El año electoral alemán se abre con los sondeos favorables a verdes y SPD

Agencia EFE
·3  min de lectura

Berlín, 13 mar (EFE).- El año electoral alemán se abre este domingo con dos comicios regionales en que se pronostica victoria de verdes y socialdemócratas (SPD), así como malos resultados para el bloque conservador de la canciller Angela Merkel, salpicado por varios casos de corrupción.

En Baden Württemberg, en el sur del país y con 7,6 millones de electores, los sondeos apuntan a una cómoda reelección para Winfried Kretschmann, el único miembro de los Verdes al frente de un gobierno regional y en el cargo desde 2011. Se le pronostica un 34 % de los votos, diez puntos por encima de la Unión Cristianodemócrata (CDU), de Merkel.

En Renania Palatinado, en el oeste y con 3,1 millones de electores, se perfila la reelección de la socialdemócrata Malu Dreyer, que obtendría un 31 %, según la televisión pública ZDF, seguida de la CDU, con un 29 %.

Kretschmann gobierna con la CDU como socio, lo que es por si una situación anómala para el partido conservador; hasta la llegada al poder de este ecologista, la CDU dominó en ese "Land", identificado con la prosperidad económica e industrial.

Dreyer está al frente de una coalición de con verdes y liberales, en un estado federado donde, a escala regional, suele ganar la socialdemocracia, aunque en los comicios nacionales lo hace la CDU.

Ambos líderes regionales gozan de una gran popularidad. Se les considera un modelo de políticos cercanos y, a la vez, eficientes. Kretschmann, de 72 años, está alejado del ecologismo radical y centra su discurso en la defensa de valores fundamentales; a Dreyer, de 60 años, representa la fortaleza desde su aparente fragilidad física -sufre esclerosis múltiple.

LA INCÓGNITA DE LA ULTRADERECHA

Los comicios de mañana son los primeros en la ronda de seis regionales que se desarrollarán este año -incluidas las de la ciudad-estado de Berlín-, además de las generales de septiembre. Serán éstas las primeras desde 2005 en que Merkel no liderará el bloque conservador, tras las cuales se retirará del poder.

Los conservadores no han definido aún quién será su candidato en las generales, cuestión que debe decidirse por consenso entre la CDU, que lidera el centrista Armin Laschet, y su hermanada Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), bajo la jefatura del derechista Markus Söder.

Las regionales del domingo servirán, asimismo, para medir la situación de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), primera fuerza de la oposición a escala nacional desde que en 2017 entrara en el Parlamento (Bundestag). El partido arrastra fuertes tensiones entre su ala más radical y la llamada moderada; los servicios secretos de Interior quieren tener al conjunto de la formación bajo observación, por considerarla extremista, algo que está pendiente aún de decisiones de la justicia.

LA SOMBRA DE LA CORRUPCIÓN

La CDU tenía de por sí un mal panorama ante las regionales, puesto que desde hace semanas se pronosticaba la reelección de los respectivos jefes de los ejecutivos actuales. A esa situación se sumaron las sospechas de corrupción sobre tres diputados conservadores, surgidas a finales de la semana pasada.

Los tres parlamentarios -dos de la CDU y uno de la CSU- han dejado ya el grupo en medio del escándalo por el cobro de comisiones en negocios con mascarillas o de otra índole. El resto del grupo -244 escaños, del total de 709 del Bundestag- firmó una declaración asegurando que no han buscado el provecho personal en la gestión de la lucha contra la COVID-19.

MEDIDAS ESPECIALES Y TEST RÁPIDOS

Las autoridades han dispuesto medidas extraordinarias de higiene ante los comicios de mañana, no solo en los centros de votación y escrutinio. Cada uno de los representantes de los medios de comunicación deberá someterse a test rápidos para acceder a las cámaras regionales.

Se prevé un fuerte auge del voto por correo -hasta un 50 % del total de votantes, frente al 30 % de las últimas elecciones nacionales-.

Renania Palatinado tiene una incidencia claramente por debajo de la media nacional: 53 positivos en siete días por 100.000 habitantes, frente a los 76,1 del conjunto de Alemania. En Baden Württemberg, que durante meses estuvo entre los "Länder" más afectados, la incidencia semanal es de 69 positivos.

(c) Agencia EFE