Anuncios

¿Quién querría gobernar aquí? El lugar de México donde los principales candidatos fueron asesinados

MARAVATÍO, MICHOACÁN, 27FEBRERO2024.- Armando Pérez, Luna, precandidato del PAN a la alcaldí­a de Maravatío, fue velado por sus familiares luego de ser asesinado a balazos a bordo de su auto en la colonia Infonavit. FOTO: JUAN JOSÉ ESTRADA SERAFÍN/CUARTOSCURO.COM
MARAVATÍO, MICHOACÁN, 27FEBRERO2024.- Armando Pérez, Luna, precandidato del PAN a la alcaldí­a de Maravatío, fue velado por sus familiares luego de ser asesinado a balazos a bordo de su auto en la colonia Infonavit. FOTO: JUAN JOSÉ ESTRADA SERAFÍN/CUARTOSCURO.COM

El calendario electoral dice que el 1 de marzo inician en México las campañas para la disputa de más de 20 mil puestos de elección popular. Decenas de miles de políticos buscarán convencer a los ciudadanos de que representan la mejor opción. Los partidos presentan a los candidatos que tienen relaciones y arraigo en las comunidades. Los grupos de presión locales, estatales y nacionales entran en acción.

Toda esta teoría se vuelve nada cuando en regiones enteras del país los grupos delincuenciales actúan para imponer a quienes garantizan sus intereses. El arranque formal de las campañas será en unas horas. Ya no podrán participar once de los aspirantes a un puesto de elección porque fueron asesinados por grupos delincuenciales por no ser convenientes para sus propósitos de dominio.

Con algunas horas de diferencia, en Maravatío, Michoacán, fueron asesinados los dos candidatos que aspiraban a gobernar ese municipio, Armando Pérez Luna, del PAN y Miguel Ángel Zavala, de Morena. Cuando suceden estos crímenes los ciudadanos se quedan sin opción, los partidos desaparecen de la escena y el vacío lo llenan los incondicionales de los delincuentes que acceden al poder para servir a sus beneficiarios y someter a los ciudadanos.

Los grupos de la delincuencia organizada tienen dominio en diversos estados del país, debido a la acumulación de recursos financieros, armamento y representar para las poblaciones donde se ubican, una opción para la subsistencia. Para ellos, los tiempos electorales son propicios para su avance por medio de la imposición de candidatos a través del financiamiento o la violencia que amenaza o asesina.

Es una realidad que en México hoy, ser candidato a un puesto de elección popular es una opción que podría, en algunos casos, ser un riesgo para la vida. El ambiente de peligro no es casual, se puede interpretar como un efecto de la política laxa de seguridad del gobierno de López Obrador, simplificada con su frase “abrazos no balazos”, que ha permitido la expansión e impunidad de los grupos delincuenciales que ahora se atreven, en algunas entidades, a retar al Ejército y Armada de México.

El tema de la seguridad estará presente en el discurso de los candidatos de todos los partidos, en todos los estados, es una demanda ciudadana recuperar la certidumbre de vivir en un lugar seguro. Según el INEGI, en el segundo trimestre de 2023, la percepción de inseguridad de los mexicanos fue de 62,3%, debido a los ataques del crimen organizado. Significa que 6 de cada 10 habitantes de 18 años y más consideran inseguro vivir en su ciudad. Sienten inseguridad 68.6% mujeres y 54.8% hombres.

Las elecciones en México en 2024 serán las más disputadas por el número de puestos en juego, serán polarizadas por las propuestas de modelo de país que perfilan las dos candidatas de las coaliciones, Claudia Sheinbaum y Xóchitl Gálvez, y podrían ser las más violentas debido a la tentación del crimen organizado de intervenir en las elecciones, quitando y poniendo candidatos convenientes.

Las elecciones federales de 2021 aportan el antecedente. Ese evento, según la consultora Etellekt, fue el más violento en la historia de México fueron registrados mil 66 delitos y agresiones, incluyeron 102 homicidios dolosos, 48 en grado de tentativa. El 66 por ciento fue cometido por la delincuencia organizada.

MARAVATÍO, MICHOACÁN, 27FEBRERO2024.- Armando Pérez Luna, líder transportista y precandidato del Partido Acción Nacional (PAN) a la alcaldía de Maravatío, Michoacán, fue asesinado la noche de este lunes por un sujeto a bordo de una motocicleta, reportaron autoridades locales. Los hechos ocurrieron horas después del asesinato a balazos del precandidato morenista a la alcaldí­a, Miguel Ángel Zavala, ocurrido por la tarde.  | FOTO: JUAN JOSÉ ESTRADA SERAFIN /CUARTOSCURO.COM

Es un hecho que las elecciones y las campañas en general no están en riesgo. Los que están en peligro son los candidatos que no agradan a los grupos delincuenciales, los que no aceptan someterse a sus designios o se niegan a ceder posiciones de gobierno, de obtener el triunfo.

El caso extremo es el asesinato de los candidatos, que no solo arrebata la vida a los políticos, también es un crimen en contra de la democracia, lo que involucra a la sociedad entera, pero que se enfrenta al fenómeno de saturación de información en los medios, que genera el efecto de no destacar en sus mejores tiempos y espacios de difusión estos sucesos. Hace algunos años acaparaban su atención y hoy pasaron a un segundo plano lo que nos muestra que la sociedad ha “normalizado la violencia”, significa que hace como que no pasa nada, cuando en realidad el caos baila a su alrededor.

La realidad indica que difícilmente este escenario va a cambiar en los siguientes tres meses cuando se realicen miles de campañas en el país. El mayor riesgo está en las pequeñas comunidades, ahí donde domina el crimen y los medios están ausentes. La inseguridad percibida por la mayoría de la población es la evidencia del vacío que se genera cuando el Estado no persigue a los delincuentes.

Recientemente los partidos pidieron al INE que los dotara de “un mapa de riesgos” para conocer los sitios donde opera la delincuencia organizada. El Instituto no tiene ese mapa. Podría tenerlo la SEDENA, pero si se lo piden podría negarlo por ser “información clasificada” como Seguridad Nacional. Son tiempos 4T.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

La zona de México donde se vivía con miedo y cambió gracias al mural más grande del mundo