Ximena Romo convierte la falsificación en arte

·4  min de lectura

MADRID, España, septiembre 18 (EL UNIVERSAL).— Es mediodía en la capital española. Al norte de la ciudad hay una pequeña galería que presume en sus paredes el arte de 20 artistas locales. Fue fundada en 2016, en medio de súpermercados y estacionamientos, con la intención de "nomalizar el arte" en el municipio de Alcobendas.

Pero en Est Art Space, como se llama el lugar, se está confabulando algo sacrílego para los creadores de este concepto: hay una falsificadora de obras y es mexicana. Ella se pasea viendo las obras con la idea de reproducir algunas: se considera tan buena como los artistas que las crearon, sólo que ha tenido mala fortuna.

La suerte por ahora es de la galería, pues sólo se trata de una ficción. En este lugar de la península ibérica se graban escenas de unas de las primeras series desarrolladas allá por ViX+, la plataforma de TelevisaUnivisión que entró al mercado streaming el 21 de julio.

La galería, a la que EL UNIVERSAL tuvo acceso, cedió su espacio para aprovechar parte de sus mil 500 metros cuadrados y algunas obras y así grabar Los artistas.

La mexicana Ximena Romo destaca entre las piezas de arte que provisionalmente se encuentran en el piso y resguardadas en algunos rincones. La actriz de 32 años es conocida por haber interpretado a María Félix en su bioserie, pero también por dar vida a una reina de belleza en Señorita 89.

Desde hace un mes, vive en Madrid para ensayar su papel como Cata, una experta en arte que enfrenta el desempleo en el país europeo, lo que la lleva a pensar opciones poco ortodoxas para sobrellevar su vida.

"Me identifico con Cata", indica Romo en entrevista; luego aclara: "Pero sólo por el hecho de ser una mexicana que se encuentra en Madrid. Yo sería una malísima estafadora porque soy demasiado transparente", aclara sonriendo.

Los artistas es la primera serie que hace la escritora María Dueñas para la pantalla, después de que varias de sus novelas como "El tiempo entre costuras" y "La templanza" han sido adaptadas a la televisión.

"Ha sido toda una aventura", acepta Dueñas, quien aplaude emocionada detrás de los monitores mientras ve por primera vez a Ximena actuar el personaje que hasta ahora sólo existía en su imaginación. "La idea ha venido por escalones", rememora ya en entrevista.

"Es impresionante la realidad del arte, escarbas y te dan unas estadísticas que son muy desconcertantes; por un lado tenemos ese submundo apasionante del arte y por otro el mercantilismo a veces un poco desproporcionado en el mundo del arte; hacemos un guiño algo crítico", explica la creadora.

El arte es el tercer mercado más rentable en el mundo, produce 60 mil millones de dólares al año, al vender más de 45 mil obras, según la producción. Un tercio de ellas son falsas.

El actor Maxi Iglesias es Yago, quien forma una dupla con Cata para convertirse en estafadores expertos en engañar a aquellos que no valoran el arte. El español se encuentra en el set para responder algunas preguntas, pues no tiene llamado.

"¡Es bueno estar aquí comenzando esta aventura!", comenta emocionado.

Grabar después del Covid-19

En el set el arte se impone: todos caminan con cautela por las vitrinas llenas de obras. En medio de la sala donde se graba, hay una escultura cuyo tamaño supera al de todo el equipo, pero nadie se acerca a ella. Hay más de 10 técnicos precavidos involucrados aguardando el claquetazo para arrancar el rodaje.

Hay monitores en varios puntos estratégicos para que todos puedan ser espectadores del inicio sin interrumpir el rodaje; atentos, la microfonista, la encargada de la claqueta, los productores y hasta la escritora ven desde estas pantallas a Ximena interpretar sus primeras líneas frente a la actriz Lucía de la Fuente, quien interpreta a una influencer llamada Sheila, quien podría ser la primera víctima estafada.

Hay al menos 50 extras como visitantes de la exposición. Antes de entrar, fueron examinados con una prueba Covid-19: "Silencio", dice el director Manuel Sanabria, para grabar una vez más; todos se quedan quietos en la escalera afuera de la sala, misma que baja a un comedor en donde, tres horas después, se reunirán actores y showrunner para comer pasta.

Tardan 10 horas, luego grabarán Toledo, Marbella y Miami, en Estados Unidos. Esta comedia dramática mostrará a los actores interpretar el texto de María Dueñas en esta galería y otros sitios en 2023.