Casi 600 personas detenidas por la toma de calles en Los Ángeles en protesta por el rodaje de ‘Fast & Furious’

·4  min de lectura

Casi 600 personas fueron detenidas por tomas de calles en Los Ángeles en lo que va del año, mientras los residentes protestan por el rodaje de la décima película de Fast & Furious, ya que se enfrenta a acusaciones de que fomenta las carreras callejeras.

La policía registra 667 tomas de calles, más de 2.000 citaciones emitidas y 439 vehículos incautados en 2022, según revelan las cifras de la Policía de Los Ángeles y la Patrulla de Caminos de California.

Cuando se estrenó la primera película de la franquicia, hace más de dos décadas, el barrio angelino de Los Ángeles se convirtió en un lugar turístico. Las películas han hecho que la zona sea conocida por tener el “Bob’s Market” (Mercado de Bob), que es propiedad de la familia del personaje Dominic Toretto, que también vive en la zona. El personaje está interpretado por Vin Diesel.

El fundador de la organización sin ánimo de lucro Streets Are for Everyone (Las calles son para todos), Damian Kevitt, declaró al LA Times que la zona “se ha convertido en un destino turístico para las carreras callejeras”.

“El problema es el chirrido, el olor a llanta quemada y el peligro para los autos y los peatones de la zona cuando los corredores callejeros vienen con frecuencia a hacer derrapones en la comunidad”, explicó.

Otra organización sin ánimo de lucro, FilmLA, se encarga de los permisos de rodaje en la ciudad. Enviaron un mensaje a los residentes de la zona en el que se informaba que Fast X, la décima película, se rodaría en el barrio entre las 9 am del viernes y las 2 de la madrugada del sábado.

Los residentes reaccionaron colaborando con Streets Are for Everyone y Street Racing Kills (Las carreras callejeras matan), un grupo de seguridad vial, para organizar una protesta para el viernes entre las 10 de la mañana y las 12 de la noche cerca del “Bob’s Market”, donde tendrá lugar el rodaje.

Kevitt dijo que se celebrará un acto con los medios de comunicación a las 11 am y que la protesta se reanudará a las 5 pm.

Los datos de la policía de Los Ángeles muestran que las muertes relacionadas con las carreras callejeras aumentaron durante la pandemia: unas 300 personas murieron en colisiones el año pasado, un aumento del 21 por ciento en comparación con 2020. Alrededor de 1.500 sufrieron lesiones graves, lo que supuso un aumento del 30 por ciento en comparación con 2020.

Los residentes quieren que la ciudad y el estado de California pongan en marcha una política de tolerancia cero para las carreras callejeras, y que NBCUniversal asuma su responsabilidad.

“Les pedimos que estén a la altura de sus propias declaraciones de responsabilidad social y dejen de hacer cosas para glorificar las carreras callejeras y no asuman ninguna responsabilidad”, declaró Kevitt al LA Times. “Si quieren obtener beneficios de ello, entonces tienen que invertir el dinero en ayudar a las comunidades a las que esto afecta”.

La fundadora de Street Racing Kills, Lili Trujillo Puckett, perdió a su hija Valentina, de 16 años, en 2013. Estaba durmiendo en la parte trasera de un auto cuando la persona al volante decidió participar en una carrera callejera, siendo Valentina la única que murió en el accidente posterior.

Trujillo Puckett señaló que un auto se estrelló contra un mural, el cual fue realizado en honor a su hija, a los dos meses de su creación.

“En lugar de que el problema se hiciera más pequeño, se hizo más grande como organización por mí misma, sin ningún tipo de financiamiento”, dijo al LA Times. “La franquicia Fast & Furious tiene mucho poder para ayudarnos a salvar vidas. Queremos asegurarnos de que al menos se hagan cargo y nos ayuden a las organizaciones sin ánimo de lucro que existen”.

Pidió a NBCUniversal “hacer algo para ayudarnos a salvar vidas. Eso es todo lo que queremos”.

“Añadan algún tipo de mensaje en la película y háganlo en honor a mi hija, Valentina, y a todos los demás que han fallecido por las carreras callejeras y por estas tomas”, expresó.

The Independent intentó ponerse en contacto con NBCUniversal y Universal Pictures para obtener comentarios.