Abogado en el centro del caso del edificio colapsado de Surfside. Es paciente, empático y está agotado

·11  min de lectura

Cada vez que se conoce de una estafa financiera masiva en el sur de la Florida, el encargado de la limpieza que suele ser convocado es Michael Goldberg, un abogado que escucha más de lo que habla.

Por eso no sorprendió a la comunidad jurídica que, una semana después del derrumbe del edificio de condominios de Surfside, un juez de Miami-Dade lo seleccionó para ser el administrador judicial de la asociación del edificio de condominios Champlain Towers South en uno de los más grandes casos de demanda colectiva de la historia de la Florida.

Aunque Goldberg ha desempeñado un papel similar muchas veces en el pasado, este caso presentó retos como ningún otro antes: 98 personas murieron, 136 propietarios perdieron sus viviendas y la catástrofe sin precedentes generó titulares en todo el mundo y varias demandas. La tragedia conmovió a innumerables personas, pero quizá ninguna otra ajena al caso haya asumido un papel tan vital y difícil a la hora de guiar a las familias en duelo y a los traumatizados sobrevivientes a través de este desgarrador proceso legal.

“He llorado media docena de veces en este caso. He visto llorar a otras personas, a otros abogados. El mero hecho de lidiar con la emoción en crudo de las personas que perdieron a sus seres queridos ... da a este caso un aspecto emocional con el que nunca había lidiado antes”, dijo Goldberg al Miami Herald en una entrevista este mes. Para agravar las emociones: También conocía, directa o indirectamente, a cinco personas que murieron cuando el edificio se derrumbó en medio de la noche del 24 de junio de 2021.

“El otro día visité la propiedad de Surfside con una familia que perdió a su hijo. Era la primera vez que visitaban el lugar desde que se derrumbó el edificio. Cuando empezaron a llorar, yo también me puse a llorar”.

El cargo legal formal de Goldberg en el caso es “administrador judicial de la asociación del edificio de condominios Champlain Towers South”. Es un papel que lo sitúa en el centro de todas las facetas del caso. Es una caja de resonancia para los sobrevivientes y las víctimas, un intermediario entre docenas de abogados y —quizá lo más importante— los “ojos y oídos” del juez del circuito de Miami-Dade Michael Hanzman. El propio juez fue abogado de demandas colectivas que ha ejercido una intensa presión sobre todos los implicados en el caso para maximizar la indemnización de las víctimas, incluso exigiendo desde el principio que los abogados de las víctimas trabajaran gratis.

Las exigencias del trabajo también han cobrado un precio físico: “Acabé en el hospital por agotamiento extremo hace unas semanas”, dijo Goldberg, de 58 años, que hace malabarismos con sus múltiples tareas en las oficinas de su casa de Hollywood, en una casa rodante en el solar vacío de Champlain South y en el despacho de abogados Akerman, en el centro de Fort Lauderdale.

Una tragedia ‘desgarradora’

Desde el banquillo, Hanzman ha reconocido en repetidas ocasiones los elementos profundamente emocionales que subyacen en los argumentos legales del caso de Champlain South. En un foro jurídico de la Universidad de Miami (UM) celebrado en marzo, lo describió como “desgarrador”. Desde el punto de vista jurídico, señaló que se trataba de una “acción colectiva muy inusual, por no decir otra cosa”, con cuestiones económicas y de muerte por negligencia “importantes”.

En el foro de la UM, el juez dijo que era necesario seleccionar a un administrador judicial como Goldberg para que se hiciera cargo de la asociación de condominios porque la junta directiva había pasado por una experiencia muy traumática, que incluía la muerte de miembros y amigos. La propia junta también se convirtió en el primer acusado de la demanda colectiva, acusada de no mantener la seguridad del edificio Champlain South, de 12 pisos, al no realizar las reparaciones que debían haberse hecho hace tiempo y que ascendían a millones de dólares.

Desde el primer día, el libro de jugadas del juez ha sido recuperar la mayor cantidad de dinero posible y lo más rápido posible para las víctimas, un proceso complejo que inevitablemente requería repetidas rondas de negociaciones y compromisos. El objetivo real era conseguir acuerdos de conciliación, no determinar exactamente quién y qué causó el derrumbe del rascacielos frente al mar. Ese enorme desafío es en gran parte responsabilidad de una agencia federal, el Instituto Nacional de Normas y Tecnología (NIST), que todavía está estudiando a fondo la evidencia.

El abogado Michael I. Goldberg, (derecha), un abogado del sur de la Florida que desempeña un papel fundamental en los juicios de Champlain Towers South, habla con el administrador del edificio, Scott Stewart, en la cubierta del estacionamiento, todo lo que queda del condominio de Surfside que se derrumbó.
El abogado Michael I. Goldberg, (derecha), un abogado del sur de la Florida que desempeña un papel fundamental en los juicios de Champlain Towers South, habla con el administrador del edificio, Scott Stewart, en la cubierta del estacionamiento, todo lo que queda del condominio de Surfside que se derrumbó.

El 28 de mayo, durante una vista judicial celebrada el fin de semana del Memorial Day, Hanzman dio su aprobación preliminar a un acuerdo de conciliación de $1,000 millones que implicaba a más de 25 acusados y partes, ninguno de los cuales admitió su responsabilidad.

Es probable que el juez conceda su aprobación definitiva en una audiencia de “equidad” el 23 de junio; mientras tanto, las familias de las víctimas de Champlain South pueden presentar sus reclamaciones de los $1,000 millones ante el administrador judicial antes del 18 de julio. El juez las revisará una por una en la última parte del verano para determinar la indemnización para cada víctima, en función de su edad, ocupación, ingresos y esperanza de vida, junto con el dolor y el sufrimiento. Hanzman también accedió a aumentar la indemnización por daños y perjuicios de $83 millones a $96 millones para los propietarios de los condominios, después de que docenas de ellos se quejaran de la gran disparidad entre las indemnizaciones por homicidio culposo y por daños y perjuicios. Los propietarios serán compensados en función del valor de cada unidad, dependiendo del tamaño, el piso y las vistas.

Consolar a las víctimas

A diferencia del juez, que interactúa con las víctimas de Champlain South desde el estrado de su tribunal durante las audiencias de Zoom en vivo, Goldberg enfrenta su tristeza e indignación casi a diario.

Como parte “neutral” del tribunal, Goldberg consuela regularmente en persona, por teléfono o en las reuniones periódicas de “asamblea” en Zoom a los familiares de las víctimas y a los propietarios de los condominios que sobrevivieron pero perdieron sus unidades frente a la playa.

Al mismo tiempo, ha tenido que lidiar con los tenaces abogados de las víctimas, que exigen indemnizaciones incalculables, y con los abogados de los acusados y de las compañías de seguros, potencialmente obligados a pagar millones de dólares por daños y perjuicios.

Goldberg también es una especie de administrador de propiedades. Ha dado mantenimiento a lo que queda de la propiedad de casi dos acres de Collins Avenue, que debe ser bombeada a un gran costo debido a la constante intrusión de agua. También ha sido responsable de la venta del terreno frente al mar por $120 millones a un urbanizador del Medio Oriente.

Con la aprobación del juez, a Goldberg se le encomendó el pago de los gastos del litigio y otras facturas diversas con los fondos de la asociación del edificio de condominios, junto con las futuras distribuciones del acuerdo de conciliación a las víctimas. Y supervisa la montaña de evidencia que se entregó a la policía de Miami-Dade y a los investigadores federales que tratan de llegar al fondo de cómo y porqué se derrumbó el edificio de condominios de Surfside.

“Hay muchas pelotas en el aire todo el tiempo”, dijo. “Ha sido incesante”.

Aun así, se apresura a dar crédito al “trabajo en equipo” para resolver el caso con un “resultado tan extraordinario” en menos de un año. Destacó al mediador designado por el tribunal, Bruce Greer, que ofreció su tiempo y reunió a las víctimas, sus abogados, los abogados defensores y las compañías de seguros para resolver las reclamaciones por negligencia con los distintos demandados, incluyendo los urbanizadores, los ingenieros, los contratistas y la empresa de seguridad de Champlain South.

“Esto no habría ocurrido de no ser por todos los profesionales que han trabajado para conseguir este objetivo”, dijo Goldberg. “El juez Hanzman es el entrenador principal [con el plan de juego]. Puede que yo sea el quarterback, pero no valgo nada sin el señor Greer, al que se puede equiparar con el running back estrella de la temporada con 1,000 yardas, y todos los abogados de los demandantes bloqueando y atacando. Esto es realmente el resultado de un esfuerzo en equipo.

“Estamos en la línea de meta con el acuerdo de conciliación, pero no lo hemos concretado”, dijo. “En este momento, solo tenemos la aprobación preliminar”.

Mostrar empatía

Varios propietarios de condominios de Champlain South y familiares de los fallecidos elogiaron a Goldberg, tanto por su empatía como por su orientación legal. Le atribuyen el mérito de haber escuchado sus preocupaciones personales y de haber aliviado las dificultades, incluso de haber repartido, por indicación del juez, fondos de emergencia para ayudarles a trasladarse a nuevas viviendas y a obtener servicios de salud mental. También ayuda a coordinar las donaciones de caridad.

“Michael Goldberg fue excelente en la forma en que manejó todo el complicado proceso con sensibilidad”, dijo Oren Cytrynbaum, abogado y propietario de la unidad 905. “Es un trabajo duro y difícil desde múltiples ángulos. Fue compasivo con los propietarios y parecía que se preocupaba de verdad. Mantenía las líneas de comunicación abiertas; cada vez que le enviaba un correo electrónico recibía una respuesta enseguida”.

Mayra Cruz, propietaria de la unidad 1205, dio crédito a Goldberg por defender a los propietarios de los condominios cuando el juez propuso deducir la cobertura de su seguro personal del valor de sus unidades para calcular la indemnización por las pérdidas de su propiedad.

“Podría haber sido un imbécil cuando el juez quiso penalizar a los que teníamos seguro”, dijo Cruz, “pero se puso de nuestro lado y dijo: ‘Mi esposa y yo tenemos seguro porque pagamos primas por él’. “

“Los abogados que representan a nuestra parte nunca se pusieron en contacto conmigo”, añadió Cruz. “No conocen mi historia porque nunca se molestaron en preguntar. Y el juez se puso como objetivo cerrar este caso rápidamente antes del 24 de junio para quedar como una superestrella. El señor Goldberg ha sido sincero y paciente en todo momento. Está dispuesto a escuchar”.

El abogado Michael I. Goldberg, un abogado del sur de la Florida que desempeña un papel fundamental en los juicios de las  Champlain Towers South, se encuentra en la cubierta del estacionamiento, todo lo que queda del condominio de Surfside que se derrumbó.
El abogado Michael I. Goldberg, un abogado del sur de la Florida que desempeña un papel fundamental en los juicios de las Champlain Towers South, se encuentra en la cubierta del estacionamiento, todo lo que queda del condominio de Surfside que se derrumbó.

“Realmente se preocupó por las familias y las víctimas”, dijo Pablo Langesfeld, padre de Nicole, una abogada de 26 años que murió junto a su marido en el derrumbe del edificio. “Hizo un buen trabajo en circunstancias difíciles. Fue receptivo. Fue cooperativo”.

Experiencia en fraudes y quiebras

Goldberg se crió en los suburbios de Long Island, Nueva York, y estudió en la Universidad de Boston como estudiante de Derecho, pero también obtuvo un MBA en la Universidad de Nueva York. Ha perfeccionado su oficio de administrador judicial desde que se trasladó al sur de la Florida a principios de los años noventa. Supervisó una serie de casos de fraude financiero y quiebra, incluyendo las consecuencias de la estafa piramidal de $1,200 millones del abogado Scott Rothstein de Fort Lauderdale hace más de una década.

Incluso mientras se ocupa de las exigencias permanentes de la administración judicial de Champlain South, ha estado dirigiendo los esfuerzos para recuperar millones en favor de los acreedores y las víctimas de las estafas de inversión inmobiliaria y otros negocios que se extienden desde el sur de la Florida a Vermont y California.

Goldberg dijo que hasta ahora ha dedicado unas 1,200 horas al caso de la demanda colectiva de Champlain South, con la ayuda de un pequeño círculo de abogados y asistentes jurídicos de su despacho, Akerman, y del abogado del administrador judicial, Paul Singerman. Goldberg ha trabajado con una tarifa por hora reducida de $475, pero aún no ha cobrado, como tampoco lo ha hecho ninguno de los abogados de las víctimas.

Su vida personal, especialmente el tiempo que pasa con su esposa, también abogada y quien creció en el área de Miami, y sus tres hijas, pasó a un segundo plano con respecto a su trabajo. Desde su nombramiento como administrador judicial del caso de Champlain South el pasado mes de julio, no ha tenido vacaciones ni salidas en su barco de pesca deportiva en los Cayos.

“Este caso me ha agotado por completo”, dijo Goldberg, sabiendo que tardará al menos otro año en cerrar todos los cabos sueltos.

En retrospectiva, calificó el caso Champlain South como el más difícil y gratificante de su carrera. También destacó que innumerables personas, dentro y fuera de la sala, se volcaron en ayudar a las víctimas y a la comunidad a recuperarse de la tragedia.

“No hay nadie que no sepa lo que pasó aquí”, dijo Goldberg. “No se llega a donde estamos hoy sin que cientos de personas den un paso al frente trabajando juntos para intentar beneficiar a estas víctimas”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.