5 maneras de mantener tu casa caliente

Si vives en una casa mal aislada, como la mayoría de las viviendas en México, podrías gastar miles de pesos este invierno en recibos de luz por la calefacción. Sin embargo, nuestros antepasados tenían muchas maneras de mantenerse calientes a muy poco o ningún costo. Ahora, gracias a las cámaras y los avances en física ambiental e infrarrojos modernos, podemos entender cómo funcionan estos métodos y medir qué tan efectivos son. La clave para entender cómo mantener el calor es el hecho de que se pierde más calor por radiación que por convección al aire. Es por ello que tu casa se siente tan fría cuando vuelves de unas vacaciones de invierno, incluso después de haber encendido la calefacción central; aunque el aire se calienta rápidamente, las paredes toman mucho más tiempo para hacerlo. ¿Qué hacer con esas ventanas calientes? Afortunadamente, hay cinco maneras sencillas de superar esto y reducir al mínimo tus recibos de luz. 1. Cierra tus cortinas por la noche Durante el día, tus ventanas dejan entrar la energía más radiante; la luz del sol puede entrar a través del cristal, pero la ventana es opaca a la radiación infrarroja tratando de escapar. Por la noche, sin embargo, las ventanas de un solo cristal pueden llegar a ser extremadamente frías. Desde el interior, se puede ver la diferencia. Incluso las ventanas de doble vidrio no son grandes aisladores y pueden caer a alrededor de 14 ° C. Esto se traduce en pérdidas de energía de 50 a 100 vatios por metro cuadrado, lo que equivale a la ejecución de un antigua foco. La mejor manera de prevenir esta pérdida de calor es cerrar tus cortinas y bajar las persianas inmediatamente después de anochecer. Ellas proporcionan una barrera adicional a la pérdida de calor radiante, añaden aislamiento y reducen el frío. 2. Cubre las paredes Las paredes de ladrillo o piedra sólidas son mejores aislantes que el vidrio, pero todavía dejan entrar el frío y dejan escapar una gran cantidad de calor. Un cuadro colgado en una pared externa es de alrededor de 1,5 ° C más caliente que la pared desnuda. Afortunadamente, puedes reducir significativamente las pérdidas de energía cubriéndolas con cuadros o espejos. Incluso un cartel añade una capa extra de aire, elevando las temperaturas de la superficie interna alrededor de 1 °C. Los cuadros o espejos enmarcados son mejores. 3. Usa libros Lo mejor de todo son las estanterías. No hay nada mejor que ser un gran lector para las épocas de frío y los viejos libros son excelentes aislantes. Los lomos de los volúmenes en un estudio lleno de libros hacen que sea caliente. Térmicamente al menos, los libros impresos son excelentes cuando de calefacción se trata. 4. Cubre la puerta principal Las puertas permiten muchas veces el paso de corrientes, aquellas que tienen vidrios puedes ser aislantes muy pobres, cayendo entre los 10 y 15 °C en las noches frías. Si cubres la puerta y la pared circundante con una cortina gruesa forrada puedes eliminar casi toda la pérdida de calor. Incluso si no se puede reducir toda la pérdida de calor de tus paredes exteriores todavía puedes protegerte del frío. Nuestros antepasados utilizaban pantallas de madera para acurrucarse al fuego. Estando a temperatura ambiente, las pantallas mantenían sus espaldas calientes, mientras que la radiación del fuego calentaba la parte de enfrente. Tú podrías hacer lo mismo, e incluso podrías proteger tu rostro de los efectos dañinos de una fogata utilizando pantallas de fuego en miniatura. 5. Coloca tus muebles en la parte más caliente Si caminas por tu casa te sentirás más caliente si usted te colocas más cerca de la parte interior de la casa porque las paredes exteriores frías están más lejos. Así que trata de colocar tus muebles al lado de una pared interna. Si tu escritorio está contra una pared externa puedes reducir el efecto del frío apoyando una hoja de cartón en la pared. Si la cabecera de tu cama está al lado de una pared externa eres más propenso a padecer rigidez en el cuello, aunque se puede contrarrestar utilizando una cabecera sólida. La mejor solución, por supuesto, es una cama con dosel, pero la mayoría de las habitaciones no son lo suficientemente grandes. Por lo que conocer algo acerca de cómo el calor se mueve puede ayudarte a resistir el frío invierno.



http://quo.mx/10-cosas-que/2014/12/04/5-maneras-de-mantener-tu-casa-caliente



Ver más de Quo:
Meteoritos acabaron con atmósfera terrestre
Tus ganas por un trago se deben a evolución
Hormiga recién descubierta ya está en riesgo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.