Anuncios

Unos 11.280 damnificados por las lluvias en el estado brasileño fronterizo con Perú y Bolivia

Río de Janeiro, 26 feb (EFE).- Unas 11.280 personas, en gran parte indígenas, fueron obligadas a abandonar sus viviendas por las crecidas de los ríos provocadas por las fuertes lluvias que castigan desde el sábado Acre, estado brasileño fronterizo con Perú y Bolivia, informaron este lunes fuentes oficiales.

La situación obligó al gobernador de Acre, Gladson Cameli, a declarar el domingo emergencia sanitaria en 17 de los 22 municipios de este pequeño estado amazónico con 870.000 habitantes, excepcionalidad que fue reconocida este lunes por el Gobierno de Brasil, que se comprometió con el envío de ayudas.

El decreto que establece el estado de emergencia tiene vigencia de 180 días ante los pronósticos de los meteorólogos de que el nivel de las lluvias se mantendrá por encima de los promedios en los próximos meses.

Del total de damnificados, 5.578 perdieron sus viviendas y 5.703 tuvieron que abandonarlas provisionalmente por las crecidas del río Acre y otros cauces, según la Gobernación regional.

Gran parte de los damnificados fue acomodada en 46 refugios improvisados en diferentes municipios.

Entre las localidades inundadas figuran 23 aldeas de etnias indígenas en la Amazonía, en las que unas 400 familias perdieron sus viviendas, pertenencias, infraestructuras y cosechas.

Según el Distrito Sanitario Especial Indígena del Alto Río Purus, los indígenas afectados son de las etnias ashaninka, jaminawa, kaxarari, huni kuin y manchineri, en tanto que la reserva más castigada es la Tierra Indígena Mamoadate.

De acuerdo con la Defensa Civil, el nivel de las aguas del río Acre a la altura de Río Branco, la capital regional, estaba en 15,96 metros a primera hora de este lunes, es decir dos metros por encima de la tasa de transborde (14 metros) y con tendencia a seguir creciendo.

Entre los municipios más afectados destaca Jordão, cuyo casco urbano fue inundado en un 80 % y en donde la crecida del río Tarauacá obligó a las autoridades sanitarias a trasladar a los pacientes del único hospital municipal a un centro médico improvisado.

Prácticamente la mitad de los damnificados en todo el estado vive en Jordão, municipio de 9.000 habitantes.

"Enfrentamos una crecida histórica que afectó nuestro puesto de salud, la comisaría y hasta el tribunal electoral", afirmó el alcalde de Jordão, Naudo Ribeiro.

Río Branco también está entre los municipios declarados en situación de emergencia luego de que al menos 33 de sus barrios quedaran bajo las aguas.

(c) Agencia EFE