Anuncios

Un año después, Europa superó el trauma de tener otra guerra en casa más unida que antes

Zelensky con Emmanuel Macron, presidente de Francia
Zelensky con Emmanuel Macron, presidente de Francia

PARIS.– Como la transición de un niño a la edad adulta, confrontado por primera vez a la tragedia de la muerte, el primer año del brutal asalto ruso contra Ucrania vio a Europa efectuar una transformación espectacular. Inmediatamente después del cortejo fúnebre del Covid, el drama inaudito del retorno de la guerra en su suelo fue un gigantesco traumatismo que la Unión Europea (UE) tuvo la fuerza de superar.

Es cuando estamos acorralados que somos los mejores”, reconoce un responsable europeo desde Bruselas. En las guerras también —se podría agregar—, teniendo en cuenta al apoyo indefectible del bloque a Ucrania contra Vladimir Putin. El autócrata del Kremlin soñaba con torpedear ese aborrecido espacio democrático y liberal, y los ingredientes estaban reunidos para que lo consiguiera. Cortando el grifo de los hidrocarburos tenía una buena chance de provocar una sangrienta lucha entre los más vulnerables —Alemania, Italia, Polonia— y los otros, menos dependientes de Moscú.

Ucranianos disparan cohetes hacia posiciones rusas en la zona de Járkiv, Ucrania, sábado 25 de febrero de 2023. (AP Foto/Vadim Ghirda)
Ucranianos disparan cohetes hacia posiciones rusas en la zona de Járkiv, Ucrania, sábado 25 de febrero de 2023. (AP Foto/Vadim Ghirda)

El riesgo era real. Cuando la Hungría de Viktor Orban se opuso a las sanciones europeas contra Moscú, cuando los partidos pro-rusos se incorporaron a la coalición italiana de Giorgia Meloni, cuando Francia y Alemania dejaron a la luz sus desacuerdos sobre la energía y la defensa, la muerte de Europa parecía cerca.

Sin embargo, resistió. Sus industriales desplegaron esfuerzos inesperados para romper con la dependencia del gas ruso, volver a trazar rutas comerciales y cambiar sus modelos de producción. Y los gobiernos destinaron sumas siderales para atenuar los efectos de la guerra y evitar que sus pueblos dieran la espalda a Ucrania. ¿Podrían haber hecho más en tan poco tiempo? Probablemente no.

El miedo a la “cobeligerancia” frente a Rusia, que insistía en sus capacidades nucleares, había suscitado algunas hesitaciones. La perspectiva de un derrumbe de la Rusia de Putin y de una colosal inestabilidad a las puertas del resto de Europa atemorizó a algunos: en Berlín, en París, Roma o Bruselas se inquietaban ante las posiciones “maximalistas de Polonia o de los países Bálticos y el riesgo de escalada”, revela Kadri Liik, experta del think tank Consejo Europeo para las Relaciones Internacionales (ECFR).

Traumatismo y revolución

Pero después, el Kremlin franqueó la línea roja con sus atrocidades y consolidó el cambio de actitud y la determinación europeas. Un año después, el bloque se encuentra a años luz de aquellas primeras dudas, cuando Alemania prometía el envío de… 5.000 cascos, fiel a la línea oficial: nada de armas alemanas en zona de conflicto.

“Para muchos Estados miembros fue una revolución cultural” reconoce Nathalie Loiseau, eurodiputada francesa que preside la subcomisión Seguridad y Defensa del Parlamento. “La UE es un proyecto de paz. Tuvimos que volver a pensar nuestra jerarquía de prioridades. Nos veíamos como un soft power, una sociedad abierta. Pero el mundo cambió. Las amenazas cada vez son más numerosas”, reconoce.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en la conferencia de prensa después de la cumbre UE-Ucrania en Kyiv, Ucrania, el viernes 3 de febrero de 2023.
El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en la conferencia de prensa después de la cumbre UE-Ucrania en Kyiv, Ucrania, el viernes 3 de febrero de 2023. - Créditos: @Efrem Lukatsky

Nicole Gnesotto, vicepresidenta del Instituto Jacques Delors, agrega otro “traumatismo”: el derrumbe de “70 años de convicción” según la cual el comercio internacional sería “el gran pacificador”: “Es el fin de la ilusión mercantil”, afirma.

Comprendiendo que años de pacifismo habían despojado a sus ejércitos de los medios para hacer frente a una guerra de alta intensidad en el continente, los europeos se rearmaron como jamás. Alemania anunció una inversión excepcional de 100.000 millones de euros para su defensa. También se puso a nivel de sus socios en cuanto al envío de armamento a Ucrania. Francia decidió un aumento de más de 40.000 millones de euros de presupuesto militar. Y Suiza —que no forma parte de la UE— reflexiona a la forma de sortear las limitaciones que le impone su estatus de nación neutral.

Pero el gran fracaso geoestratégico de Vladimir Putin no fue solo el de reforzar la unidad de Europa, sino también la cohesión de la OTAN. Así, Finlandia, seguida de cerca por Suecia, solicitaron su adhesión a la Alianza, convencidas de que será la única forma de no correr la misma suerte que Ucrania.

Logro impensable a comienzos de la invasión, Europa también fue capaz de liberarse en escasos meses de la dependencia rusa en hidrocarburos, recurriendo a mercados alternativos y comprando gas licuado a Estados Unidos.

A pesar de esos logros, Europa aún no se ha convertido en principal actor geopolítico. Si bien consiguió desplegar sus alas, lo hizo —una vez más— bajo el paraguas norteamericano. El canciller alemán Olaf Scholz aceptó enviar sus tanques de combate Léopard al campo de batalla solo cuando Washington decidió librar sus propios blindados. Mientras tanto, muchos reflexionan seriamente a la repetida arenga del presidente francés, Emmanuel Macron, en favor de la creación de una auténtica Europa de la Defensa.

Un soldado polaco camina junto a los tanques Leopard 2 durante un entrenamiento en una base militar y campo de pruebas en Swietoszow, Polonia, el lunes 13 de febrero de 2023. El entrenamiento es parte de la asistencia militar de la Unión Europea a Ucrania
Un soldado polaco camina junto a los tanques Leopard 2 durante un entrenamiento en una base militar y campo de pruebas en Swietoszow, Polonia, el lunes 13 de febrero de 2023. El entrenamiento es parte de la asistencia militar de la Unión Europea a Ucrania - Créditos: @Michal Dyjuk

No obstante, la UE —premio Nobel de la Paz 2012— tomó la decisión histórica de poner a disposición de los Estados miembros miles de millones de euros de su Facilidad Europea para la Paz, a fin de contribuir a armar a su vecino en guerra. Y es la UE quien forma, en su propio suelo, 30.000 soldados ucranianos frente al “segundo ejército del mundo”, sus misiles hipersónicos y sus bombas atómicas.

Es verdad, la cooperación atlántica es la clave. Si bien la UE y sus Estados miembros han entregado ayuda militar por valor de 12.000 millones de dólares a Ucrania contra 23.000 millones de Estados Unidos, la ayuda total —militar, financiera, humanitaria— de ambos navega en aguas similares. Porque Europa acoge, alimenta, y protege a millones de refugiados ucranianos. También es quien paga el precio más alto por el aislamiento de Rusia, debido a sus sanciones económicas, que afectan a su propia industria y sus relaciones comerciales.

Josep Borrell pide a los 27 priorizar sus reservas de municiones para Ucrania y avanzar en compras conjuntas.
Josep Borrell pide a los 27 priorizar sus reservas de municiones para Ucrania y avanzar en compras conjuntas.

Cierto, esas sanciones contra el Kremlin aún no han conseguido detener la maquinaria de guerra rusa. Paciencia: “Las sanciones son como un veneno de acción lenta”, dijo Josep Borrell, responsable de las Relaciones Exteriores del bloque ante el Parlamento Europeo.

Mientras tanto, dentro de sus fronteras, la guerra en Ucrania imprimió su marca en el equilibrio entre los Estados miembros, provocando una auténtica recomposición. La actitud decididamente proactiva de Polonia y de los países Bálticos desplazó el centro de gravedad del bloque hacia el Este, aun cuando Varsovia siga acusada de serias violaciones al Estado de derecho. Sin olvidar otra derrota del invasor ruso: hacer estallar el grupo de Visegrad, verdadera espina en el pie de la UE. La pro-rusa Hungría de Orban quedó aislada por sus amigos de otrora, Polonia, Chequia y Eslovaquia, decididamente pro-ucranianas.