Anuncios

Los abogados del príncipe Enrique intentan llevar a Rupert Murdoch a los tribunales británicos

Por Michael Holden y Sam Tobin

LONDRES, 20 mar (Reuters) - Los abogados del príncipe Enrique de Inglaterra y otros querellantes intentaron el miércoles modificar su demanda contra los periódicos sensacionalistas británicos de Rupert Murdoch para alegar que el magnate de los medios de comunicación participó personalmente en el encubrimiento de irregularidades.

Enrique y más de 40 personas más han demandado a News Group Newspapers (NGN) por acusaciones de invasión ilegal de la intimidad por parte de sus tabloides, The Sun y el ya desaparecido News of the World, desde mediados de la década de 1990 hasta 2016.

Entre los demás demandantes figuran el director de cine británico Guy Ritchie, el actor Hugh Grant, varios ex altos cargos políticos y la activista Doreen Lawrence, que, junto con Enrique, participa en otra demanda contra el editor del Daily Mail.

El proceso contra NGN comenzará en enero y durará hasta ocho semanas.

El miércoles, los abogados de los demandantes pidieron permiso al juez Timothy Fancourt para añadir nuevas alegaciones a su causa contra NGN, entre ellas que los altos ejecutivos ofrecieron pruebas engañosas al Parlamento y a una investigación pública.

Alegan que Murdoch, de 93 años, presentó pruebas "falsas a sabiendas" y que Rebekah Brooks, directora ejecutiva de News UK, la rama británica de News Corp, "mintió o presentó pruebas deliberadamente engañosas" en su juicio penal de 2014.

Un portavoz de NGN dijo que los demandantes habían hecho las acusaciones contra el personal actual y anterior de NGN "en un ataque escabroso y cínico contra su integridad".

"Estas acusaciones no tienen nada que ver con la búsqueda de compensación para las víctimas de piratería telefónica o de recopilación ilegal de información y deben considerarse con mucha cautela", añadió el portavoz.

Los abogados de NGN dijeron que las nuevas acusaciones, que agregan a 200 periodistas, ejecutivos e investigadores privados, eran innecesarias, desproporcionadas e irrelevantes.

(Reporte de Michael Holden y Sam Tobin; edición en español de Javier López de Lérida)