10 arrestados en presunto fraude en exámenes para mecánicos de ascensores en el MIA

Douglas Hanks/dhanks@miamiherald.com

Fiscales anunciaron el jueves cargos penales contra 10 ex mecánicos de ascensores del Aeropuerto Internacional de Miami (MIA) acusados de pagar a alguien para que hiciera los exámenes de certificación del estado por ellos.

Los mecánicos, que trabajaban para dos contratistas de ascensores empleados por el Condado Miami-Dade en el MIA, pagaron hasta $400 para que un supervisor local realizara el examen estatal en línea requerido para algunas plazas de mecánico en la Florida.

Algunos de los mecánicos acusados fueron contratados en Puerto Rico, donde las certificaciones no son necesarias, según un resumen de una investigación del condado sobre el asunto.

Oracle, el contratista con más empleados acusados en la presunta trama, despidió a los trabajadores cuando las acusaciones salieron a la luz en 2021. El MIA también inspeccionó los ascensores, las escaleras mecánicas y las pasarelas en las que habían trabajado los mecánicos, pero no encontró ningún problema de seguridad, según un comunicado de prensa de la Fiscalía Estatal en el que se anuncian los cargos por delitos graves.

Los arrestos son la consecuencia más reciente de las tensiones existentes en el MIA con contratistas de ascensores rivales y el sindicato que representa a los mecánicos del sector privado que trabajan en el aeropuerto gestionado por el condado. En junio, la alcaldesa Daniella Levine Cava rescindió el contrato de mantenimiento del MIA de Oracle, alegando problemas de seguridad.

Esto siguió a una campaña del International Union of Elevator Constructors para expulsar a Oracle por su historial de seguridad, un esfuerzo que incluyó que los organizadores repartieran folletos contra Oracle en el MIA.

El sindicato descubrió por primera vez el supuesto esquema de toma de exámenes, que implicaba que un supervisor de Oracle respondiera a las pruebas. En ese momento, los ejecutivos de Oracle dijeron que no estaban al tanto de la operación y despidieron a los empleados involucrados después de “una investigación interna exhaustiva” que, según dijo el jueves la compañía, fue revelada a los reguladores estatales.

La Oficina del Inspector General de Miami-Dade investigó las afirmaciones del sindicato sobre el esquema de toma de exámenes y remitió sus conclusiones a los fiscales.

Un informe publicado el jueves por el Inspector General dijo que dos de las personas acusadas el jueves anteriormente trabajaron para Schindler, otro contratista de ascensores del MIA que asumió el contrato de Oracle después del despido de la empresa por parte de la alcaldesa.

El sindicato de ascensores representa a los trabajadores de Schindler, pero no a los empleados de Oracle. Oracle calificó su rescisión de “motivada políticamente” y presentó una demanda contra Miami-Dade. El caso fue desestimado el 2 de noviembre, según Natalia Jaramillo, portavoz de Levine Cava.

Los fiscales y los investigadores dijeron que las personas acusadas en el esquema de toma de exámenes pagaron a David Valles-Gómez, entonces un supervisor de Oracle, y a otro ex trabajador de Oracle, entre $250 y $400 para que Valles-Gómez tomara los exámenes en línea bajo sus nombres.

El informe del inspector general enumera los exámenes realizados bajo los nombres de los empleados acusados, muestra que dos suspendieron los exámenes antes de ser marcados como aprobados después de una prueba supuestamente fraudulenta. Los exámenes se realizaron entre 2019 y 2021.

Junto a Valles-Gómez, los imputados por delito de estafa y fraude son: Gabriel Alfonso, Xael Concepción-Vargas, José Cuevas-Romero, Ramón Fleitas, Marcos García, Hugo Marte, Gabriel Ortiz, José Tirado-Blanco y Frederick Williams.

“La seguridad personal de cada individuo en el Condado Miami-Dade debe ser siempre una preocupación primordial”, dijo la fiscal estatal Katherine Fernández Rundle en un comunicado. “Cuando alguien trata de atajar un requisito o una certificación de seguridad pública, se desvía para crear un riesgo innecesario”.