Anuncios

"Es mi única opción para tener más hijos": la fecundación in vitro es la opción de pacientes con cáncer para hacer crecer su familia

(CNN) -- Cuando Kailani Greenwood tenía 20 años, se sometió a un tratamiento contra el linfoma de Hodgkin, un cáncer del sistema inmunitario. La terapia funcionó al principio, y la ayudó a permanecer en remisión durante los cinco años siguientes.

Pero el cáncer reapareció. Y esta vez requirió de un régimen más duro de terapias. Según le dijeron los médicos de Greenwood, eso significaba que tenía otra cosa de la que preocuparse.

"Tendría que someterme a quimioterapia, radioterapia y un trasplante de células madre, lo que, según me informaron los médicos, me llevaría a la infertilidad", explica Greenwood, que ahora tiene 31 años y vive en Montgomery, Alabama. "Fue un shock, porque, sinceramente, pensé que había sido una sola vez y que ya no me pasaría nada. Pero cuando volvió, fue como un boomerang".

Algunos tratamientos contra el cáncer, como la quimioterapia y la radioterapia, pueden dañar las células y los órganos reproductores. Los médicos afirman que la preservación de la fertilidad –mediante la congelación de óvulos, espermatozoides o embriones– debe discutirse con todos los jóvenes con cáncer, que podrían recurrir a la fertilización in vitro, o FIV, para tener hijos.

El proyecto de ley sobre un “niño no nacido” de Florida se estanca en medio de preocupaciones sobre las políticas de aborto y fertilización in vitro

"Algunas personas pueden incluso tener la menopausia por los tratamientos contra el cáncer", afirma la doctora Serena Chen, directora de defensa de la fertilidad del CCRM de Nueva Jersey y cofundadora del grupo de defensa Médicos por la Fertilidad. "Todo el mundo debería tener pleno acceso a esa información de asesoramiento y la posibilidad de hacerlo".

En Alabama, donde una sentencia de la Corte Suprema del estado obligó el mes pasado a tres clínicas a suspender los tratamientos de FIV, a los pacientes y supervivientes de cáncer como Greenwood les preocupa perder el acceso a una vía crucial para agrandar sus familias.

"Se trata de una vía importante para que muchas mujeres y familias puedan tener esperanza y amor, perseverar en un momento en el que, sinceramente, uno es tan vulnerable, y dar a las familias la posibilidad de tener una familia algún día", afirma Greenwood.

Sabiendo que quería tener la opción de ser madre, Greenwood decidió congelar sus óvulos antes de someterse al trasplante de células madre. Sin embargo, recuerda, tuvo que actuar con rapidez.

"No tienes múltiples opciones para intentar e intentar extraer óvulos", explicó. "En realidad, tienes un plazo muy limitado porque implica retrasar el tratamiento contra el cáncer".

La Dra. Beth Malizia, especializada en infertilidad y cirugía reproductiva y que se convirtió en la doctora de Greenwood en Alabama Fertility Specialists, dijo que situaciones como la suya son "una parte muy intensa" del proceso de tratamiento.

"Tenemos montones de pacientes que tienen muchas circunstancias que les llevan a necesitar nuestra atención con urgencia", dijo Malizia. "Pero el cáncer es sin duda una de las cosas más urgentes".

La extracción de óvulos fue un éxito, y cinco años después, de nuevo en remisión tras el trasplante de células madre, Greenwood se sometió a una FIV para intentar quedar embarazada. El proceso consiste en fertilizar óvulos con espermatozoides en un laboratorio para crear embriones; luego se transfiere al menos uno al útero de la paciente.

"Tuvimos mucha suerte con la primera transferencia de embriones", afirma Greenwood. "Y me alegra comunicar que actualmente estoy embarazada de 33 semanas de una niña sana".

Kailani Greenwood está embarazada de 33 semanas. (Cortesía: Kailani Greenwood)

Mediante la FIV suelen crearse múltiples embriones, y los que no se utilizan inmediatamente se congelan y almacenan para posibles intentos de embarazos futuros, o bien se donan o destruyen.

El 16 de febrero, el Tribunal Supremo de Alabama dictaminó que los embriones congelados son niños, en virtud de la Ley de Muerte Injusta de un Menor de 1872, lo que genera inseguridad jurídica para los médicos y las clínicas de FIV sobre el tratamiento de los embriones.

"Ha sido absolutamente desgarrador", afirmó Malizia, cuya clínica fue una de las tres del estado que interrumpieron los tratamientos de FIV tras la sentencia. "Ha sido una situación horrible en términos de averiguar qué es lo mejor para los pacientes, que es nuestro objetivo. Sólo queremos que las familias en Alabama puedan crecer".

Greenwood y Malizia hablaron con CNN el martes, un día antes de que los defensores del acceso a la FIV se reunieran en la capital del estado para instar a los legisladores a aprobar una legislación que proteja esos tratamientos.

La Cámara de Representantes y el Senado del estado aprobaron este jueves proyectos de ley que los legisladores dijeron que pretendían tener en el escritorio del gobernador esta semana.

Greenwood dijo que tiene cuatro embriones más almacenados en Alabama Fertility y que quiere tener más hijos.

"Tengo previsto seguir viviendo en Alabama en un futuro próximo", dijo. "Así que, cuando llegue el momento de tener un segundo hijo –siempre hemos querido tener al menos dos, si no más–, utilizaré los embriones que tengo actualmente. ... Son mi única opción para tener más hijos".