes están a la cabeza de la Academia pretenden redimirse y piden disculpas a la actriz y activista que ahora tiene 75 años de edad. De acuerdo a lo que informa Variety, se le rendirá un homenaje a Littlefeather en el Museo de la Academia de Cine en donde le dedicarán un programa especial, acompañado de una conversación con ella que se llevará a cabo el próximo 17 de septiembre.

Se espera que Amy Homma, vicepresidenta de educación y participación pública en el Museo de la Academia, comparta una reflexión de lo sucedido. Pero eso no es todo, el presidente de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, David Rubin, emitió una carta en donde le pedía una sincera y formal disculpa a la activista por lo que pasó aquella noche del 73, misma que se espera sea leída en público durante el evento. A continuación, puedes leer un fragmento.

Te puede interesar: Tom Hanks defiende que Forrest Gump le haya ganado a Pulp Fiction el Óscar a Mejor Película

Cuando se paró en el escenario de los Oscar en 1973 para no aceptar el Óscar en nombre de Marlon Brando, en reconocimiento de la tergiversación y el maltrato de los nativos americanos por parte de la industria cinematográfica, hizo una poderosa declaración que continúa recordándonos la necesidad del respeto y la importancia de la dignidad humana. El abuso que soportó debido a esta declaración fue injustificado. La carga emocional que ha vivido y el costo de su propia carrera en nuestra industria son irreparables. Durante demasiado tiempo no se ha reconocido el coraje que demostró. Por ello, ofrecemos tanto nuestras más profundas disculpas como nuestra más sincera admiración.