A casi 7 siglos, descubren dónde se originó la Peste Negra que mató a millones de personas

·4  min de lectura
Un fresco siciliano de 1445. En el siglo anterior, la peste negra mató por lo menos un tercio de la población de Europa
Un fresco siciliano de 1445. En el siglo anterior, la peste negra mató por lo menos un tercio de la población de Europa

(Reuters).- El antiguo ADN de las víctimas de la peste bubónica enterradas en los cementerios de la vieja ruta comercial de la seda en Asia Central ha ayudado a resolver un misterio persistente, señalando una zona del norte de Kirguistán como punto de partida de la peste negra que mató a decenas de millones de personas a mediados del siglo XIV.

Los investigadores afirmaron hoy que habían recuperado antiguos restos de ADN de la bacteria de la peste Yersinia pestis de los dientes de tres mujeres enterradas en una comunidad cristiana nestoriana medieval en el valle de Chu, cerca del lago Issyk Kul, en las estribaciones de las montañas Tian Shan, que perecieron en 1338-1339. Las primeras muertes documentadas en otros lugares de la pandemia se produjeron en 1346.

La reconstrucción del genoma del patógeno demostró que esta cepa no solo dio origen a la que causó la Peste Negra que asoló Europa, Asia, Oriente Medio y el norte de África, sino también a la mayoría de las cepas de peste existentes en la actualidad.

“Nuestro hallazgo de que la Peste Negra se originó en Asia Central en la década de 1330 pone fin a debates centenarios”, dijo el historiador Philip Slavin, de la Universidad de Stirling (Escocia), coautor del estudio publicado en la revista Nature.

La Ruta de la Seda era una vía terrestre para las caravanas que transportaban una panoplia de mercancías de ida y vuelta desde China a través de las suntuosas ciudades de Asia Central hasta puntos como la capital bizantina, Constantinopla, y Persia. T ambién puede haber servido como conducto de la muerte si el patógeno se subía a las caravanas.

El osario de Sedlec esta decorado con los miles de muertos que dejó la peste negra y de soldados de la iglesia que fueron a luchar en las guerras santas
El osario de Sedlec esta decorado con los miles de muertos que dejó la peste negra y de soldados de la iglesia que fueron a luchar en las guerras santas - Créditos: @iStock

Ha habido varias hipótesis que sugieren que la pandemia pudo originarse en Asia oriental, concretamente en China, en Asia central, en la India o incluso cerca de donde se documentaron los primeros brotes en 1346 en las regiones del Mar Negro y el Mar Caspio”, dijo la arqueogenetista y autora principal del estudio Maria Spyrou, de la Universidad de Tubinga (Alemania).

“Sabemos que el comercio fue probablemente un factor determinante para la dispersión de la peste en Europa durante el inicio de la Peste Negra. Es razonable plantear la hipótesis de que procesos similares determinaron la propagación de la enfermedad desde Asia Central hasta el Mar Negro entre 1338 y 1346″, añadió Spyrou.

Los orígenes de las pandemias son muy discutidos, como demuestra el debate sobre la aparición de la actual pandemia Covid-19.

La Peste Negra fue la pandemia más mortífera de la que se tiene constancia. Puede haber matado entre el 50% y el 60% de la población en algunas partes de Europa Occidental y el 50% en Oriente Medio, lo que supone entre 50 y 60 millones de muertes, según Slavin. Un “número incalculable” de personas también murió en el Cáucaso, Irán y Asia Central, añadió Slavin.

“Ya en la época medieval vemos la gran movilidad y la rápida propagación de un patógeno humano”, dijo el arqueogenetista y coautor del estudio Johannes Krause, director del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Alemania. “No debemos subestimar el potencial de los patógenos para extenderse por el mundo desde lugares bastante remotos, probablemente debido a un evento zoonótico”, una enfermedad infecciosa que salta de los animales a las personas.

Los investigadores analizaron los dientes, una rica fuente de ADN, de siete personas enterradas en los cementerios de las comunidades llamadas Burana y Kara-Djigach, obteniendo ADN de la peste de tres de Kara-Djigach.

Los cementerios, excavados en el siglo XIX, incluían lápidas que atribuían las muertes a la “peste” en lengua siria. Objetos como perlas, monedas y prendas de vestir procedentes de lugares lejanos indicaban que las ciudades participaban en el comercio internacional, quizás ofreciendo servicios de parada y descanso para las caravanas de larga distancia.

La peste bubónica, intratable en aquella época pero ahora curable con antibióticos, provocaba la inflamación de los ganglios linfáticos con salida de sangre y pus, y la infección se extendía a la sangre y los pulmones.

En Europa, se transmitía principalmente a través de las picaduras de las pulgas que portaban las ratas infectadas. La pandemia se originó en roedores salvajes, probablemente marmotas, un tipo de ardilla de tierra, dijo Slavin. Es posible que los roedores que viajaban en caravanas hayan contribuido a su propagación, pero otros mecanismos de transmisión pueden haber sido las pulgas y los piojos humanos.

“Descubrimos que los parientes vivos más cercanos de la cepa de Y. pestis que dio lugar a la peste negra todavía se encuentran en las marmotas de esa región”, dijo Krause.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Los ladrones no contaban con lo que haría esta mujer para salvar su bolsa

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.