Ex abogado del Ministerio de Petróleo de Venezuela condenado a 4 años por lavado de dinero en Miami

·6  min de lectura
Matias Delacroix/AP Photo

Un abogado del Ministerio de Petróleo de Venezuela que jugó un papel central en un esquema de lavado de dinero de $1,200 millones alimentado por la corrupción del gobierno fue condenado el jueves a más de cuatro años de prisión por un juez federal de Miami, castigo que fue menos de la mitad de lo que los fiscales pidieron para el ex funcionario.

Carmelo Urdaneta Aqui, ex asesor jurídico del Ministerio de Petróleo y Minería de Venezuela, fue condenado el año pasado por aceptar decenas de millones de dólares en sobornos e invertir parte de sus pagos ilícitos en un condominio en Sunny Isles Beach y otros bienes inmuebles en la zona de Miami. La jueza de distrito Kathleen Williams impuso una multa de $35,000 como parte de la sentencia a Urdaneta, además de aprobar la incautación por parte de los federales de activos por valor de $49 millones, incluidos su lujoso condominio y su cuenta bancaria en Suiza.

Urdaneta, de 48 años, es el cuarto acusado en ser enviado a prisión en el caso de confabulación para lavar dinero a gran escala. Se centra en los préstamos de empresas privadas a la compañía petrolera estatal de Venezuela, PDVSA, que fueron devueltos con rendimientos inflados a través de un lucrativo sistema de cambio de divisas controlado por el gobierno durante los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro.

Otros cinco acusados en el caso de Miami, que fue archivado en 2018, siguen prófugos en Venezuela y otros países sudamericanos.

Urdaneta, que se coló por la frontera de Venezuela con Colombia antes de entregarse a las autoridades estadounidenses en Miami en 2020, había estado libre por una fianza de $1.5 millones. El año pasado, se declaró culpable de un solo cargo de confabulación para lavar dinero, mientras proporcionaba información privilegiada sobre la corrupción en Venezuela y las ganancias contaminadas ocultas en cuentas bancarias e inversiones inmobiliarias en el sur de la Florida.

Pero en su audiencia del jueves, los fiscales no estaban dispuestos a darle un respiro por su ayuda, diciendo que merecía la pena máxima de 10 años según las directrices de sentencia.

“Un funcionario público sofisticado, con un título de abogado, debió haber rechazado la tentación del soborno”, escribieron los fiscales federales Kurt Lunkenheimer y Paul Hayden en un memorando de sentencia. “En su lugar, el acusado se involucró en una confabulación de lavado de dinero sucio, lo que desencadenó su responsabilidad”.

Los abogados defensores de Urdaneta, sin embargo, argumentaron que merecía una sentencia significativamente menor debido a su asistencia en las investigaciones tanto estadounidenses como extranjeras de los cleptócratas venezolanos sospechosos de malversar millones de dólares de los gobiernos dependientes del petróleo de Chávez y Maduro.

“Desde que escapó voluntariamente de Venezuela con un riesgo significativo para él y su familia, el Sr. Urdaneta ha cooperado ampliamente con el gobierno de Estados Unidos y ha prestado una ayuda sustancial como parte de múltiples investigaciones y/o procedimientos penales federales en curso”, escribieron sus abogados del bufete Kobre & Kim en un memorando de sentencia, recomendando “sustancialmente” menos del máximo de 10 años. El “alcance de la cooperación del Sr. Urdaneta con el gobierno ha sido extraordinario”.

Como parte del acuerdo de declaración de culpabilidad de Urdaneta, las autoridades estadounidenses se incautaron un condominio de $5.3 millones en la Porsche Design Tower de Sunny Isles Beach, junto con dos apartamentos en Miami Beach y todos sus activos en una cuenta bancaria suiza. En total, las autoridades le han decomisado a Urdaneta $49 millones que se pueden rastrear en su actividad delictiva de aceptar sobornos a cambio de facilitar el acceso a contratos del gobierno venezolano, como préstamos empresariales de PDVSA y operaciones con divisas, dijeron los fiscales.

Urdaneta, que ocupó varios cargos en el Ministerio de Petróleo de Venezuela entre 1997 y 2015, no solo fue un participante gubernamental clave en el caso de lavado de dinero por valor de $1,200 millones presentado en Miami, sino que también tuvo un papel de apoyo en otro esquema de préstamos y divisas al principio de su carrera, según una declaración de hechos presentada con su acuerdo de culpabilidad.

La conspiración de lavado de dinero del caso comenzó a finales de 2014 con un préstamo falso a PDVSA que fue devuelto a través de un esquema de cambio de divisas del gobierno, desviando $600 millones de las arcas de la compañía petrolera estatal, según una declaración jurada criminal. Los acusados usaron a un socio para lavar una parte de los fondos de PDVSA en Estados Unidos.

En 2015, la confabulación se había duplicado hasta alcanzar los $1,200 millones malversados de la compañía petrolera nacional de Venezuela, dice la declaración jurada. Mientras tanto, el asociado se convirtió en una fuente de cooperación clave para las Investigaciones de Seguridad Nacional, incluyendo la grabación de conversaciones en reuniones encubiertas con algunos de los acusados. No ha sido acusado en el caso de Miami.

El cabecilla acusado era el venezolano Francisco Convit Guruceaga. Convit está acusado de confabularse con Urdaneta, otros funcionarios de PDVSA y empresarios influyentes con acceso a los niveles más altos del gobierno.

El abogado defensor de Convit, Adam Kaufmann en Nueva York, ha declinado hacer comentarios mientras su cliente permanece en Venezuela.

Desde 2018, los fiscales federales y las Investigaciones de Seguridad Nacional se han movido para congelar cientos de millones de dólares en activos bancarios e inmobiliarios pertenecientes a los nueve acusados nombrados en la acusación de lavado de dinero de Miami y un caso relacionado.

El primero fue el banquero venezolano Matthias Krull, que se declaró culpable de conspirar para lavar parte del dinero de PDVSA oculto en cuentas bancarias europeas. Krull pagó $600,000 para satisfacer una sentencia de confiscación y está cumpliendo una sentencia de tres años y medio debido a su amplia asistencia a los fiscales federales.

En 2021, Abraham Edgardo Ortega, antiguo director ejecutivo de planificación financiera de PDVSA, fue condenado a dos años y cuatro meses tras admitir haber aceptado más de $12 millones en sobornos que fueron transferidos secretamente a instituciones financieras estadounidenses y de otros países. Ortega también cooperó con los fiscales.

Ortega, que se desempeñó como máximo responsable financiero de PDVSA de 2014 a 2016, admitió que conspiró con el líder de la red de lavado de dinero, Guruceaga.

Ortega también dijo que colaboró con un agente de inversiones con sede en Miami, Gustavo Adolfo Hernández Frieri. Hernández se declaró culpable de aceptar $12 millones de Ortega para invertirlos en fondos de inversión falsos en Estados Unidos para que las transacciones parecieran legítimas, dijo la fiscalía. Hernández fue condenado a casi cuatro años.

Ortega y Hernández se enfrentaron a órdenes de confiscación de $12 millones cada uno, pero los registros judiciales reflejaron que el ex funcionario de PDVSA solo se quedó con $3 millones de esa cantidad y Hernández con el resto. Los fiscales han apuntado a la residencia de Hernández en Nueva York y a una casa en Miami como activos sustitutivos de su orden de confiscación.

Algunos de los llamados cleptócratas venezolanos acusados en la acusación junto a Ortega y Hernández tienen conexiones con el presidente venezolano Maduro, que es sospechoso en la investigación en curso, según fuentes de la policía federal familiarizadas con el caso.

Los tres hijastros de Maduro también están siendo investigados, junto con un acaudalado magnate de la televisión de Caracas, Raúl Gorrín, que fue acusado en un caso distinto de lavado de dinero en Miami y que permanece en Venezuela.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.