Anuncios

Más de 20 personas siguen incomunicadas en Nueva Zelanda tras paso de ciclón

Sídney (Australia), 24 feb (EFE).- La Policía de Nueva Zelanda informó este viernes de que 23 personas siguen incomunicadas tras el paso hace casi dos semanas del ciclón Gabrielle por la Isla Norte, la región más poblada del país, que dejó al menos 11 muertos.

Las autoridades indicaron en un comunicado que localizar a estas personas es una de sus principales "prioridades", aunque los oficiales previamente precisaron que se trata de residentes a los que no han podido contactar en lugar de personas dadas por desaparecidas.

El número de individuos incomunicados llegó a superar los 6.500 después que el ciclón golpeara con fuerza la Isla Norte el pasado 12 de febrero, lo que provocó el desplazamiento de miles de residentes.

Las fuertes tormentas y vientos han dejado además incontables daños en la infraestructura y han provocado cortes de energía y en las comunicaciones en diversas áreas, por lo que las autoridades neozelandesas trabajan a contrarreloj para contactar con los ciudadanos que aún no fueron localizados.

"Ponerse en contacto con estas 23 personas restantes sigue siendo una prioridad para la policía y estamos trabajando lo más rápido que podemos, utilizando varios métodos diferentes", señaló la institución en un comunicado.

Entre los fallecidos por el paso de Gabrielle, que tras tocar tierra fue rebajado desde ciclón de categoría 2 (sobre un máximo de 5) a fuerte tormenta tropical, figuran una niña y dos bomberos voluntarios, aunque las autoridades advierten de que la cifra podría aumentar a medida que prosiguen con las tareas de limpieza, reparación y reconstrucción de las zonas afectadas.

En medio del rastro de destrucción dejado por Gabrielle, el Gobierno de Nueva Zelanda declaró la emergencia nacional a inicios de la semana pasada en numerosas regiones afectadas, incluida Auckland, la ciudad más poblada del país, con unos 1,6 millones de habitantes.

Asimismo, el Ejecutivo neozelandés anunció esta semana un fondo de 250 millones de dólares neozelandeses (156 millones de dólares estadounidenses o 146 millones de euros) para la reparación de la infraestructura vial y otros 50 millones de dólares neozelandeses (31 millones de dólares estadounidenses o 29 millones de euros) para los negocios y trabajadores del sector primario afectados.

(c) Agencia EFE