Zeta deja lluvias torrenciales al cruzar sudeste mexicano camino al sur de EEUU

·2  min de lectura
Imagen de archivo del huracán Zeta sobre el Caribe
Imagen de archivo del huracán Zeta sobre el Caribe

27 oct (Reuters) - Zeta dejaba el martes copiosas lluvias al cruzar la península de Yucatán, en el sudeste de México, donde llegó como tormenta tropical tras alcanzar la categoría de huracán en su camino hacia el sur de Estados Unidos, informó la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Por la mañana del martes, la tormenta se encontraba a unos 75 kilómetros al este de Progreso, en México, y presentaba vientos máximos sostenidos de 110 kilómetros por hora, según el Centro Nacional de Huracanes estadounidense (NHC, por su sigla en inglés), con sede en Miami.

"Zeta continúa en tierra y durante las siguientes horas mantendrá lluvias torrenciales", de 150 a 250 milímetros (mm), en el norte de Quintana Roo y el oriente de Yucatán, detalló Conagua en un comunicado.

La institución explicó que el ciclón generará olas de cuatro a siete metros de altura y alertó del riesgo de inundaciones en zonas bajas, por lo que exhortó a la población a tomar medidas preventivas ante el fenómeno, que por el momento no ha causado daños graves.

"Los reportes que tenemos hasta ahora nos indican saldo blanco después del paso del huracán #Zeta por #QuintanaRoo", afirmó en Twitter el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín, quien añadió que los aeropuertos de la zona siguen operativos, aunque hubo perjuicios a algunos servicios públicos.

Se espera que Zeta recupere intensidad de huracán cuando alcance durante el día el extremo sur del Golfo de México en su camino hacia Estados Unidos, dijo el NHC. El arribo de la tormenta obligó a los grandes productores de crudo de la zona a cerrar plataformas marinas y evacuar trabajadores.

BP, Chevron y Equinor retiraron a sus empleados y Royal Dutch Shell detuvo la perforación al intensificarse los vientos el lunes. Enbridge desocupó dos plataformas marinas y el martes planea llevarse a los trabajadores de una planta procesadora de gas natural de Luisiana.

(Reporte de Raúl Cortés desde Ciudad de México. Editado por Marion Giraldo y Ana Isabel Martínez)