Anuncios

50 días de cautiverio por Hamás: un tailandés rememora las palizas y la desesperación

Por Napat Wesshasartar y Devjyot Ghoshal

DON PILA, TAILANDIA, 7 dic (Reuters) - Cuando el trabajador agrícola tailandés Anucha Angkaew salió del búnker en el que se había refugiado de los cohetes en la frontera de Israel con la Franja de Gaza sobre las 7.30 de la mañana del 7 de octubre, esperaba ver soldados israelíes.

En lugar de eso, Anucha y sus cinco compañeros tailandeses fueron abordados por 10 militantes armados, a los que identificó como de Hamás por las banderas palestinas que llevaban en las mangas.

"Gritamos 'Tailandia, Tailandia'", cuenta Anucha, un joven de 28 años con perilla que habla en voz baja. "Pero no les importó".

Dos de los seis tailandeses murieron poco después, entre ellos un amigo que, según Anucha, recibió un disparo delante de él en un acto de violencia aleatorio. El resto fue obligado a subir a un camión para un viaje de unos 30 minutos a Gaza.

El relato en primera persona de Anucha ofrece una idea de lo que muchos rehenes sufrieron y algunos siguen sufriendo. Describió cómo dormían sobre un suelo de arena y las palizas que les propinaban los captores de Hamás, que, según él, trataban con especial brutalidad a los israelíes.

Para mantener la esperanza, los cuatro tailandeses recurrieron a partidas de ajedrez en un tablero improvisado y recuerdos de la familia y la comida tailandesa.

Pocos de los rehenes liberados han hablado largo y tendido sobre su calvario, aunque otros que han sido puestos en libertad también han descrito palizas y amenazas de muerte.

Los portavoces de Hamás no respondieron inmediatamente a una solicitud escrita de comentarios sobre el relato de Anucha.

"Pensé que iba a morir", dijo el miércoles en su casa familiar del noreste de Tailandia, adonde regresó este mes tras 50 días de cautiverio.

Casi todo ese tiempo lo pasó en el interior de dos pequeñas habitaciones subterráneas, protegidas por guardias armados y a las que se accede por oscuros y estrechos túneles.

Al menos 240 personas —israelíes y extranjeros— fueron secuestradas en Gaza el 7 de octubre por militantes de Hamás que irrumpieron en la frontera y mataron a unas 1.200 personas, según el recuento de Israel.

Más de 100 rehenes, en su mayoría mujeres, niños y extranjeros, han sido liberados.

En represalia por el ataque del 7 de octubre, Israel montó una devastadora campaña de bombardeos y una ofensiva terrestre que ha matado a más de 15.000 personas, según cifras de funcionarios sanitarios palestinos consideradas fiables por Naciones Unidas.

Unas 130 personas, entre ellas ocho tailandeses, permanecen cautivas.

Antes de la guerra, unos 30.000 jornaleros tailandeses trabajaban en el sector agrícola, lo que los convertía en uno de los mayores grupos de trabajadores inmigrantes de Israel. Israel les ofrece salarios más altos.

Tailandia, que mantiene lazos amistosos con Israel, reconoció a Palestina como Estado soberano en 2012.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel ha comparado a los rehenes tailandeses muertos con "héroes" y ha dicho que los cautivos liberados recibirán los mismos beneficios que los israelíes.

DOS COMIDAS, DOS BOTELLAS DE AGUA

Una vez en Gaza, los milicianos uniformados entregaron a los tailandeses a un pequeño grupo de hombres que los llevaron a una casa abandonada y les ataron las manos a la espalda.

A los tailandeses se les unió un aterrorizado israelí de 18 años, un hombre al que Anucha dijo conocer del kibutz Re'im, donde trabajaba en una finca de aguacates.

Poco después comenzaron las palizas, con puñetazos y patadas de sus captores. "Gritábamos 'Tailandia, Tailandia'", dijo, lo que aliviaba la intensidad de los golpes.

Una hora más tarde, subieron a los cinco a otro camión que condujo durante unos 30 minutos hasta un pequeño edificio que daba a un túnel.

Cerca de la boca del túnel, los golpearon de nuevo y los fotografiaron, contó Anucha, antes de atravesar un oscuro pasadizo de unos metros de ancho hasta llegar a una pequeña habitación.

En este espacio sin ventanas, que medía alrededor de 1,5 metros por 1,5 metros y estaba iluminado por una bombilla, a los cinco se les unió otro hombre israelí.

Los militantes siguieron dando patadas y puñetazos a los cautivos durante dos días, según Anucha. Después continuaron con otros dos días de palizas a los israelíes, a los que azotaron con cables eléctricos.

Anucha no sufrió heridas graves, pero semanas después de salir de su cautiverio, su muñeca aún presentaba marcas de las ataduras.

Los cautivos dormían sobre un suelo de arena desnuda. A los seis hombres se les servía pan sin levadura dos veces al día y compartían dos botellas de agua que se reponían diariamente.

Su aseo era un agujero en el suelo cerca de la habitación, adonde los llevó uno de los ocho guardias armados con armas de asalto que parecían AK-47. Los guardias les dijeron que no hablaran entre ellos.

"Me sentía desesperado", dijo Anucha.

Al principio, Anucha contaba los días por el número de comidas. Al cabo de cuatro días, los seis fueron conducidos a otra sala.

Durante el paseo, Anucha dijo que el túnel, iluminado por linternas que llevaban sus captores, estaba bordeado de puertas metálicas.

"TAILANDIA, VUELVE A CASA"

Su nueva habitación era más espaciosa. Tenían sábanas de plástico para dormir. Tres bombillas iluminaban el espacio. Una alcoba les servía de retrete.

Cesaron las palizas. La comida mejoró e incluía frutos secos, mantequilla y, más tarde, arroz.

Anucha seguía utilizando las comidas para medir el tiempo y dejaba arañazos en el suelo para marcar el número de días de cautiverio.

Eso cambió cuando un guardia trajo unos papeles para que los firmaran. Al igual que los demás guardias, solo hablaba árabe. Los israelíes hicieron de interpretes para Anucha, que dice hablar un hebreo rudimentario.

Pero el guardia les dejó un bolígrafo blanco. Lo utilizaron para marcar el tiempo, dibujar tatuajes y esbozar un tablero de ajedrez en la lámina de plástico. Las piezas de ajedrez estaban hechas con una caja de pasta de dientes rosa y verde.

Otra distracción era hablar de comida. Anucha ansiaba el soi ju, un manjar tailandés de trozos de ternera cruda bañados en salsa picante, con el que soñaba y del que hablaba.

"La comida era una fuente de esperanza", decía sonriendo.

Pasaron las semanas. Anucha no tenía ni idea de las incursiones y bombardeos israelíes en la superficie. A menudo pensaba en su casa, en su padre, en su hija de siete años y en su pareja desde hacía 14 años.

El día 35 llegó un hombre vestido de negro para una breve inspección. Por su actitud y el comportamiento respetuoso de los guardias, los cautivos supusieron que se trataba de un alto dirigente de Hamás.

La rutina se reanudó, hasta que un día, tras la primera comida, llegó un guardia y anunció: "Tailandia, vuelve a casa".

Los cuatro tailandeses fueron conducidos a través de túneles durante unas dos horas y llegaron por tierra a unas instalaciones de Hamás, donde también esperaban un puñado de mujeres rehenes israelíes.

Unas 11 horas después, fueron entregadas a la Cruz Roja, que los sacó de Gaza el 25 de noviembre.

"No pensé que me liberarían", dijo, "fue como si volviera a nacer".

Sin embargo, lo más duro sigue siendo lo que vio el 7 de octubre, dijo Anucha. "Perdí a mi amigo delante de mis ojos".

(Información de Napat Wesshasartar y Devjyot Ghoshal; información adicional de Artorn Pookasook; redactado por Devjyot Ghoshal; editado por Katerina Ang; editado en español por Javi West Larrañaga)