Abreu y Turner no y Segura sí. Una mirada a los movimientos de los Marlins en temporada baja y lo que puede venir

Charles Trainor Jr/ctrainor@miamiherald.com

La firma del jugador de cuadro dominicano Jean Segura la semana pasada fue un alivio interno para los Marlins, luego de que el equipo se quedara con las manos vacías en las reuniones invernales.

Esto es lo que ha sucedido detrás de escena en las últimas semanas:

Cuando comenzó la temporada baja, Miami hizo un gran esfuerzo para conseguir al Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 2020, José Abreu.

El club sudfloridano se reunió con el primera base cubano y le ofreció un contrato de dos años y cerca de $40 millones.

Pero Abreu aceptó un pacto por tres temporadas y $58.5 millones con los Astros de Houston.

Miami luego giró los cañones y se enfocó en el expelotero de los Dodgers de Los Angeles y ganador del premio Roberto Clemente, Justin Turner.

A los Marlins les encantó el liderazgo del antesalista y su habilidad para batear bien la pelota en el loan Depot Park (promedia .402 en 102 turnos al bate) y pensaron que ayudaría a facilitar un cambio de cultura dentro del club.

Sin embargo, los Marlins no estaban dispuestos a darle un contrato de dos campañas debido a su edad (38) y le presentaron una oferta en el rango de $15 millones por un año, pero Turner firmó por $22 millones y dos temporadas con los Medias Rojas de Boston.

Luego, los peces se enfocaron en el jugador de cuadro Brandon Drury, quien promedió .263, con 28 jonrones y 87 carreras impulsadas con los Rojos de Cincinnati y y los Padres de San Diego.

Dury recibió una propuesta que superó los $19 millones por dos campañas, pero se fue con los Angelinos de Los Angeles por $17 millones y dos años.

Los Marlins entonces comenzaron a perseguir a Segura, quien vive en el sur de Florida durante la temporada baja, y este le transmitió al equipo que tenía interés.

La gerencia de Miami acordó pagarle $6.5 millones en 2023, $8.5 millones en 2024, con una opción de equipo de $10 millones (o $2 millones de rescisión) en 2025.

Segura entrena en Pinecrest Physical Therapy en Miami con Sandy Alcántara, Pablo López y Garrett Cooper fuera de temporada.

El pelotero dominicano será el antesalista de Miami a partir de 2023, salvo un canje que los obligue a cambiar de planes.

A partir de ahora, Jazz Chisholm Jr. sigue siendo el segunda base titular, aunque le gustaría tener la oportunidad de jugar como torpedero alguna vez.

El otro otro agente libre que los peces persiguieron fue el lanzador Johnny Cueto, quien tuvo marca de 8-10 con efectividad de 3.35 en 25 apariciones con los Medias Blancas de Chicago el año pasado.

Mientras tanto, el equipo continúa explorando cambiar un lanzador por un jugador de posición.

Los Medias Rojas se han convertido en un socio potencial.

Boston necesita desesperadamente un abridor confiable y los Marlins bates de calidad, pero aún no han podido llegar a un acuerdo.

Miami parece dispuestos a ceder a uno de sus buenos abridores para obtener al primera base Triston Casas, un exjugador destacado de Plantation American Heritage, que es el prospecto número 2 de los patirrojos y fue seleccionado en el puesto 26 en el draft de 2018.

Es probable que los Marlins necesiten incluir a Pablo López, Trevor Rogers o Edward Cabrera en tal acuerdo.

The Athletic informó anteriormente que los Medias Rojas tienen interés en el jugador de cuadro Joey Wendle.

Casas promedia .269 y tiene 46 cuadrangulares con 181 remolcadas en 284 partidos en Ligas Menores.

Bateó .197 con cinco jonrones y 12 impulsadas en 76 turnos la pasada contienda en su primera acción en Grandes Ligas.

Los peces también preguntaron por el antesalista de los Mets, Eduardo Escobar, quien promedió .240 con 20 vuelacercas y 69 remolcadas en 2022 y parecía que podría ser prescindible después de que la novena de Nueva York acordó los términos con el boricua Carlos Correa, un trato ahora en el limbo por un fallido examen físico.

Luego de eso, Miami dirigió su atención a Segura.

ACTUALIZACIÓN DE LA NÓMINA

La nómina de Miami se proyecta en $101 millones, empatada en el puesto 22 con los Nacionales de Washington.

Sería la más alta desde que Bruce Sherman compró el equipo en 2017.

Se proyecta que sea superior que la de los Atléticos, los Orioles, los Piratas, los Rojos, los Rays, los Reales y los Guardianes.

El desafío para los Marlins es que tres equipos en su división se encuentran entre los que más gastan en peloteros en las Mayores. Los Mets tienen una lista proyectada de $495 millones, Filadelfia ($242 millones) y Atlanta ($239 millones).