Anuncios

Xantolo: música de muertos de la Huasteca en la Fonoteca Nacional

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 2 (EL UNIVERSAL).- El Xantolo es una de las más simbólicas celebraciones de Día de Muertos que ocurre en la Huasteca, esa región mexicana que comparten seis estados: el norte de Veracruz, el sur de Tamaulipas, el sureste de San Luis Potosí, el norte del Puebla, algunas zonas de Querétaro y Guanajuato, y sobre todo la parte este de Hidalgo, entidad donde el Xantolo es la tradición más importante con la que se celebra el Día de Muertos, que incluye gastronomía, danzas y música.

Xantolo, nahuatlismo del latín sanctorum, es una fiesta de origen prehispánico en honor a los difuntos, que celebran los pueblos huastecos; ante todo es la tradición más importante de esta región, que ha permanecido viva y que desde el siglo pasado ha despertado el interés de antropólogos, etnólogos y etnomusicólogos.

Entre las instituciones que resguardan materiales grabados sobre cantos y música de difuntos del Xantolo se encuentra la Fonoteca Nacional de México, que en su acervo tiene grabaciones de la música que interpretan nahuas, tének, totonacos y mestizos, que además se pueden conocer y escuchar a través de su página web.

En dicha sección se ofrece para todos los escuchas, de manera libre y gratuita, una de cantos y melodías fúnebres seleccionada por el etnomusicólogo Camilo Camacho, quien propone al menos diez piezas de diferentes grupos y regiones, que te recomendamos escuchar para conocer la riqueza sonora de México, pero también ver cómo la música puede tender un puente con nuestros difuntos.

Entre los cantos de muertos está "Cuicat para Xantoloj" del pueblo indígena nahua interpretada por Pedro Pablo Hernández Hernández, en el arpa; y Santos Juan Hernández Hernández, en la jarana; grabada en 2003en Coinale, Panacaxtlán, Huejutla, Hidalgo.

También puedes escuchar "Cuanegros", también del pueblo nahua, interpretada por Venancio Hernández Torres, violín; y Emilio Bautista Torres, huapanguera, una pieza que es de la danza "Cuanegros" de Tecacahuaco, Atlapexco, Hidalgo, grabada en 2003. Así como "Cuícatl Ayotl", del pueblo indígena nahua, interpretada por Maximino Linares, en la voz y percusión, que forma parte de la dotación musical "Ayotl o caparazón de tortuga", también de Tecacahuaco, Atlapexco, Hidalgo; grabada en 2003.

Otra de las piezas es "Danza nukub son de K' elab it'Ad cuaresma", del pueblo indígena tének, interpretada por José Obispo Trinidad Guadalupe, flauta; y José Zacarias, tambor; procedentes de Tampamolón Corona, San Luis Potosí, que fue grabada en 1992; además está "Vinuete sin nombre" del pueblo indígena nahua, con interpretación de Melesio Izaguirre Reyes e Ignacio Izaguirre Reyes, violín; y Germán Torres, guitarra sexta, de Tamasopo, San Luis Potosí, grabada en 1990.

Del pueblo indígena totonaco, se puede escuchar en la Fonoteca Nacional tiene "Primer son del Costumbre de ofrenda a los espíritus", interpretado por Domingo Diego Francisco, violín; y Miguel Eduardo Cruz, arpa, músicos del municipio de Huauchinango, Puebla, grabada en 2000.

Como parte de las piezas de origen mestizo, está "El llorar", a cargo del trío Los Camalotes, de Pánuco, Veracruz, bajo dirección musical de Baruj Lieberman, grabada por Enrique Ramírez de Arellano y producida por Baruj Lieberman y Enrique Ramírez de Arellano.

Todas estas piezas puedes escucharlas para compartir el sentimiento de reencuentro con los muertos a través de materiales sonoros que son emblema de México.